KISS; CUARENTA AÑOS NO SON NADA

En muy pocos días, KISS vuelven a estar entre nosotros, y no es algo que uno deba tomarse a la ligera. Cierto es que el cuarteto ya ha entrado en su frase crepuscular, que la magia –desde la irrupción de Tommy Thayer y Eric Singer- desapareció, y que visto lo visto en ese ente saca vergüenzas que es YouTube, Paul Stanley está teniendo serios problemas para tirar hacia adelante los shows tanto a nivel físico como vocal. Pero como hablaba hace un tiempo con mi colega Lon Spitfire la banda forma parte de nuestras vidas, y no nos vamos a quedar en casa sabiendo que están en la ciudad. Dicho esto puedo entender que haya gente que habiendo vivido la magia de la reunión original no quiera mancillar ese recuerdo yendo a verlos ahora, pero lo que no puedo entender es que en pleno 2015 es que aún haya gente que los despache con un gesto despectivo, como si aportación a la historia del rock no pase de crear una estética bombástica. Aunque si uno lo piensa fríamente ha sido esa misma imaginería la que ha sepultado sus grandes logros artísticos -que no comerciales-. Si repasamos su trayectoria veremos que en sus inicios eran una banda de abrasivo rock & roll que no dejaba títere con cabeza sobre las tablas, un álbum en directo como ‘Alive!’ transmite como pocos lo que tiene que ser el rock; crudeza, agresividad sonora, atavismo e intensidad máxima. No sólo eso, sus composiciones estaban a la altura de cualquier banda del estilo de su época y discos como ‘Destroyer’ o ‘Rock And Roll Over’ no están al alcance de cualquiera.

kiss news

Han sabido reinventarse como pocos, los denostados (hasta por la misma banda) ‘Dynasty’ y ‘Unmasked’ nos mostraban a una banda con posibilidades, capaces de moverse como pez en el agua en registros más amables y lograr perlas de hard pop de altísimo octanaje melódico. Comercialmente se estrellaron con ‘Music From The Elder’ pero dieron un giro majestuoso a su música, entrando en aguas conceptuales y pseudo prog y saliendo artísticamente con la cabeza bien alta del trance ¿o es que alguien con un mínimo de sentido común puede ponerle pegas a temas como ‘A World Without Heroes’, ‘Just a Boy’ o ‘The Oath’? Y cuando el heavy metal impuso su ley no tuvieron reparos en abrazarse a él con discos tan redondos y feroces como ‘Creatures Of The Night’ o ‘Lick It Up’ que daban sopas con honda y tachuelas a mucho metalero advenedizo de la época. Luego llegaron discos más o menos afortunados pero ninguno de vergüenza ajena, algo de lo que pocos se pueden jactar, hasta el olvidadísmo ‘Carnival Of Souls mostraba que el registro grunge no les sentaba mal del todo. Podría seguir con ‘Psycho Circus’ (delicioso disco de no reunión), o el reivindicable ‘Sonic Boom’ que parecía abrir definitivamente la puerta del otoño de sus días. Muchas virtudes y pocas máculas para una banda que es mucho más de lo que parece, aunque a decir verdad parte de culpa de este poco reconocimiento artístico lo tienen los Sres. Simmons y Stanley. Su visión mercantilista sólo les hace ver con buenos ojos lo que mejor les ha funcionado y despachan gran parte de su legado por ser simplemente un triunfo artístico. ¿Qué soy un fan exaltado? Algo de eso habrá, pero dudo que alguien con un criterio formado por la falta de prejuicios pueda rebatir alguna de mis afirmaciones. Por eso estaré viéndoles esta semana, la balanza pesa mucho a favor de sus virtudes, y por favor absténgase Vds. de atacar con esa perorata de que son unos unos interesados con sus mil y un productos. A mí nadie me ha puesto una pistola en la cabeza para abrir mi billetera. ¿A vosotros sí?

XAVI MARTÍNEZ

Deja un comentario

*