INGLORIOUS (Bóveda, Barcelona 14-12-17)

La mejor banda británica que he visto desde… podría decir The Darkness, pero mejor pongamos Led Zeppelin” según el afamado productor Kevin Shirley -lo mismo les estás metiendo un poco de presión a estos chicos, ¿no Kevin?-, los pujantes Inglorious, capitaneados por el rotundo y mediático Nathan James volvían a pisar la Ciudad Condal tras su visita el pasado 2016 como teloneros de The Winery Dogs. Inglorious llevan un par de años agitando el cotarro classic rockero y están en boca de todos los aficionados del género. Su homónimo debut (2016) y “II” (2017), prácticamente editados de una tacada, son dos tremendos tratados de rock duro que no pueden dejar indiferente a los amantes de la saga Deep Purple, Whitesnake y compañía. Y con la habilidad de no apestar a naftalina.

Con todo, a juzgar por la escasa media entrada que registró la sala Boveda, la expectación no era precisamente la que merecen. Sin rencor y como buenos profesionales, los ingleses salieron a matar con la cuádrupla “Read All About It”, “Breakaway”, “High Flying Gipsy” y “Tell Me Why”, mostrando su cara más contundente y con un Nathan James dictando magisterio desde el escenario gracias a su portentosa garganta y un abanico de gestos que remarcan su personalidad. El resto de la formación está integrada por tipos muy solventes, pero inevitablemente quedan eclipsados por James. Para no caer en el “síndrome Blues Pills”, un poco de mayor extroversión por parte de la dupla de guitarristas no estaría mal. Con la briosa “I Got a Feeling” dieron carpetazo a la primera y enérgica fase del recital para afrontar, desde un punto de vista puramente subjetivo, un cuestionable tramo acústico. No por el formato en sí, sino por la selección del repertorio. Rendir homenaje a los caídos siempre es digno de aplauso, pero no era sitio ni momento para una cover de Linkin Park -“Black Hole Sun”, aunque tampoco pegue, siempre será bienvenida-. E invitar a una amiga barcelonesa, con muy buena voz, a cantarse un temita me parece bien, pero de los nefastos King of Leon no, ¡por favor! Superado el trance, el pulso se retomó con la épica de “Faraway” -dónde el timbre de James recuerda horrores al de Myles Kennedy-, para encarar acto seguido con lo más parecido que tiene esta gente a un hit: “I Don’t Need Your Loving”, “Holy Water” y “Until I Die”. Tres certeros zarpazos, tres temazos como la copa de un pino para cerrar el recital tras unos exiguos 70 minutos. Me quedé con la duda de si, molestos por algo, habían decidido acortar su set. Pero chequeando la red, veo que no, los conciertos de Inglorious son así. Tomen nota, milores: no siempre si lo bueno es breve, dos veces bueno.

SAMUEL GUILERA

Deja un comentario

*