GIGATRON (Salamandra 2, L’Hospitalet 30-10-2015)

Gigatron-3810

Desde su resurrección definitiva, hace ya tres años, Gigatron han dedicado todas sus fuerzas a rendir justicia histórica a su propia (y maltratada) leyenda en dosis casi letales: una celebradísima gira de retorno, una serie de desternillantes singles y video clips, ese magnífico álbum de (re)confirmación que supuso ‘Atopeosis 666’, un mini tour íntimo en formato acústico… La banda de metal más grande del universo pretende recuperar el tiempo perdido y no quiere darnos tregua, y lo cierto es que tampoco la necesitamos. Al contrario, aprovechar cualquier excusa para convertir una noche del montón en una celebración de proporciones gilgamésicas es algo prácticamente obligatorio en los tiempos que corren, y ahora –porque la ocasión lo requería- era el turno de llevar a las tablas una gira (la de presentación de su referencial ‘Mar de Cuernos’) que, diez años atrás, quedó abortada trágicamente antes llevarse a cabo. Como en las películas de piratas, la X marca el lugar del tesoro, en este caso, un desternillante repertorio que revisitaba de principio a fin tamaña obra discográfica: piezas tan conocidas como “Banderas de Roña”, “Walking By My Barrio”, “Mi Hacha Hizo Tu Culo” o la épica “Warrior of the Barrio” compartían protagonismo con perlitas no tan populares, pero igualmente reivindicables, como la enorme “Tú Mismo” (entrañable guiño a la sección de contactos de la revista HeavyRock), la andalusí “La Virgen de las Tachuelas” o ese monumento de crossover chiflado que es “Nigger of the Balls”, todo ello ejecutado con precisión espartana por unos Gigatron tan energéticos y cachondos como de costumbre. El tándem Mike Ferralla / Dave Demonio -apoyado por un barbárico batería sin nombre- volvió a partir la pana, repartir cera y dar la mejor caña, contagiando de buen humor, poderosos riffs y posturitas de libro a un respetable maqueado para la ocasión (no todos los días puedes codearte con peña luciendo orgullosa cuernos, fémures de pijo, pelucones y armas afiladas); y como maestro de ceremonias, el siempre inspirado y expeditivo Charly Glamour demostró que se mueve como un pez en las estigias aguas del eclecticismo más férreo, derrochando actitud, carisma y vitriólica ironía sin apenas respiro ni –por supuesto- vergüenza. Tras rescatar ‘Mar de Cuernos’ al completo, la banda nos regaló una recta final de auténticos hitazos: junto a clásicos expoliados del calibre de “Caballón”, “Heavys En Fallas”, “Grábame el de Slayer” o “Heavy Hasta La Muerte”, himnos como “Apocalipsis Molón” o los añejos –y siempre necesarios- “Barco de Colegas”, “Gigatron” o “Rebeldes de Cuero” rubricaron una (otra más) velada para enmarcar. Talento y parodia, power y diversión asegurada, de la escoria a la gloria y más allá. Ahora, a contar los días para su nuevo álbum de estudio y consiguiente gira… por Odín, que la espera se nos va a hacer eterna.

TEXTO: ALBERTO DIAZ

FOTOS: JOSEP MARIA LLOVERA

Please follow and like us:





Your email address will not be published. Required fields are marked as *

*