GLENN HUGHES (Apolo, Barcelona 01/04/19)

Inusitada expectación (a pesar de ser su enésima visita a la Ciudad Condal) para ver en directo al ex miembro de Deep Purple. Imagino que el afrontar un repertorio basado exclusivamente en las canciones de su antigua banda ayudó a poner la sala hasta la bandera y a crear una euforia nunca vivida en sus previas visitas. Sin ninguna dilación y sobre la hora prevista el bajista y vocalista tomó las tablas arrancando con el inmortal “Stormbringer”. A partir de ahí quedo claro cuál iba a ser la tónica del recital, un Hughes solvente con una imagen impecable pero que ha perdido fuelle vocal, que lo suplió muchas veces con un efectivo y efectista falsete. Sin problemas, la banda cumplía a las mil maravillas y él se sentía pletórico y muy arropado por la respuesta del público que no hacía más que llevarle hacia arriba. Fue cayendo lo más granado del denominado de MK III; “Might Just Take Your Life”, una extensa y lustrosa “You Fool No One” y el inevitable recuerdo al malogrado Tommy Bolin con “Getting Tighter”. El punto más sosegado lo puso “You Keep On Moving”, deliciosa pieza del MK IV, que quedó un poco deslucida por la exigente que es vocalmente. Aun así tuvimos lo más cercano que podemos estar de la tercera formación de Deep Purple, que no es poco, y es que hay que reconocer el esfuerzo de Glenn Hughes por acercar su actual propuesta al espíritu y maneras de abordar las canciones de esa formación. La gente lo reconoció y vitoreó al bajista/vocalista, que se mostró más que agradecido de la respuesta del público. La esperada y ejecutada de manera impecable (pero falta de magia todo hay que decirlo) “Mistreated” nos llevó hacia el final con una innecesaria y cansina “Smoke On The Water”, aunque es de agradecer que fuera pasada por el filtro del MK IV con “Georgia On My Mind” incluida. Y como última bala en la recámara quedaba la joya de la corona de su etapa en Deep Purple, la sempiterna “Burn” que sonó a gloria bendita y con la banda y protagonista a tope de energía y buenas vibraciones. Buen concierto de un Glenn Hughes, al que parece que no le queda otra que explotar su pasado más glorioso. Ninguna pega, después de presenciar durante años los pobres espectáculos ofrecidos por David Coverdale e Ian Gillan. Glenn sigue estando bastantes peldaños por encima.

TEXTO: XAVI MARTÍNEZ

FOTOS: LECUMBERRY

Deja un comentario

*