EUROPE: LAS ALAS DEL PRESENTE

La próxima semana marca el inicio de una nueva gira de los suecos Europe por tierras españolas, y creo que ha llegado el momento en Rock On de intentar derribar los prejuicios de mucho rockero ‘serio’ hacia el quinteto, ya que este combo es uno de los más brillantes que ha dado el viejo continente dentro del rock duro de tintes melódicos. Cierto es que servidor nunca le ha visto la gracia por ninguna parte al tema que les hizo estrellas en todo el planeta (“The Final Countdown”, por supuesto): ese irritante riff de teclado aunado con unas líneas melódicas de fiesta mayor y una letra sonrojante hicieron merecidamente de la tonada el blanco perfecto de cualquier persona con buen criterio musical. Más deleznable aún si cabe es “Carrie”, un arma de destrucción masiva llena de sirope que -a pesar de su éxito entre la parroquia adolescente femenina- es uno de los hits AOR más mediocres que se haya podido escuchar jamás. Y aquí finalizan los pecados del combo, porque hasta “Rock The Night” tiene su punto como inocente himno hedonista y fiestero.

A partir de este punto, vamos a repasar su trayectoria discográfica, llena de grandes momentos que merecen ser reivindicados y que remonta hasta hace más de treinta años, concretamente a 1983, año en el que el entonces cuarteto publica su debut de homónimo nombre, y que sin ser una obra de referencia ya apunta muy buenas maneras. Un álbum que, a pesar de la juventud de la banda, ya marca de manera diáfana la personalidad y puntos cardinales por los que se les reconocerá que serían a groso modo los siguientes: hard rock de guitarras de marcada ascendencia europea (valga la redundancia) con claras influencias del binomio Deep Purple/Rainbow, UFO y Thin Lizzy, pero con una especial y lograda querencia por la melodía. A esto, hay que sumarle las dos principales armas del grupo, siendo la primera el vocalista Joey Tempest, un privilegiado cantante con un tono de voz muy personal, potente pero claro, limpio y melódico a la vez, aparte de ser un prolífico compositor; la otra bala en la recámara en John Norum, guitar hero de influencias muy clásicas, pero que nunca cae en la trampa del onanismo del mástil y que siempre trabaja en beneficio de la canción, todo lo contrario de su paisano Yngwie Malmsteen. Todo esto queda perfectamente reflejado en su ópera prima que, aparte de mostrar la personalidad del grupo, también aporta algunas buenas canciones y que -a día de hoy- aún son interpretadas en directo, como las explícitamente melódicas “Seven Doors Hotel” y “Paradise Bay” o la aguerrida “In The Future To Come”.

Europe - Wings of Tomorrow  (1984)startfromthedarkoutofthisworld

 

 

 

 

 

 

Sólo un año después en 1984 y con la misma formación publican ‘Wings Of Tomorrow”, álbum que es un cualitativo paso de gigante en su trayectoria: siguen apostando por el mismo sonido, pero las composiciones empiezan a ser enormes. La prueba más palpable es el tema que abre el disco: “Stormwind”, potente, con garra pero con estribillo y melodía memorable. De esta guisa transcurre un notable disco de hard europeo, donde las buenas canciones y las guitarras campan a sus anchas (como el tema título) o buenas baladas como la posteriormente regrabada “Open Your Heart”. Es a partir de su gira de presentación donde se establece también su formación clásica, fichando al teclista (glups) Mic Michaeli y al batería Ian Haugland; y dos años más tarde, en 1986, llega la obra de innombrable título genérico que les hará tocar el cielo con la palma de sus manos. Un buen disco también, a pesar de los dos temas comentados más arriba, que contiene hard melódico de categoría como “Danger On The Track”, “Ninja” o “Heart Of Stone”. Este álbum, aparte de marcar un punto de inflexión a nivel de popularidad, también provoca la espantada del guitarrista John Norum, que viendo el público púber que les empieza a seguir y una comercialización especialmente notoria en el tema título, decide irse con su música a otra parte, iniciando una carrera en solitario con más músculo que proporciona momentos brillantes (como su debut ‘Total Control’ o ‘Face The Truth’, donde Glenn Hughes se hace cargo de las voces).

Sin tiempo para el titubeo el miembro fundador es sustituido por Kee Marcello, otro buen guitarrista, pero quizás de tintes más flashies y pirotécnicos que su predecesor. Tras la borrachera de éxito y popularidad, la resaca de 1988 lleva por nombre ‘Out Of This World’, un disco que aún les muestra más comerciales y de producción más amable, aunque perfecta. Aún así… ¡menudo disco!, una de las cumbres del AOR continental, con unas canciones que rozan la perfección melódica, como el sencillo “Superstitious”, “Ready Or Not” o “Just The Beggining”. Todo un triunfo artístico, que no comercial, ya que aunque el disco funciona bien, también a rebufo de su obra previa los resultados a nivel de ventas aunque muy dignos no son los esperados. 0De esta guisa, nos plantamos en 1991, donde el quinteto sueco retorna con ‘Prisoners In Paradise’, otro buen disco con cambios bastante notorios: primero, un sonido mucho más contundente, con nada veladas influencias del hard rock americano, que da total preponderancia a las guitarras y, segundo, una nueva imagen muchísimo más austera. A pesar de que el disco es bastante recomendable y siguen teniendo su sello propio, se percibe claramente el intento de querer captar a una audiencia que siempre les había dado la espalda, algo que por supuesto no consiguieron y sólo falto el advenimiento grunge y alternativo de principios de los noventa para que el grupo quedara como una reliquia de un pasado muy reciente que nadie quería recordar. Muy inteligentemente, a finales de 1992, anunciaban su disolución: no tenía ningún sentido seguir intentándolo en un mundo que les era totalmente hostil.

Europe 01(Joey Tempest en su última visita a Barcelona)

Y así estuvieron (con alguna reunión para algún show puntual) hasta 2003, cuando anunciaron su retorno a tiempo completo. Y aquí habría que hacer un inciso, ya que el retorno de Europe es uno de los más dignos y consecuentes que se recuerdan. Al igual que con otros combos se palpa “el todo por la pasta”, en el grupo escandinavo el sentimiento de “negocios por terminar” es más que explicito. En 2004, se edita ‘Start From The Dark’, un muy buen trabajo donde el combo le da un notorio barniz contemporáneo a su música, siendo las canciones mucho más oscuras, pero sin perder la identidad melódica que siempre les ha caracterizada. No sólo eso, sino que el retorno es además con la formación clásica al completo, incluido el hijo pródigo John Norum sustituyendo a Kee Marcello. La consiguiente gira les muestra en plenitud de facultades, con una imagen acorde a los tiempos que corren y confiando ciegamente en su nuevo material, basando sus recitales en canciones nuevas. Hay un sentimiento de mirar hacia adelante que, de hecho, llega hasta día de hoy, donde el material nuevo siempre goza de preponderancia, sin olvidar obviamente momentos claves de su pasado.

Ya establecidos de nuevo en el mundillo, Europe siguen publicando discos (como si fueran una banda en pleno crecimiento), y en 2006 lanzan ‘Secret Society’, otro buen álbum que quizás peca de dejar aflorar demasiado la vena actual, con afinaciones demasiado graves y extrañas líneas melódicas. Nada les detiene. El público responde y en 2009 publican ‘Last Look At Eden’: sin dejar de sonar modernos, retoman parte de su sonido clásico, tal como la misma banda declaró: “un álbum moderno de rock retro”. Otro acierto y, además, en directo no fallan, ofreciendo conciertos impecables donde dan a entender que aún tienen mucho que decir. Su última referencia en estudio es ‘Bag Of Bones’, de 2012, otra esmerada colección de canciones donde a su habitual sello se le suma una clara influencia del blues, dando lugar a un álbum que hace pensar en el tipo de rock duro que practicaban Led Zeppelin. En definitiva, una trayectoria discográfica en la que vale la pena ahondar y unos próximos conciertos que es de suponer que les mostraran tan en forma y actuales como en el pasado verano, cuando tocaron por estas tierras junto a Whitesnake y Def Leppard. Una oportunidad muy buena para que los prejuiciosos descubran a una de las mejores bandas de rock duro que ha dado la vieja (y valga de nuevo la redundancia de nuevo) Europa.

TEXTO: XAVI MARTÍNEZ

FOTOS: LUÍS LECUMBERRY

 



(Siguiente) »



Your email address will not be published. Required fields are marked as *

*