ILEGALES (Repvblicca, Valencia 15/12/18)

Comentábamos sorprendidos después del concierto lo viva que sigue estando esta banda después de tantos años de carrera, mientras que otros grupos de su generación sólo viven de su pasado, ellos siguen pateando culos. El paréntesis que sirvió para que Jorge Martínez explorara -junto con Los Magníficos- otros sonidos, les vino muy bien para reponer fuerzas y volver con las ganas y la energía necesarias. Desde entonces llevan dos discos muy recomendables y, sobre las tablas, siguen siendo una apisonadora. Así lo demostraron el pasado sábado en la sala Repvblicca de Valencia. A sus sesenta y tres años, Jorge sigue impresionando con una forma física envidiable, un estado vocal notable y manejando las sies cuerdas como sólo él sabe. Su banda tampoco se queda atrás, haciendo cada uno su trabajo estupendamente. Destacando especialmente Willie, el mítico bajista, que sigue llamando especialmente la atención con su pose desafiante y macarra, marcando esas líneas de bajo tan sencillas como efectivas e inconfundibles. La banda salió al escenario vestida de punto en blanco para, con un sonido impoluto (como de costumbre, en su caso), empezar a desgranar un repertorio en el que canciones pertenecientes al flamante ‘Rebelión’ o al anterior ‘La Vida Es Fuego’, se alternaban con un gran número de clásicos imperecederos de la discografía ilegal. “¡Hola, Mamoncete!”, “Yo Soy Quien Espía Los Juegos De Los Niños”, “Soy Un Macarra”, “Eres Una Puta”, “Tiempos Nuevos, Tiempos Salvajes”, “Todo Lo Que Digáis Que Somos”, “Bestia, Bestia”, “Ella Saltó Por La Ventana”, “El Norte Está Lleno De Frío”, “Dextroanfetamina”… u otras más recientes como “Voy Al Bar”, “Sí No Luchas Te Matas”, “No Tanta, Tonto” y “Mi Amigo Omar”; fueron algunas del total de las más de treinta canciones que completaron el recital. Jorge, menos hablador que otras veces, comentaba que prefería aprovechar el tiempo y tocar cuántas más canciones pudiera. Aún así, con su lúcida mente y su lengua ácida, nos brindó algunas acertadas palabras en las que hizo que lo políticamente correcto explotara en mil pedazos ¡Bravo! Aún me duelen las costillas provocadas por el brutal pogo que se montó en las primeras filas mientras la mítica “Destruye” atronaba en nuestras cabezas y daba por finalizado el show, pero valió la pena  ¡Larga Vida a Ilegales!

TEXTO: JUANVI PEDRO GILABERT

FOTOS: VICENT PEDRÓS

Deja un comentario

*