JOSÉ IGNACIO LAPIDO ‘El Alma Dormida’

(Pentatonia Records) Como fan irredento de los 091, cualquier cosa que haga el que fuera su cerebro y compositor, capta mi interés. Pero tengo que reconocer que siempre me pareció que a sus discos en solitario, aunque gustándome bastante, les faltaba algo para ser geniales. Sí, las comparaciones con su ¿antigua? banda son inevitables, y siempre he pensado que el principal “problema” es su limitación como vocalista, y ya no tanto por su voz en sí, sino porque pienso que sus limitaciones como cantante le cierran posibilidades a la hora de componer, algo que no le ocurría con los Cero, gracias a disponer de una voz solista con muchos más registros, como era la de José Antonio García. Pero, en cualquier caso, estamos hablando del maestro Lapido, sinónimo de calidad, y este nuevo álbum no iba a ser para menos. ‘El Alma Dormida’ es ya el octavo trabajo en solitario de José Ignacio, es decir, que su obra ya supera en número a la de su banda madre. Toda una interesante y recomendable carrera de largo recorrido, que ahora desemboca en un nuevo álbum bastante sólido, con pocas sorpresas, pero que desprende elegancia, personalidad y buen hacer por todos los lados.

Con ese estilo único e inconfundible que cabalga entre el Rock clásico y ese Pop con clase que tanto le caracteriza, se van sucediendo una serie de canciones donde se alternan arrebatos más enérgicos (“¡Cuidado!”, “Nuestro trabajo”, “Lo que llega y se nos va”); con medios tiempos muy bonitos (“La versión oficial”, “No hay prisa por llegar”, “Estrellas en el purgatorio”); o cortes más reposados en forma de balada (“Como si fuera verdad”, “Mañana quien sabe”, “Enésimo dolor de muelas”, “Escalera de incendios), consiguiendo así un buen equilibrio y que el disco fluya hasta el final (aunque reconozco que, en general, he echado de menos un poquito más de garra rockera). Mención especial merecen los textos que, como es habitual, siguen siendo sublimes; con esa poesía mordaz de la que siempre ha hecho gala y que siempre es un placer descifrar poco a poco. En ese sentido, muy pocos le llegan a hacer sombra en el Rock de este país. En definitiva, otro buen disco del maestro granadino, excelentemente producido y contando con los servicios de una muy buena banda de Rock & Roll. Una vez más, José Ignacio Lapido ha vuelto a demostrar que sigue habiendo vida más allá de 091, aunque a algunos a veces nos cueste aceptarlo.

JUANVI PEDRO GILABERT

 

1 comments

Creo que he oído algún disco anterior de este hombre. Pero su recuerdo en mi memoria es nulo. Voy a darle una oportunidad a este nuevo álbum.
Un saludo

Deja un comentario

*