GRAHAM BONNET BAND (Razzmatazz 2, Barcelona 04-12-17)

Cuando, hace unos días, comentaba en el “rewind” que le dedicamos a ‘Disturbing The Peace’, que no habría mucha gente interesada en la carrera de Alcatrazz en 2017, no imaginaba lo acertado de mi comentario. Y es que, apenas cien almas se acercaron a la mediana de Razzmatazz, la noche del pasado lunes, para presenciar el show de la Graham Bonnet Band, con repertorio basado en su proyecto más longevo durante los 80’s.  Fue necesaria la colocación de la dichosa cortina negra a mitad de sala, que nos recuerda habitualmente que la falta de público es un mal endémico de nuestras salas de medio y pequeño aforo

Así las cosas, y ante no más de cincuenta personas, aparecieron en escena los integrantes de Deaf Leopard, banda tributo a -lo han adivinado- Def Leppard. Mi relación con las bandas tributo es, digamos, compleja. Pero, ¡que me aspen si estos tipos no me hicieron disfrutar con su set! Con un sonido bastante notable, la banda se manejó muy bien en escena (especialmente su frontman), y, comenzando con una sorpresiva ‘Action’, -la versión del tema de Sweet,  nos ofrecieron enérgicas y muy conseguidas versiones de clásicos de los Leppard como “Animal”, “Let’s Get Rocked”, una primeriza “Let It Go”, acabando, cómo no, con “Rock Of Ages” y la celebérrima “Photograph”, arrancando no pocos aplausos con su actuación.

Para cuando la banda de Graham Bonnet  tomó posiciones en el escenario, la sala presentaba un aspecto algo más animado. No nos engañemos: en las diversas visitas a la ciudad, Bonnet ha ofrecido alguna de cal, y también alguna que otra de arena. Así que no les extrañará que éste que suscribe asistiera al evento con cierta cautela. Cautela que saltó por los aires durante los primeros compases de “Too Young To Die Too Drunk To Live”, que supuso el inicio del show, para, a continuación, atacar una inapelable “All Night Long”. Y es que, amigos, Graham Bonnet ofreció un despliegue de entrega, intensidad y energía que pilló a todos por sorpresa. Desde el principio del set estuvo intratable con su voz, derrochando buen humor, y muy bien apoyado por el retornado Jimmy Waldo (teclista original de Alcatrazz), y por una sección rítmica muy robusta, compuesta por el nuevo batería, Mark Benquechea, y la (permítanme, por favor, el comentario) absolutamente escultural bajista, Beth-Ami Heavenstone. Por su parte, el recientemente incorporado guitarrista, Joey Tafolla, estuvo muy inspirado, y respetó en todo momento los solos originales, sin pecar demasiado de autocomplaciente.

El repertorio fue de ensueño. Basado en los discos de Alcatrazz, pero, obviamente, rescatando piezas de trabajos tan imprescincibles como ‘Down To Earth’ o ‘Assault Attack’. También hubo tiempo para un par de temas del nuevo trabajo, ‘The Book’, como “California Air” o “Into The Night”, e incluso para rescatar temas como “Night Games” o una simpática “S.O.S.”, del lejano ‘Line Up’. Pero, seamos honestos, donde tanto banda como público se vinieron definitivamente arriba, fue durante las extraordinarias rendiciones que ofrecieron de piezas del calibre de “God Blessed Video”, “Desert Song”, o una monumental “Jet To Jet”. “Stand In Line”, tema homónimo del disco que Bonnet grabó con el pesado de Impelliteri, mantuvo el nivel. El grado de entrega de Bonnet fue tal, que, durante una especialmente intensa “Island In The Sun” perdió la voz durante unos instantes. “Starcarr Lane”, del primer disco de Alcatrazz, supuso toda una sorpresa, y sonó a gloria. Por no hablar de joyitas ocultas como “Skyfire” o clásicos absolutos como “Since You’ve Been Gone” o “Assault Attack”, con la cual se despidieron por primera vez. La banda no tardó en regresar a escena para acometer una irresistible tanda de bises. La célebre intro de teclados de “Eyes Of The World” puso nuevamente patas arriba a la audiencia, y, una vez más, Bonnet estuvo impecable. Una imponente “Hiroshima, Mon Amour”, con una ejecución magistral por parte de Tafolla, dio paso al último tema de la noche, “Lost In Hollywood”, que puso punto y final a una inolvidable velada de hard rock clásico, y nos quitó la espina clavada que teníamos desde la anterior, y desangelada, visita de Bonnet a nuestros escenarios. ¡Así sí, Graham!

TEXTO: EDU A. CRIME

FOTOS: DESI ESTÉVEZ

 

Deja un comentario

*