JOANA SERRAT (Barts Club, Barcelona 23/11/18)

Marta Delmont

Reconfortante sold out para presenciar en directo a dos de las artistas nacionales que mejor ondean la bandera de ese género que le llaman americana, incluido dentro del ciclo de conciertos que organiza Curtcircuit. Con británica puntualidad la primera en subirse al escenario de la sala pequeña del complejo BARTS fue Marta Delmont. La barcelonesa ha publicado este año uno de los discos más interesantes del género –‘Landlords’- en lo que llevamos de año (que no es poco), y tocaba comprobar como lo defendía sobre las tablas. Y se puede afirmar que quizás Marta no estuvo a la altura de las expectativas, no porqué hiciera un mal concierto, sino porqué se percibió que la cantautora aún no está rodada. Ejecutó bien sus canciones que sonaron (todo sea dicho) menos etéreas que en sus discos pero se mostró titubeante en escena y quizás hasta demasiado naïve en sus interacciones con el público. Imagino que serían los nervios de la ocasión y que aún le faltan muchos conciertos a sus espaldas, pero también es cierto que es algo que no se pueda solucionar con rodaje. Aún así arrancó aplausos de los asistentes y se marcó un bonito dueto con Joana Serrat. Buenos mimbres pero a los que les queda forma por dar.

Joana Serrat

Diferente fue lo de la protagonista de la noche, Joana Serrat a la que ya se le nota mucho todo el oficio que acarrea a sus espaldas. Con sus imprescindibles Great Canyoners cubriéndole las espaldas, la de Vic encaró un concierto sin prisa pero sin pausa donde se dedicó a repasar su última referencia discográfica ‘Dripping Springs. “Western Cold Wind” o “Shadows Of Time” fueron algunas de las canciones que interpretó de él. Y hay que reconocer que Joana y su banda saben darle un nuevo aire a su repertorio sobre las tablas, que pierde cierto onirismo en favor de un calado aún más americano y más aguerrido. A medida que iba transcurriendo el set todo ganaba enjundia sobre las tablas con una Joana que se veía muy comunicativa y segura de sí misma. La gente respondió muy bien a las buenas vibraciones que venían desde el escenario y todo fluía a la perfección. “Tug Of War” nos llevó a lo que parecía el final del recital, pero entre vitores la de Vic volvió a salir al escenario donde interpretó dos piezas en formato absolutamente íntimo. Tras este remanso de paz y de conexión absoluta entre público y artista la cosa acabó de nuevo con los Great Canyoners al completo finalizando el concierto a base óptima música americana. Dos artistas y una velada, Marta Delmont el futuro, y Joana Serrat ya convertida en firme realidad y referente del americana hecho en estas tierras.

TEXTO: XAVI MARTÍNEZ

FOTOS: LECUMBERRY

 

Deja un comentario

*