JARED JAMES NICHOLS/LAURA COX (La Nau, Barcelona 08/03/20)

Sin duda fecha que llevaban marcada a fuego los aficionados más contumaces al blues rock de la Ciudad Condal. Dos de los músicos más en boga y en auge del género, juntos en el mismo cartel y también revueltos en algún momento en el escenario. Con estas credenciales no es de extrañar que la sala presentara una afluencia de público bastante generosa que a punto estuvo de colgar en la puerta el cartel de no hay localidades

Wolf Jaw

Pero antes de los actuales héroes de las seis cuerdas les tocó abrir puntualmente la velada a los británicos Wolf Jaw. Quizás a nivel estilístico se apartaban un poco de la tónica general de la velada. Muy aguerridos y estruendosos el trío le dio ambiente a la sala a base de bien. Con muchas ganas y buen sonido su rock enrabietado de ciertas cadencias stoner gustó al ya abundante público presente y lograron calar entre una audiencia, de la cual hay números de que unos cuantos sigan sus pasos. Muy buen inicio de velada.

Laura Cox

Poco después de los muy bien recibidos Wolf Jaw le tocaba la vez a la gala Laura Cox. Y hay que reconocer que lo suyo fue un poco más moderado que lo del trío británico. Mucho más ceñido a los patrones clásicos del blues rock. Segura de sí misma y sabiendo que había un público que le había venido a ver a ella Laura se marcó un recital de rancio abolengo bluesrockero. Tocó con ganas y con muy buen gusto e hizo que su pase transcurriese en un suspiro. Impoluta y efectiva la francesa le dio a las con pasión a las seis cuerdas para deleite de sus seguidores, que celebraron todas y cada una de las tonadas que cayeron. Un buen repaso a sus dos obras de estudio y a todos sus recursos, ya fuera con unas nada veladas influencias de AC/DC en “The Australian Way”, con la rotunda “Fire Fire” o con influencias más country rock en “Barefoot In The Country con dobro incluido. Final a todo trapo con “Freaking Out Loud” dejando satisfechos a todos sus seguidores y habiendo comprobado que a Laura Cox pocos le pueden toser en lo suyo.

Jared James Nichols

Pero como se suele decir lo mejor aún estaba por llegar y Jared James Nichols se encargó de ofrecérnoslo. Su salida en tromba y a todo trapo al escenario con “Last Chance” ya nos hizo darnos cuenta de que no nos encontrábamos frente a un tipo del montón. Blues rock incendiario tocado con una digitación priápica y con todo el convencimiento del mundo hicieron que la sala cayera rendida a sus pies (o a su mástil) y aquello ya se convirtiera en una catarsis bluesera. Jared no paró quieto, fogoso, enérgico y repartiendo solos a diestro y siniestro. Quizás sólo dio un respiro con “Now or Never” pero la revisión del “Funk #9” de James Gang volvió a poner la fiesta en punto de ebullición. Por supuesto también hubo tiempo para que Laura Cox se subiera al escenario e intercambiaran fuego y habilidades recordando al maestro Hendrix con “Foxy Lady”. El final se acercaba, pero la energía de Jared parecía inacabable y un bis donde se reivindicó a Mountain y Leslie West con una demoledora “Mississippi Queen” puso punto y final a una sesión dominical de blues rock de altos y fogosos vuelos. Sin duda Jared James Nichols lo tiene, el mojo, el talento y lo que le echen por delante.

TEXTO: XAVI MARTÍNEZ

FOTOS: LECUMBERRY    

Please follow and like us:





Your email address will not be published. Required fields are marked as *

*