GIANT REV ‘Giant Rev’

(Giant Rev / Background Noise)

Que el rock en muchas ocasiones se mueve a base de clichés, lugares comunes y falsas creencias es un extremo que se puede observar con facilidad. Y lo cierto es que dichas actitudes crean un sistema de espejos y vidrios empañados a través de los cuales miramos en demasiadas ocasiones. ¿A qué me refiero? Pues a muchas cosas, pero en esta ocasión incidiría en dos discursos contrapuestos. Uno, el que asevera que todo el rock nacional es execrable y no llega a los mínimos de calidad. Y dos, el que afirma que todo el producto patrio es maravilloso, que no tiene nada que envidiar a “lo de fuera”, que las críticas son productos de la envidia. Afortunadamente, hay un gran sector de fans que valoran las cosas por lo que son, dejando de lado los dogmas de fe. Para ellos está hecho este disco.

Ahondemos. Giant Rev es una banda afincada en Barcelona, aunque dos de sus miembros provengan de Argentina. Al batería Norman ya lo conocíamos por haber formado parte de los añorados Sol Lagarto, aparte de militar en alguna banda tributo. Quizás los nombres de los otros miembros no os suenen demasiado, pero puede que en un futuro lo hagan. Pau Sastre a la voz, guitarra y piano (y autor de la mayoría de las composiciones), Jorge Carrasco al bajo, guitarra y coros, y David García a la guitarra y coros. El vocalista, junto con la banda, llevó a cabo las tareas de producción. Grabado en sus propios estudios (Dr. Hope Studios, así como en Aurha Studios y Vertigo Studios en Barcelona) y mezclado por Pau en los primeros y con la masterización de Andrés Mayo, este debut es uno de los mejores que servidor se ha llevado a los oídos en los últimos años. Todo, desde la presentación del CD a la producción, está hecho con extremo mimo y buen gusto. ¿Y que nos encontramos aquí? Difícil de definir, pues la mirada de la banda abarca tantos paisajes que de entrada parece que no haya nada en común entre los once de los que se compone este disco. La inicial, “Little Beast”, quizás la pieza más oscura de este trabajo, nos lleva por terrenos casi progresivos y a la vez pop. Empezar el disco con ese piano y voz tan melancólicos, seguidos por una guitarra metálica y un ritmo trepidante puede llevar al despiste, pues con el segundo tema, “Down And Out” llega la luz y ya no se irá hasta el final. Sí, la voz de Pau suena endiabladamente a Bon Jovi en muchas ocasiones (y al cantante de los progresivos Enchant, pero como apenas se les conoce lo vamos a dejar estar), pero eso no constituye ningún problema. Lo importante son las canciones, y Giant Rev tienen de sobras. “Born To Be Alive” (nada que ver con el éxito discotequero de Patrick Hernandez) demuestra que el cuarteto sabe perfectamente lo que hace y que la campana no sonó por casualidad. Tema melódico, con estribillo que explota en tu cara y se incrustra en tu cerebelo para no irse más. En “We Do Believe” mezclan la melodía, con arreglos melancólicos (¡qué bien paridos y que bien puestos!) y riffs de guitarras duros como el adamantium. Y así, hasta el final. “Brand New Day” podría haber sido un gran éxito en la radio, en otro tiempo y en otro lugar. “Let Me Be The One” suena como si Foo Fighters quisieran hacer AOR. ¡Qué gran dominio de la melodía! “Nowadays”, “Hey Bro”, todo temas memorables, redondos, cuidadísimos…

Siendo coherente con lo que he expuesto al principio, no vamos a caer en el cliché de “son demasiado buenos como para ser de aquí”, porque no sería justo. Pero, dándole la vuelta, en esta ocasión podemos afirmar, sin temor a equivocarnos, que éste es un producto que puede mirar de frente y sin complejos a (casi) cualquier trabajo del estilo que pueda venir de un país, digamos, con más tradición hard rockera que el nuestro. A los amantes del rock potente, elegante y con clase, os recomiendo encarecidamente que que esteis atentos a las agendas de conciertos de ahora mismo, acudais a su llamada y saqueis vuestras propias conclusiones. De momento, la cita en la sala Razz 3 de Barcelona del 5 de mayo se antoja ineludible. Giant Rev son grandes y no podeis tardar más en comprobarlo.

YURI VARGAS

Share





Your email address will not be published. Required fields are marked as *

*