ENTREVISTA VÍRICA: PRODUCCIONES ACARAPERRO

Y seguimos con nuestra serie de entrevistas víricas. La pandemia provocada por el Coronavirus le ha dado un vuelco al mundo de la música, especialmente a los conciertos en directo. Las restricciones dictadas para frenar la expansión del virus han reducido la música en directo al mínimo común múltiplo. La crisis en el sector es demoledora y no se tiene nada claro cómo se saldrá de todo ello. Por ello hemos creído importante contactar con músicos y gente relacionada con este mundo para que den su opinión sin tapujos. Y hoy le toca a Manel Celeiro, una de las cabezas visibles de Producciones Acaraperro/Rocksound, promotora de conciertos y discográfica. Sin más dilación le cedemos la palabra a Manel Celeiro que en esta entrevista se nos muestra con algo de optimismo dentro de las vicisitudes actuales.

PARA EL PODER LA CULTURA ES UN MERO ENTRETENIMIENTO

¿Cuál es tú visión global y opinión personal sobre todo lo que está sucediendo desde la irrupción del Coronavirus en el planeta?

Bueno, es difícil de evaluar. Estábamos tan seguros en nuestro mundo confortable y “seguro” que nunca nadie esperó que esto nos fuera a superar de esta manera. Nadie tenía herramientas preparadas para enfrentarse a algo así. Y así nos ha ido. Y cuando pase la emergencia médica, que pasará, nos quedará una tremenda crisis económica que será muy dura de remontar. Y como colofón final ver en primera persona que los estados, todos, no se salvan ni uno, no están preparados para afrontar según qué tipo de crisis.

A nivel personal pues la lógica preocupación por la salud de mi familia y amigos y por la actividad laboral, ya que la profesión que realmente paga mis facturas se ve afectada directamente por las restricciones y la sensación de que esta mierda nos está robando la vida. Nos priva de lo que da sentido a la existencia (o por lo menos la mía): la cultura y la interacción social con nuestros amigos y familiares, algo absolutamente imprescindible para nuestro carácter. Y los bares, los restaurantes y las salas de conciertos cerrados… ¡Por San Ronnie Van Zant! ¡Nuestras segundas casas!

A nivel personal ¿Cómo ha afectado la pandemia a vuestras actividades artísticas?

Pues obviamente nuestra actividad como Producciones Acaraperro se ha visto frenada en seco. Teníamos cerrada una programación de conciertos desde el pasado marzo hasta este mismo mes de noviembre que ha quedado en nada. Pudimos realizar una edición local del Rootsound Fest y nada más. Ahora mismo cero. Algunos contactos para giras que se van a mitad / finales del 2021 y poco más.

Respecto a nuestra faceta como discográfica pues hemos editado varios discos desde el inicio de la pandemia, James Vieco Band (Nimaya), Malacara Blues Band (The Rookie) y, hace escasos días ha salido Revolve, disco acústicode la banda barcelonesa Fuzz Forward. Pero claro, la venta se resiente también. Ya que no hay conciertos, las bandas venden mucho en sus bolos, y la gente tiene otras preocupaciones.

El equipo de Producciones Acaraperro y Rocksound al completo

¿Crees que el mundo de la cultura en general, y en especial el de las artes escénicas o música en directo será capaz de recuperarse de este tremendo varapalo?

Seguro. Siempre es así. Todo pasa y el mundo sigue adelante – por lo menos hasta el momento- suceda lo que suceda. Pero está claro que se necesita un replanteamiento y un nuevo enfoque. La industria ya estaba tocada antes de la pandemia y ahora todavía lo está más. Y muchos se van a quedar por el camino en estos días. Quizás sea la ocasión para que sea un punto de inflexión y se puedan hacer las cosas de otra forma. Pero ¡ojo!, no solo por parte de bandas, promotores, agencias y demás partes de la industria, creo que también el público debe hacer una reflexión desde su condición de cliente.

¿Qué opinión te merecen los conciertos que se están haciendo con las distancias y mascarillas? ¿Crees que eso son realmente conciertos?

No, no son realmente conciertos, o por lo menos no como los entiende un servidor. De pié, cerca de la gente, la cerveza en la mano, el calor del público, el subidón colectivo… En fin, podíamos citar muchos alicientes y atractivos de la música en vivo “normal” (que rabia da esa palabra, ¿normal?, ¿normalidad?). Pero te diré que he estado en varios, unos como espectador y otros como promotor, y menos es nada. Es como un placebo que substituye la realidad, pero es un agradable sucedáneo.

¿Te da la impresión que desde el poder y los gobiernos ha habido un intento de demonizar los conciertos y los eventos en directo?

No. En absoluto. No se trata de demonizar. Lo que si queda claro, y a ver quién es el guapo que puede rebatirlo, es que para el poder la cultura es un mero entretenimiento. Y como tal la ha tratado, pero no solo en estos tiempos si no históricamente. La cultura para el poder siempre ha sido un bien absolutamente prescindible. Y si hablamos en concreto de música rock o pop todavía más. No en todos los países del mundo, pero creo que podríamos contarlos con los dedos de las manos si nos pusiéramos…

Para finalizar ¿Ves alguna vuelta a la normalidad en un plazo razonable de tiempo, o piensas que tu mundo ya no volverá a ser el mismo?

Quiero ser optimista y pensar que sí. Que todo volverá a la normalidad (otra vez la dichosa palabreja) pero no lo veo en un plazo cercano. Creo que todavía nos quedan meses de secano que aguantar aunque en el momento de hacer la entrevista ya están a punto (o eso dicen) un par o tres de vacunas. Pero no es de un día para otro. Es un proceso relativamente largo. Respecto a mi mundo pues no lo sé tío, también quiero creer que será así, pero también hay que esperar un poco para ver si realmente va a ser posible.

XAVI MARTÍNEZ

Please follow and like us:





Your email address will not be published. Required fields are marked as *

*