KNIGHTS OF METAL (Razzmatazz, Barcelona 26-05-17)

In DIRECTOS

Tras el anuncio de cambio de recinto (del Poble Espanyol a Razzmatazz2, el viernes 26 de mayo, y a la grande de Razzmatazz el sábado 27),  encaramos el festival con la noticia de la cancelación de los tejanos Memphis May Fire, por problemas de vuelos y la banda californiana The Faceless que, después del comunicado del 12 de mayo -donde informaban que habían cancelado la gira australiana en su página de Facebook-, no han dado señales de vida y, haciendo gala de su nombre, no se les verá por estos lares. Añadido todo a la disparidad de opiniones sobre los diferentes estilos que aglutinaba el festival, la cosa no auguraba nada bueno. Desde luego, el primer Knights of Metal ha empezado con estertores. La organización comunica que, para compensar las dos cancelaciones, las demás bandas disfrutaran de más tiempo sobre el escenario, promesa que no se cumple en ninguna de las actuaciones del viernes, donde la puntualidad en los horarios fue la característica más destacable. Así, accedemos a la segunda sala de Razz y superando todos los malos presagios, nos la encontramos prácticamente vacía.

Los alemanes Alazka ofrecieron una actuación de poco más de treinta y cinco minutos ante un público reducido y básicamente muy joven; debido, entre otras cosas, a que empezaron a tocar a las 15:30 de un día laborable (y  también por el poco interés que generan bandas de nuevas tendencias dentro del estilo). Difícil tarea abrir un festival, y más en esas condiciones. Una hora más tarde, toman las tablas los suecos Adept. Más Metalcore que tiene a la audiencia más extrema dividida: en su único show en España, los suecos aprovechan para presentar su último trabajo, ‘Sleepless’, de ritmos potentísimos y rápidos que van atrapando a la audiencia que, apenas alcanzando el centenar, iba aumentando lentamente.

El ambiente se había caldeado cuando tomaron las tablas los de Seattle, I Declare War, mostrando la actitud del espartano Leónidas al defender sus temas deathcore con la agresividad y contundencia necesaria. Abriendo con “We Wait” y “Fat Fuck”, de su último trabajo ‘Songs for the Sick’, repasaron temas claves de su dilatada carrera, como “Misery Cloud”, “March On” y “The Dot”, para cerrar el show con “Malevolence”. A pesar del irregular sonido de la sala, la banda gustó y convenció.

 Con el cambio de banda se produjo un cambio sustancial de público. Mayoritariamente, los jóvenes seguidores del Metalcore no muestran mucho interés por el Thrash Old School de Suicidal Angels, pero los que se quedaron en la sala disfrutaron con los primeros circle pits en una sala mostrando la máxima audiencia de la tarde. Con la extensa discografía y saber hacer de los griegos, la actualizada banda fue a cuchillo con solos y riff  propios del estilo, arrancando con los dos primeros temas de su último trabajo, “Capital of War” y “Division of Blood”, para acabar con la tremenda “Apokathilosis”.

La buena actuación y el cambio de estilo mejoró considerablemente las vibraciones sobre el festival y se recibió como un impulso positivo para encarar al plato fuerte de la noche. Belphegor presentaban su Blackened Death Metal engalanando el escenario y ambientando la sala con incienso para la ocasión. Los austriacos repiten visita a la Ciudad Condal presentando su ‘Ritual Show’ en directo y arrancan el set con “Sanctus Diaboli Confidimus”, una de las canciones que formarán su próximo trabajo. Son funcionales y efectivos y repasan sus grandes temas, como “Bleeding Salvation”, “Gasmask Terror”, el himno que da nombre al grupo, “Lucifer Incestus”, “Stigma Diabolicum”, “Conjuring The Dead / Pactum in Aeternum”, cerrando con “Bondage Goat Zombie” y “Totenkult – Exegesis Of Deterioration”, dejando el listón muy alto.

Después de invocar a todos los demonios del infierno, se produjo otro cambio de público en la sala, a la vez que se cambiaban los equipos  y la última banda de la noche se preparaba para cerrar el día. Pese a la buena hora del show, apenas las 21:00 de un viernes, la estampida fue evidente, contrarrestada por el retorno de los jóvenes seguidores del Metalcore. Que cada uno disfrute del festival como le plazca. Mi opinión me la reservo para más adelante. Así, los tejanos Fit For A King plantean una nueva sesión de Metalcore, esta vez apostillado como cristiano. El sonido en sala vuelve a convertirse en un “bolo sónico” del que cuesta diferenciar nada. Espero que sea por este motivo por el que el bajista, encargado de las voces limpias y agudas, nos dio un recital de desafines y gallos dignos de los mejores festivales “pop”. A las 22:00horas ya estábamos saliendo del recinto que, aunque con un balance positivo sobre el primer día, nos preguntábamos porqué salíamos tan pronto de un festival con seis bandas, o como se vería la sala grande de Razz con tan poco público, o si habrían más cancelaciones de “última hora”, pero todo esto lo afrontaremos más adelante. En breve, la segunda parte de nuestra crónica del Knights of Metal Festival.

TEXTO Y FOTOS: JOSEP Mª LLOVERA

You may also read!

KARL OVE KNAUSGARD ‘Tiene Que Llover’

(Anagrama / L’Altra Editorial) La prosa de Knausgard (Oslo, 1968) parece sencilla, pero es realmente elaborada y magnética; no

Read More...

BLACKFIELD ‘V’

(KScope / Top Artist) Paralelamente a Porcupine Tree, el guitarrista y cantante Steven Wilson formó junto al israelí Aviv

Read More...

STEVEN WILSON ‘To The Bone’

(Caroline) Ya queda atrás su etapa con Porcupine Tree y también sus dos primeros discos en solitarios (más instrumentales

Read More...

Leave a reply:

Your email address will not be published.

Mobile Sliding Menu