HONEYMOON DISEASE ‘The Trascendence’

Honeymoon disease the trascendence(Napalm Records)

Primer larga duración de esta banda proveniente de Goteborg, Suecia. Estamos ante otra joven formación (y van…) que prefiere bucear en los sonidos del rock clásico –especialmente, el facturado en los irrepetibles años setenta- y olvidarse de modernidades. Su propuesta es totalmente retro, tanto a nivel musical como de imagen y, aunque esto pueda parecer a priori algo forzado, la verdad es que olvidas esa posibilidad en cuanto escuchas la calidad de sus composiciones. Aquí no hay pose: su música es un claro homenaje al rock de aquella época, pero estamos hablando de un combo solvente, con personalidad propia y con una gracia especial a la hora de componer buenas canciones; se nota que aman lo que hacen. La banda está formada por cuatro componentes: dos chicos y dos chicas con una imagen que los hace parecer sacados directamente del festival de Woodstock ‘69. Las tareas vocales (lo más llamativo de esta banda, aparte de sus canciones) corren a cargo de Jenna, una dama con una voz privilegiada que cuando canta parece un cruce entre Grace Slick y Joan Jett, aunque hay que dejar claro que su música está muchísimo más cerca de las Runaways que de los también maravillosos Jefferson Airplane. Estamos ante un notable disco de puro hard rock y rock and roll setentero; con una producción verdaderamente acertada y con canciones sencillas, pero con muchísimo feeling, repletas de melodías con gancho. Como os podéis imaginar, las referencias a algunas bandas clásicas son constantes; así pues, podemos encontrar reminiscencias a Thin Lizzy (especialmente en el tratamiento de guitarras) a los primeros KISS (¡esa tremenda “Bellevue Groove”!), a las citadas The Runaways, o incluso pueden recordar a sus paisanos The Hellacopters, cuando estos se movían por sonoridades más clásicas. En definitiva, una deliciosa ensalada de rock añejo, aliñada debidamente, con personalidad, para el disfrute de paladares con buen gusto. Y cuidado, porque esta banda podría dar que hablar; calidad y frescura no les falta. Tiempo al tiempo.

JUANVI PEDRO GILABERT

Deja un comentario

*