ILEGALES ‘La Vida es Fuego’

ilegales_la_vida_es_fuego-portada(La Casa del Misterio)

Han regresado. Tarde o temprano tenía que suceder. Y es que los Ilegales son demasiado necesarios. Doce han sido los años que han pasado desde que grabaron su último disco y cuatro desde que Jorge Martínez decidiera aparcar a la banda de su vida para explorar otros terrenos musicales; pero, como se suele decir, la cabra tira al monte. Hace poco ya nos hicieron abrir boca con el single “Voy al Bar”: esa canción sonaba a los Ilegales clásicos y presagiaba que su regreso discográfico iba a ser por todo lo alto. Pues bien, el esperado disco ya es toda una realidad, y después de haberlo escuchado las veces necesarias puedo decir que, aunque no es una obra espectacular, estamos ante un trabajo a la altura de su leyenda… y eso no es poco, amigos. Mi primera impresión fue volverme a sorprender de que, aunque pasen los años, esta banda sigue siendo única: no hay, ni ha habido, ni tampoco habrá nadie como ellos. Jorge Martínez es un artista único en su especie, ya sea en función de guitarrista, cantante, letrista, compositor o showman, y eso hay que valorarlo como se merece. Entrando en materia, ‘La vida es fuego’ contiene todos los elementos que han hecho de esta banda una de las mejores formaciones de nuestro país, empezando – ya desde la polémica portada – por el arte de la provocación (algo que no debería faltar nunca en el rock and roll, y ellos lo saben muy bien) y siguiendo con su particular forma de entender la música, moviéndose entre una variedad de estilos admirable, pero siempre con su arrolladora personalidad intacta. Así pues, canciones de puro rock and roll macarra como “Voy al Bar”, la muy actual  “Hipster”, o la propia “La Vida es Fuego” se dan de la mano con el blues machacón de “Aquel Boogie Pesado”, el punk rock de “Regresa a Irlanda”, el surf de ultratumba de “La Mala Hierba”, el pop sombrío de “Hacia las Profundidades” o “Las Rosas Trepadoras Asesinas”, la magia de ese precioso medio tiempo de la también muy actual “El Teléfono y el Mal”, y de los sonidos mestizos de “Vivir Sin Novia Ni Reloj” o “El Souvenir”. Como veis, toda una ensalada musical con la que Ilegales completan un buen disco que, aunque no contenga ninguna canción a la altura de sus clásicos (algunas están cerca de ello) y por momentos nos dé la sensación de que les falta algo de chispa, gustará -o al menos, debería- a los fans de esta irrepetible banda. Así que, ya sabéis: todo el mundo a escuchar este nuevo trabajo, no seáis mamoncetes.

TEXTO: JUANVI PEDRO GILABERT

FOTO PORTADA: DANIEL CRUZ






ILEGALES ‘La Vida es Fuego’

  1. Samuert dice:

    Cuando lo escuché la primera vez, me pareció un disco innecesario… Pero cada vez que lo escucho me gusta más. Es adictivo.

Your email address will not be published. Required fields are marked as *

*