HÍBRIDO ‘Vol. I’

(Spinda Records) Fuente Vieja, tercer largo de los sanluqueños Bourbon, ha sido uno de los álbumes más destacados dentro de la escena nacional del pasado 2018. Cuando su impacto todavía permanece nos llega bajo el mismo manto, el sello Spinda Records, el debut de Híbrido que será, con toda seguridad, otro de los trabajos discográficos que figurará entre los más importantes del presente año. No, pese a ser su primer disco no son unos recién llegados, al contrario, sus nombres van fuertemente ligados a lo mejor de la escena andaluza de las últimas décadas tras militar o haber militado en combos con tanto arraigo como Viaje a 800, Atavismo, Mind! o Los Bradlys. Incluso la propia banda no es nueva ya que lleva casi cuatro años de guadianesca existencia antes de darnos la oportunidad de disfrutar de este magnífico debut.

Una de las definiciones de la palabra híbrido en el diccionario es la siguiente: “Que es producto de elementos de distinta naturaleza”. Adecuadísimo apelativo el que han escogido, sus canciones son el fruto de la unión de diferentes y diversas influencias que encajan a la perfección en el resultado final, gracias a la suma de la contribución de cada uno de los componentes, que aportan su propia idiosincrasia al servicio del todo. Llegando a una conexión creativa reflejada en un repóquer de canciones que dejan con ganas de más. Y es que el disco, pese a contener un par de composiciones que superan los diez minutos y otro par a las que no les falta mucho para llegar, transcurre en un suspiro.

«Pensando en un Eco de Distinto Interior» es el título de apertura, la pulsión de bajo, José “Poti” Moreno deja la guitarra para encargarse del mismo en este caso, da la salida para que las doce cuerdas de José Angel “Oceano” Galindo y Zoa Rubio empiecen a volar, y ya no tomarán tierra hasta el final de los tres cuartos de hora que dura la grabación, impulsadas sin descanso por el baqueteo de Sandri Pow. Las voces con eco, el espíritu libre, la atmósfera galáctica y la sensación de que en cualquier momento te van a sorprender mantiene al oyente en vilo, atento a la escucha, luego driblan para jugar al despiste en el siguiente corte, «Nada Nadie», más ligero y luminoso, de estribillo cuasi pop y crescendo épico que nos prepara para un trío final de aúpa. «Escarlata» es un viaje psicodélico hacía otras dimensiones que prepara el terreno para la llegada de un par de canciones que desprenden tanta magia como buen hacer y donde queda patente la libertad compositiva que les ha caracterizado desde el principio de sus carreras. El rotundo riff que rompe los trece minutos de «Les Pilules Vertes» ya avisa de lo que te vas a encontrar, una fusión de sonidos, desde el stoner hasta la subliminal presencia de la herencia del rock andaluz, cristalizados de manera natural por un trabajo de guitarras de los que dejan huella. Y cuando todavía tratas de recomponerte y recuperar el aliento te sueltan «Ente», que sin tiempo siquiera de pestañear te seduce con sus sosegados primeros minutos para ir subiendo de tono y estallar en un monstruo eléctrico que repta amenazante e incluye ese toque inesperado (otro truco más sacado de la manga) en que, con la colaboración de Jorge García de Adrift, aparecen unas voces guturales deudoras del metal más extremo que acaban de ganarte definitivamente para su causa.

En Híbrido hay baños de ácido lisérgico, contundencia stoner y pegada hard, la etérea ensoñación del rock espacial y los desarrollos alambicados del progresivo junto al personal bagaje de cada uno de sus miembros y la impalpable presencia de las peculiaridades propias de su tierra, tradiciones, clima y esa peculiar forma de ver la vida que marca la inspiración y la personalidad de los artistas sureños. Un tanto más que contabilizar en el haber de unos músicos que no suelen fallar.

MANEL CELEIRO






Your email address will not be published. Required fields are marked as *

*