JORDAN RUDESS ‘Wired for Madness’

(Music Theories/Mascot/Top Artist) La nueva entrega en solitario del “mago” se ha hecho esperar. No hay sorpresas sobre la maestría de Rudess ni por su amplio abanico de registros. Como nos tiene acostumbrados desde que se dio a conocer en esa ya mítico ‘Metropolis Pt. 2: Scenes From a Memory’ de Dream Theater de quienes ya es parte estable de la formación, combina música clásica y rock progresivo con toques jazz y foxtrot de forma magistral. Colaboran grandes nombres dentro del género como Marco Minnemann, James LaBrie, Vinnie Moore, Guthrie Govan, Joe Bonamassa o John Petrucci.

El peso de esta entrega pivota en los dos extensos temas que dan nombre al álbum, divididos en dos partes . Un arranque jazzístico espacial con teclado muy a lo Rudess pero con un tratamiento arriesgadamente fresco. La rápida sucesión de sonidos orgánicos y sintetizados y los constantes cambios melódicos nos dan la razón de ser del título, cableado hasta la locura, pero no nos dejemos engañar. Es una locura buscada, desenfrenada compositivamente, pero con un fondo elegante y equilibrado. Al final de la primera parte aparece la parte vocal, delicada, que enfatiza el tema, del que el autor quiere dejar claro que no se trata de un disco conceptual. Difícil tarea, la de alejarse del disco conceptual, cuando tienes un tema, dividido en dos partes que dura más de 35 minutos en total. La segunda parte, aun más larga que la primera, con más de 20 minutos de duración, se explaya en cada fragmento. Es una pieza amena con variaciones y rápidos cambios entre divertimentos, virtuosismos y genialidades melódicas. A mitad del tema la voz femenina florece como otro contrapunto sorprendente e interesante.

El resto de temas son agradables e inspirados, tocando los palos en los que el teclista se siente más cómodo. Desde un progresivo clásico de “Off The Ground” al cibernético “Drop Twist” podemos intuir sus referencias a Genesis en el primer caso sonidos experimentales más propios de King Crimson en el segundo. Todo pasado por un tamiz de sonidos límpios y melodías optimistas propias del teclista. Se siente orgulloso de interpretar lo que el considera un “blues sucio” con Bonamassa en “Just Can’t Win” pero lo cierto es que el tema es una evolución con una base de blues muy a su terreno, como debe ser que, por más que busco, no encuentro rastro de suciedad.

Rudess consigue con acierto presentar un trabajo que es un atractivo “spin-off” de su participación en Dream Theater, proyecto que seguro absorbe gran parte de su tiempo e inspiración. En ‘Wired For Madness’ tenemos una buena compilación de talento que hábilmente se distingue de sus otras propuestas, más metálicas y oclusivas.

JOSEP Mª LLOVERA

Josep M. Llovera

Deja un comentario

*