KNIGHTS OF METAL (Razzmatazz, Barcelona 27-05-17)

Con las bajas expectativas que produjo el cambio de escenario (obvio, viendo la respuesta del público) y las cancelaciones de bandas, el Knights of Metal del sábado se presentaba, como mínimo, incierto. Así, la sorpresa de ver que la sala estaba más llena de lo esperado a las 15:30 del sábado (dentro de la poca afluencia general para la sala) era un hecho que sorprendía gratamente.

Morphium fue la banda gerundense escogida para la ardua faena de abrir el sábado a las 15:30. Y vaya sorpresa! La única banda del festival de nuestros lares se enfrentó al centenar de valientes que empezaron a acudir a la sala grande de Razzmatazz. El sonido empezó irregular, pero el grupo, con Álex a la cabeza, no desfalleció y agradeció a la organización la oportunidad y la osadía de empezar a programar un festival de estas características… y a medida que avanzaba la actuación, la cosa mejoró considerablemente. Defendieron su nuevo trabajo ‘The Blackout’, metal extremo con pinceladas melódicas, y gustaron. Gustaron mucho. Creo que todos los asistentes coincidían en que los de Girona dieron un bolazo. La mejor manera de arrancar el segundo día de festival.

Así, con la adrenalina en marcha a la hora de la siesta, toman el escenario Beyond Creation. Tengo que reconocer que no había investigado nada sobre los canadienses y fue la segunda sorpresa del día: muchos estábamos con ojos como platos ante la demostración magistral de cómo desarrollar Death Metal progresivo, altamente técnico y, a la vez, levantar al respetable hasta generar los primeros circle pits. El ambiente se caldeó con los afortunados espectadores que primaron la curiosidad por una banda desconocida asistiendo a una de las mejores actuaciones hasta el momento. La aparición del cantante de Dead By April auguraba o un ascenso épico de la concepción del Metalcore melódico entre la mayoría de público o una bajada del suflé que se estaba gestando el sábado en Razz. Desafortunadamente, fue lo segundo: los suecos no convencieron. La pueril actitud desafiante de Christoffer Stoffe Andersson se vio apoyada por las voces limpias del guitarra y una base rítmica contundente e impecable, pero quedó demostrado que el estilo deja frío al los seguidores más metálicos.

Obscura volvieron al tecnicismo y el Death Metal que dejaron los Beyond Creation pero, con el sonido más embarullado, lo que produjo que a la gente le costara volver a estar receptiva ante la calidad musical que se mostraba sobre las tablas. Otra vez, la importancia de un buen técnico de sonido queda plasmada de forma evidente. Poco a poco, fueron levantando al personal, ya en su máxima entrada, y la sala arrancó el vuelo de nuevo. Uno de los extraños ganchos del festival eran los finlandeses Korpiklaani, con su reconocible folk metal. Así, acordeón y violín toman el escenario, acompañando a  un bajista que parece sacado del Silmarilion. La propuesta musical, por el contrario, quedo plana y poco efectiva: quizás tenía las expectativas muy altas y muchas ganas de ver por primera vez a la banda, y no encontré la explosión musical que esperaba. La cosa se animó en el bis,  con Wooden Pints” y, dudando si darnos una versión de Motorhead con “Iron Fist”, “Vodka”, pero no fue el show esperado.

El ambiente se fue oscureciendo durante la larga espera del último grupo del festival. Cabe destacar que las actuaciones del sábado gozaron del tiempo extra prometido por la organización, después de caer las dos bandas que cerraban el festival. A los suecos Dark Funeral los habíamos podido ver hacia poco menos de un año presentando ‘Where Shadows Forever Reign’. Esta vez, no sé si debido a la amplitud del escenario, a  que la banda tiene el trabajo más rodado o a que ya sabía a qué atenerme; lo cierto es que disfruté mucho más en esta actuación. El sonido fue bueno (siempre es de agradecer tener suerte en lo que parece una lotería aleatoria más que el resultado de un profesional) y la puesta en escena tremenda y sobria, digna de las mejores formaciones de Black Metal.

El resultado final del primer Knights of Metal deja un inesperado buen sabor. Aun con sus altibajos, fue indudablemente de menos a más, aunque ir a menos era una opción harto difícil, viendo cómo empezó. Realmente su inicio fue desafortunado, con varias cancelaciones importantes y cambios de localidad evidentemente forzados por la baja respuesta del público. Espero que la prueba sirva para aprender lecciones y corregir errores, pues hay cosas que fallan y supongo que se presentaran obvias a la organización, como la extraña proporción de distintos géneros, haciendo hincapié en el Metalcore. Siempre es bueno poder asistir a festivales y esperemos que podamos disfrutar de futuras, mejoradas y corregidas ediciones de nuestro género favorito.

TEXTO Y FOTOS: JOSEP Mª LLOVERA

Deja un comentario

*