GUTTERCATS (Monasterio, Barcelona 17-04-18)

Quizás no sean especialmente conocidos por estos lares, pero nadie que lleve en su ADN a Johnny Thunders, The Gun Club o Jacobites debería pasar por alto a esta banda, que siguen al pie de la letra esa vena punk más acústica, gypsy y melancólica que instauraron Thunders y sus Heartbreakers.

Pero antes de este secreto tan bien guardado de nuestros vecinos del norte hubo mucha tela por cortar con la banda encargada de abrir la velada; The Outside Hours. Trío local que gracias a ganar un concurso lograron tocar en el mismísimo Azkena Rock Festival. Presentaban su álbum ‘Red Runs The River’ y desde el primer momento captaron la atención del público con su blues garagero y de tintes psicodélicos. A ritmo del clásico “Pipeline” empezaron su recital y durante cuarenta y cinco minutos dieron sobrada clase, blues saturado y mucho fuzz. Fueron cayendo alguna que otra versión y canciones de su recomendable larga duración como “Don’t Die On Me Rock And Roll” o “The Beggining Of The End” que sonaron más robustas que en sus versiones de estudio y ejecutadas a la perfección por unos músicos que saben muy bien lo que se llevan entre manos. De hecho lograron arrancar la petición de un bis por parte del público y se despidieron con una aguerrida revisión del clásico blues “Little Red Rooster”.

Harina de otro costal musical fue lo de los parisinos Guttercats que llenaron la sala de vibraciones gitanas, punk y flokies. Nada más tomar las tablas se les percibía contentos de estar ahí y empezaron a encadenar una canción tras otra dando cancha y prioridad a su reciente ‘Follow Your Instinct”. Intensas y llenas de melancolía “A Trip Down Memory Lane” o “I Wonder”. Exquisita decadencia y bohemia que conquistó enseguida a los presentes que arroparon a base de bien a la banda, que supo responder a base de entrega y empatía. Sorprendió también el buen hacer de la banda a nivel instrumental, sin fisuras y especialmente el guitarrista Fed Ghibaudo que con su eléctrica hacía unos deliciosos dibujos sobre la base acústica del combo. Con todas estas buenas vibraciones el concierto se encaminaba hacia su recta final con una coreada “Follow Your Instinct”. Tanda de bises que lograron poner el punto de ebullición necesario para finiquitar el recital con “Without You I’m Nothing” y una extensa e intensa “Way Down In Hell”. Punto y final a una velada para una banda que hacen de su entrega y ganas el baremo de sus conciertos. Seguro que a Johnny Thunders le hubiera gustado.

TEXTO: XAVI MARTÍNEZ

FOTOS: MANUEL ALFÉREZ

Deja un comentario

*