JOHN GARCIA AND THE BAND OF GOLD

(Napalm Records) Tiene que ser complicado colocarse en la piel de John Garcia. Fue parte imprescindible de ese monstruo llamado Kyuss, referente ineludible de los noventa y combo imprescindible que dio lugar al Stoner y al llamado rock del desierto. Tras la disolución de los de Palm Springs su compañero Josh Homme alcanzó el éxito masivo con Queens Of The Stone Age virando hacia el rock alternativo. El bueno de John entonces se involucró en proyectos tan válidos como Unida o Hermano, con gran recepción de crítica pero con escasos réditos comerciales. Ya en tiempos en los que uno sólo se puede lucrar girando intentó resucitar el espíritu de la banda de su vida con el explícito nombre de Kyuss Lives!, aventura que Josh Homme finiquitó con demanda judicial por el uso del nombre de la banda madre. A partir de ahí voluntariosos intentos con discos acústicos o con los fugaces Vista Chino. Toda una travesía del desierto para la denominada ‘voz del Stoner’ y que se nos planta en este recién estrenado 2019 con su propio nombre como bandera y acompañado de un nuevo combo que lleva por nombre Band Of Gold. Sin duda la fortuna no ha sido generosa con la carrera musical de John, parece que el mismo es consciente y anuncia que este nuevo disco podría ser su última incursión discográfica. Comprensible vistas las circunstancias, pero escuchado el disco con detenimiento al menos queda el consuelo de que está recreando en lo que mejor se le da. Si, porqué este homónimo álbum nos intenta devolver el espíritu de los creadores de ‘Blues For The Red Sun’, quizás con un punto menos lisérgico y con cierta inmediatez rockera  ya mostrada en los trabajos de Unida y Hermano. Tampoco nos vamos a engañar, este nuevo álbum del vocalista no puede hacer sombra a lo grabado con Kyuss, pero es totalmente recomendable para los seguidores de la carismática voz de John Garcia y de la saga Kyuss. Como es de esperar la personalísima voz del vocalista marca el devenir del álbum, pero se retroalimenta perfectamente con la base musical ofrecida; riffs densos y muy marcados, cierta psicodelia, groove (“Chicken Delight” podría ser la versión Stoner del “Superstitious” de Stevie Wonder) y mucho influencia del desierto californiano. Y es que ponga uno la canción que se ponga se tiene la sensación de que esto podría ser en su mayoría una colección de canciones que no encontraron su sitio en los discos de Kyuss debido al enorme nivel pero que valen la pena tener en cuenta. “My Everything”, la rabiosa “Apache Junction” o la deliciosa “Kentucky II” rinden buena cuenta de que cuando John Garcia está inspirado es uno entre un millón. Pero si tuviera que quedarme con algo en concreto sería esa dupla final formada por “Cheyletiella” y “Softer Side”, extensas, espesas, trabajadas hasta la extenuación y con un punto lisérgico que nos hace pensar en que hubiera pasado si el circo no hubiera dejado la ciudad. No sabemos a ciencia cierta si John Garcia se despide del ruedo discográfico con este disco, pero si es así al menos nos deja con muy buen sabor de boca y haciendo lo que mejor sabe hacer. Gracias por todo “Hermano”.

XAVI MARTINEZ

Deja un comentario

*