IRON MAIDEN ‘The Book of Souls’

Iron maiden the book of souls news(Parlophone)

A estas alturas de la película, decir que una banda como Iron Maiden no tiene que demostrar absolutamente nada es una obviedad catedralicia. No obstante, editar un disco doble en pleno 2015 no deja de ser una jugada arriesgada, por mucho que se trate de la banda de heavy metal más grande del mundo (con permiso de Metallica). Por otra parte, vistos los derroteros que ha tomado la carrera de la Doncella durante los últimos diez años, dando cada vez más cancha a sus influencias progresivas, tampoco parece demasiado descabellado que, esta vez, y coincidiendo con el cuadragésimo aniversario de su formación, Iron Maiden hayan dado rienda suelta a dichas influencias y no se hayan conformado con editar un solo disco de material nuevo. Al igual que con los últimos lanzamientos de la banda, las opiniones respecto a este nuevo (y mastodóntico) trabajo están bastante polarizadas. Para unos, a Steve Harris y los suyos se les fue la mano hace tiempo con las veleidades progresivas; para otros, se trata de su mejor disco en muchos años. La opinión de este que suscribe está mucho más cercana a la segunda apreciación. Vaya por delante que soy de los que no ha disfrutado en exceso con los últimos trabajos de Maiden: discos como ‘A Matter of Life and Death’ o ‘The Final Frontier’ me parecen discos simplemente correctos que, aunque magistralmente interpretados, flojean en el apartado compositivo. Todo lo contrario de este descomunal ‘The Book Of Souls’, para el cual parece que todas las fuerzas compositivas de la banda se han puesto las pilas para sacar lo mejor de sí mismos. Lo más atractivo de estos noventa minutos largos de nueva música es el hecho de que la banda ha logrado un equilibrio perfecto entre los Maiden clásicos y los más recientes y progresivos. La inicial “If Eternity Should Fail” es buen ejemplo de ello, y sirve de perfecta apertura para el trabajo, con un Dickinson absolutamente pletórico. “Speed of Light” es, probablemente, el single más potente de la banda en los últimos años, un tema de tempo rápido, compuesto por el tandem infalible que forman Adrian Smith y Bruce Dickinson. “The Red and the Black” es el único tema firmado en solitario por Steve Harris, y constituye el primer momento épico del disco, con sus casi catorce minutos de duración; un corte realmente espectacular, con cabalgadas guitarreras marca de la casa y pasajes instrumentales muy inspirados. El tema título es otro de los puntos álgidos del trabajo: unas estrofas algo deudoras de “Powerslave” y una parte central que recuerda mucho a “Losfer Words (Big ‘Orra)” (aquella tremenda instrumental incluida en el citado y legendario disco egipcio). Lo curioso es que esa parte está compuesta por Janick Gers, el cual ha capturado a la perfección la esencia clásica de la banda. Quizá el segundo disco no es tan rotundo, y encontramos un par de temas no tan inspirados, como “The Man of Sorrows” o quizá “Tears of a Clown”, pero, indudablemente, posee también grandes momentos, como la excelente “Death or Glory” (otra colaboración Smith/Dickinson) o “Shadows of the Valley”, con su clarísimo guiño inicial a “Wasted Years”. Mención aparte para el tema que cierra el disco, “Empire of the Clouds”, una suite de dieciocho minutos (y pensar que hace treinta y un años no pocos pensamos que se les había ido la pinza con los trece minutos de “Rhyme of the Ancient Mariner”…) firmada en solitario por Dickinson, el cual se estrena al piano. Se trata de un tema absolutamente magistral, con partes de cuerda y múltiples cambios, el cual, a pesar de no sonar a nada que haya grabado la banda anteriormente, de alguna forma no deja de ser Iron Maiden en estado puro. Y es que, nada en este disco resulta forzado. Los temas más largos, lo son de forma natural, y los más directos, no necesitan minutaje adicional. La producción de Kevin Shirley es, una vez más, perfecta, y a estas alturas el dominio instrumental de la banda es escalofriante. Cuando un servidor ya no esperaba nada de Iron Maiden a nivel discográfico, ellos van y se descuelgan con -voy a decirlo ya- su mejor disco en quince años. Up the Irons!

EDU A.CRIME






Your email address will not be published. Required fields are marked as *

*