HELL’S FIRE ‘Rest In Riffs’

(Rock Estatal Records)

No se anda con chiquitas esta pandilla de desalmados del centro de la península. Si ya avisaron con los  anteriores ‘A.M.M.O.‘ (2012) y ‘Eleven Roads To Hell‘ (2009) que lo suyo no era para tomarlo a broma, con este ‘Rest in Riffs‘ se han ganado a pulso el derecho a ser nombrados sin reparos como uno de los mejores valores en alza que tenemos ahora mismo en activo. ¿Exagero? Para nada, los tipos, aparte de ir sobradísimos a nivel instrumental (de la voz hablaremos luego), han logrado firmar un trabajo que al volumen adecuado puede perjudicar gravemente tu estructura ósea. Pero, antes de seguir, ¿de qué diablos estamos hablando? Pues de metal con influencias stoners y matices de southern rock (más en espíritu que otra cosa, pero presente) pétreo, pantanoso, con poco margen a las sutilezas o a las exhibiciones vacuas. Sí quereis referencias, podeis pensar en los Black Sabbath más recios, Pantera, Down o Corrosion of Conformity. O en unos Spiritual Beggars asilvestrados y desprovistos de teclados. ¿Veis por dónde van los tiros? Guitarras correosas, tan pesadas o juguetonas como uno pueda desear. Riffs imaginativos, solos salidos directamente del infierno, acordes retorcidos o cercanos a la rasposidad del thrash. La base rítmica es irreductible, impenetrable, arrasa con todo. ¿Y qué decir de la voz? Pues que tenemos en Big Mario un buen alumno de la escuela Dio-Sabbath. Sus cuerdas vocales sorprenden en cada tema, llegan sin problemas a donde se proponen y mantiene el equilibrio entre la agresividad y la melodía. Todo ello da como resultado un trabajo sólido y completo, desde la presentación del compacto (potente y atractiva) hasta el último corte. Tanto es así que cuesta escoger algún tema destacable.

Ya la intro “Call Of The Swamp” (muy en la onda de “These Shrouded Temples” de C.O.C.) anuncia muy acertadamente lo que ha de venir, un festival pantagruélico de temas de alto nivel, tanto en ideas como en ejecución. “The Hearse”, “Never Too High”, “Same Old Story”, “March of the Witch”… da igual, el promedio es muy alto y es muy difícil quedar decepcionado ante tal aluvión de propuestas. Si hasta las tres versiones que nos ofrecen (“Roadhouse Blues” de The Doors -mutada aquí en un pepinazo sorprendentemente thrash-friendly, la sobadísima “Neon Knights” de Black Sabbath y “Bury Me In Smoke”, tres elecciones que encajan sin problemas en el conjunto) parecen sacadas de su propio cancionero. ¿Algún pero? Quizás hay quien podría argumentar su falta de originalidad, de ser demasiados deudores de sus influencias. En este caso, aparte de no ser verdad, no importa, pues lo que cuenta es su enorme potencial y la aplastante impresión de que en el futuro nos pueden dar muchas alegrías. De momento vale mucho la pena apuntar su nombre en vuestras respectivas agendas de bandas a tener en cuenta, disfrutar sin tapujos de este tremendo ‘Rest In Riffs‘ e ir a verles en directo cuando tengais ocasión. Desconozco cómo andarán en Madrid de pantanos con caimanes, pero… a mí ya me vale.

YURI VARGAS

Deja un comentario

*