INGLORIOUS ‘Ride To Nowhere’

(Frontiers) Inglorious se dieron a conocer en 2016, con un notable debut en el que se presentaban como la gran última esperanza blanca del Hard Rock. Ese Hard Rock de corte europeo sin aditivos ni parafernalias que tenía a Deep Purple, Whitesnake, Rainbow y Uriah Heep como principales referentes. Además estos británicos contaban (y cuentan) con una gran baza, la privilegiada garganta del vocalista Nathan James, heredero directo del mejor David Coverdale. Cuatro años después se mantienen en una buena posición a la hora de girar y tocar en festivales y nos presentan su tercer larga duración que lleva por nombre ‘Ride To Nowhere’. Y afortunadamente no presenta nada nuevo bajo el sol para el combo. Once canciones cortadas por el patrón más clásico hardrockero, con la voz de Nathan James erigiéndose como timón que dirige el barco, y mezclado por el ya clásico Kevin Shirley que logra que todo suene clásico pero no trasnochado. Posiblemente este nuevo trabajo no llegue a alcanzar el nivel ofrecido en su homónimo debut, pero sigue la estela del previo ‘II’ y mantiene a Inglorius como una fuerza a tener en cuenta. Un álbum que empieza de forma espectacular con los claroscuros de “Where Are You Now” y que mantiene el buen nivel durante todo su minutaje con canciones elaboradas con tanto buen  gusto como “Tomorrow”, la zeppeliniana “Queen” (casi parece una paradoja el juego de palabras) o la contundente y heterodoxa canción que da título al disco. Y mención especial merece el corte acústico “Glory Days” que cierra el álbum, donde se prueba fehacientemente que Nathan James es un vocalista que está embebido por las mismas aguas que todos los Coverdales, Rodgers y Plants de este planeta. Reconfortante comprobar que Inglorious siguen siendo uno de los pocos valores seguros en el a veces un poco trasnochado mundillo del Hard Rock más clásico. Esperemos que no hagan honor al título de este trabajo y este bonito viaje les acabe llevando a buen puerto.

XAVI MARTÍNEZ

Deja un comentario

*