HAMLET ‘Berlín’

(Maldito Records) Tiene algo este “Berlín” de Hamlet, que atrae incluso antes de empezar a sonar. Desde la portada y el título, parece que los madrileños pretendan introducirnos en un estado de ánimo que es el que predomina en el duodécimo trabajo (undécimo si no quieres contar “Peligroso”) de la banda.

Porque, aunque Hamlet son totalmente reconocibles en cada uno de los cortes de “Berlín”, todos los temas parecen hilados por una sensación de frío y oscuridad como la que rodea a la perra que nos observa desde la foto de portada.

Esta sensación sienta de maravilla a Molly y los suyos, que han facturado un de sus mejores discos, algo muy poco habitual en bandas con treinta años de carrera. El trabajo de producción de Carlos Santos (un nombre a tener cada vez más en cuenta) y el de Will Putney en la mezcla y la masterización, así como los jugueteos de Luís Tárraga con un arsenal de efectos analógicos y de Paco Sánchez, que en algunos temas ejecuta unos patrones rítmicos repetitivos que rozan lo industrial, brindan a este “Berlín” una brisa de aire fresco (o helado)  que envuelven y atrapan al oyente desde que el disco echa la puerta abajo con la brutal ‘Persiste, Insiste, Repite’ – toda una declaración de principios por parte de un grupo que se ha llevado no pocos palos – hasta que cierra con ‘Vulgar’, el corte más cercano al punk o el hardcore en este trabajo; sin dejar atrás ‘Eclipse’, indudablemente mi canción favorita del disco y la que mejor nos introduce en el Berlín de Hamlet al mismo tiempo que representa a la perfección el estado en el que la banda se encuentra ahora mismo tocando un poco de todos los palos en los que el combo siempre se han sabido mover como nadie.

Hamlet ha demostrado estar en una forma excelente. Si con ‘Amnesia’ y ‘La Ira’ empezaron a experimentar una subida y a reafirmarse como referente en el metal alternativo – un status que quizás nunca debió haberse puesto en duda – , con su último disco no solo demuestran que les queda cuerda para rato, sino que lo mejor aún puede estar por venir. ‘Berlín’ es Hamlet pero tiene algo más: riffs demoledores, la voz desgarrada de un Molly que sigue manejándose con las melodías pero, aún más importante, sabe no abusar de ellas, una agresividad sin tapujos ni ironía y una gélida oscuridad envolviendo todo el conjunto. El tiempo nos dirá si esto ha sido un experimento o una mirada al futuro de la banda, pero en cualquier caso ha sido un movimiento inteligente y un paso a tener en cuenta. ‘No Sé Decir Adiós’, grita Molly en otro destacable momento del disco. Brindemos por eso.

ISAAC MORA

Please follow and like us:





Your email address will not be published. Required fields are marked as *

*