HARVEST–ERIC BAULE (Bikini, Barcelona 17-06-2015)

Harvest eric baule  news

Noche muy especial para los amantes del prog de Barcelona. Es sabido que hace tiempo que querían hacer un concierto juntos y finalmente lo consiguieron; y es que Eric Baule (el grupo) y Harvest son dos de las bandas de metal-rock progresivo más queridas de la ciudad, lo cual quiere decir que sus seguidores lo son de verdad: las apoyan y aprecian sin que se note ninguna grieta en sus filas. Y ahora que el prog, como concepto global, es un género en alza y cada vez más popular entre las nuevas generaciones (su carencia de prejuicios es clave), quién sabe hasta donde podrían llegar sus pasos.

Eric Baule, el músico, es el guitarrista/compositor/cantante de Moonloop, pero ésta no era una noche de death técnico, sino que correspondía presentar las canciones de su primer trabajo en solitario, el brillante “Revelations Adrift”. Éste es un trabajo de rock progresivo, con muchas luces y colores, que se antoja como un viaje través de los paisajes del alma. No iba a resultar fácil llevar al directo estas canciones tan elaboradas, tan cargadas de matices… pero lo hicieron, y de una forma tan enérgica como limpia y solvente. De todas formas, el concierto fue de menos a más, en una comunión progresiva entre músicos y público. ¿Que el prog es un lenguaje frío y distante? Puede que lo sea en ocasiones, pero eso no se vio esa noche en Bikini. Baule, más que cantar y tocar la guitarra, vivió intensamente la actuación. Rugidos de aclamación para los guturales de “Circle of dead eyes” y aplausos entusiastas para cada uno de sus solos. Una base rítmica conjuntada y rozando la excelencia (Eric Rovira, batería y coros, y Dani Soto, bajo), y un teclista/guitarra (Alex Calero) que se con reveló como un gran apoyo para el directo, contagiándonos a todos con su entusiasmo. Y como colofón, un final de fiesta catártico, con Isam Alegre (el teclista que grabó el compacto) uniéndose a la banda en la extensa “Spring Disease”, toda una exhibición de fuerza, pasión y virtuosismo. ¿Pegas? Ninguna, sólo que me gustará ver el mismo concierto cuando la banda esté más rodada y conjuntada. Es música para los amantes de la excelencia y no llegará a todo el mundo, pero merecen estar en lo más alto, en la medida de lo posible. Implacables.

Harvest, quinteto, encabezado por vocalista Monique Van Der Kolk, ocuparon el escenario con tanta parsimonia como autoridad. No en vano, ya tienen tres discos en su haber y han teloneado a grandes del género, como Marillion. Lo suyo no es el ataque directo a la yugular, sino los ambientes envolventes y subyugantes, ante el cual sólo puedes caer rendido sí o sí. Con una Monique con sus pies desnudos bien plantados en el escenario, la banda desgranó los temas de “Northern Winds”, su nueva propuesta discográfica, bien confiados en el dominio total de sus armas y conscientes de la brillantez de su nuevo trabajo. Los temas fluyen libres y, aunque entran bien por los oídos, la complejidad de las composiciones no está al alcance de cualquiera. Y si Monique es una frontwoman extraordinaria (un poco en la línea de Anneke Van Giersbergen, combinando fuerza y fragilidad con suma maestría), el resto de la banda brilla con luz propia. Todos maestros en su terreno, no se pierden en exhibiciones de virtuosismo vacío y enfocan más sus esfuerzos en el trabajo conjunto. Eso sí, los solos de guitarra de Jordi Prats son una delicia por sí mismo. Así, fueron cayendo temas como “Into the Void”, “This Day” o “Rush”, finalizando el concierto con “Colours”, inspirado en el terrible caso de alguien que desapareció en el mar sin dejar rastro… Un concierto que confirma lo que ya sabíamos, Harvest deben dejar de ser un secreto a voces y pasar a un nuevo nivel de popularidad. Eric Baulé y Harvest: una gran noche de hermandad progresiva, en la que todos nos fuimos para casa con una gran sonrisa.

TEXTO Y FOTOS: YURI VARGAS

Please follow and like us:





Your email address will not be published. Required fields are marked as *

*