ENTREVISTA THE L.I.P.

The LIP band4

Acabo de transcribir esta entrevista y, al apagar la grabadora, diría que lo que cubre su carcasa y se cuela entre sus botones son rastros de pizza rancia, quizás una hamburguesa barata. Podría ser cualquier cosa, pero luce fatal y huele peor. Ese ha sido el regalito que The L.I.P. me han permitido llevarme a casa, después de tirar adelante una de las charlas más esperpénticas y accidentadas que jamás haya podido presenciar. Imaginaos la situación: la idea era quedar con sus cuatro miembros en una cafetería del Eixample barcelonés, un terreno neutral –plagado de vejestorios- donde poder tratar de desvelar el misterio que se oculta tras los grotescos (o casi) rostros de sus protagonistas.

Si no les conocéis, ya tardáis: como si de personajes de un macabro juego de rol se tratara, los componentes de The L.I.P. aúnan fuerzas y personalidades opuestas para dar vida a un ente de difícil catalogación: no son góticos ni punk, tampoco podrías meterles en el saco del rock industrial ni definirles como una banda de darkwave corrompido, pero desde las cloacas han editado una colección de canciones que, escarbando en lo más sórdido del ser humano y blandiendo sus tripas con rabia ante un mundo en perpetuo declive, enganchan como la más adictiva de las drogas, si es que has tenido valor para inyectarte en vena su particular propuesta artística.

Un líder de espectral inocencia (Bob No), una musa con agorafobia que sólo abre la boca para cantar (Veronica Angst), un superficial guitarrista glam rocker (WorldWideWar) y el hijo bastardo de Al Jourgensen y GG Allin a la batería (AIDS) conforman este peculiar combo. Me he citado con los cuatro, pero sólo aparecen un nervioso Bob No y el marullero AIDS, quien me saluda con un estruendoso eructo nada más entrar en el local. Empezamos bien. Bob pide disculpas por la ausencia de sus otros dos compañeros, esperando que aparezcan en breve, aunque no se le ve muy convencido de ello. AIDS me regala una copia de su disco, ‘Decadence!’, protegida en su envoltorio de plástico, y me adelanta que me lo ha autografiado con su propia sangre. Todavía tardaré un rato en comprobar que no se ha echado un farol, pero antes enciendo mi todavía impoluta grabadora… y cruzo los dedos porque esto salga bien. Disfruten de la decadencia.

THEY SOUND LIKE SHIT, BUT THEY LOOK AWESOME…

The L.I.P. lo componéis cuatro personas completamente opuestas. Está claro que la suma de vuestros diferentes temperamentos ha dado un resultado único, pero… ¿cómo os definiríais, por separado y en conjunto?

Bob No: Mmmm… es difícil. Di tú algo, AIDS.

AIDS: (Gruñendo) Eh? ¿Qué…?

Bob No: ¿Que cómo defines a The L.I.P. y a cada uno de nosotros? ¡Atenta, nena!

AIDS: Aaah… pues diría que Vero es como mi madre, que War es gilipollas y tú, Bob… tú también eres gilipollas (carcajadas).

Bob No: En fin… ya lo ves, ¿no? AIDS es un maleducado, pero te hace reír. Lo encontré en Besós Mar, en unos locales en los que ensayaba yo antes. Tenía una banda malísima que se llamaba Eixample Decay, con letras que solo hablaban de bombas atómicas y del cielo cayendo sobre tu cabeza. Me gustó porque tocaba la batería fatal, pero se movía mucho, y además gritaba al entrar en los puentes. Me hacía reír… y rompía baquetas todo el rato. Una ruina. Tocaba su instrumento tan mal como yo el mío, así que pensé que nos entenderíamos.

AIDS: Tómate algo, que te invito, Bob.

Bob No: (Risas nerviosas) Luego encontré a Veronica en un foro ruso sobre el Nagoya Kei. Los dos hablábamos en inglés, pensándonos que el otro era ruso, o vete tú a saber. Su avatar me gustó y cada vez que opinaba sobre algo yo siempre estaba de acuerdo con ella. Fuimos hablando y al final resultó que era de aquí y que los dos crecimos en el mismo pueblo, pero nunca nos cruzamos. Muy fuerte. El puto destino. Vero no sale mucho de su habitación, ¿sabes? Quedamos un par de días en su piso y lo pasé realmente bien. Podía hablar de todo con ella sin miedo. Navegamos por la deep web, hicimos unas ouijas, vimos ‘Burst City’… Resultó que Vero había cantado hacia casi quince años en algunas bandas, y la voz que escuché en sus maquetas me volvió loco, así que la lié para volver a cantar otra vez.

AIDS: (Aporreando la mesa) ¡Yo hago coros!

Bob No: ¡Calla, hombre, que pareces un crío, AIDS! Relájate. No asustes a este señor, por favor.

AIDS: Te voy a meter una bomba en el coche, Bob.

Bob No: (Risas) Falta War, ¿no? Tenía que estar aquí, pero… no sé, igual se ha perdido. Bueno, a War nos lo encontramos en un concierto de los Fuzztones en Barcelona. AIDS y yo siempre perseguimos un poco a la gente que nos gusta. Como unas niñas pre-adolescentes siguiendo a una boy band. Le vimos solo en la barra todo el rato, hablando con la camarera, con ese flequillo re-teñido de negro y unos botines plateados con tacón cubano y pensamos que nos gustaría ser amigos suyos. Acabamos los tres en mi casa, escuchando a Nightwish y buscando creepypastas en YouTube. War es un freak. De entrada, sí que nos pareció que era un poco gilipollas, pero pensamos que un tipo tan guapo debía estar en nuestra banda. Además, luego descubrí que tocaba la guitarra, así que…

AIDS: Así que… ¡cagada!

Bob No: ¡Exacto! (Risas) Cagada, porque yo quería estar solo y tranquilo, y al final me lié y el monstruo se me ha descontrolado. Al principio, era una cosa más mía, unas pocas canciones que aborté para no ahogarme con mi propio veneno, pero ahora mismo siento que no tengo mucho control sobre la criatura. The L.I.P. ahora es un poco como… una mala reacción a la realidad. Una alergia muy jodida al mundo que nos rodea, a los estereotipos que vemos en la publicidad, a la gente que va en metro cabizbaja, tan atenta a sus smartphones, a los prejuicios, a la tristeza, a estar enfermo, a la ansiedad, a no encontrar tu lugar, a la pornografía, a no hacer nunca caca bien por la mañana… No sé, a todo lo que nos pone nerviosos y tristes, que básicamente es… ¿todo?

Imagino que no podéis desvelar lo que significa el nombre de la banda, ¿verdad?

Bob No: (Tajante) No.

AIDS: Lost In Paradise! Por Evanescence, ¿sabes?

Bob No: ¡Y una mierda!

AIDS: (Carcajadas)

Quería felicitaros por ‘Decadence!’, uno de los discos más interesantes del presente año. ¿Qué podéis contarnos de su concepción y grabación?

Bob: ¡Gracias! Pues…

AIDS: (Interrumpiendo) ¿De veras piensas eso? No tienes ni puta idea de música, entonces. (Carcajadas y golpes en la mesa. El dueño de la cafetería comienza a mirarnos mal)

Bob No: Lo que quiere decir AIDS es que si ‘Decadence!’ es un disco interesante, pues apaga y vámonos (Risas). Pero bueno… que agradecemos que te haya gustado, ¿eh? Hacemos lo que podemos. Uno mismo nunca es capaz de valorar su propio vómito. No es un disco al uso; más bien es una recopilación de singles que ya habíamos ido lanzando, más algunos temas nuevos. Me apetecía juntarlo todo, editarlo en formato físico y pasar página. A estos les pareció bien. Está todo grabado en casa con un portátil de 2008 y una tarjeta de sonido barata. Y mezclado con GarageBand…

AIDS: Bob, todo eso no le importa una mierda a nadie. Me aburres. Respuesta típica. Invéntate algo mejor, por favor. Pffff!

Bob No: (Confundido) Ya… tienes razón. Lo de antes no lo saques, ¿vale? (Murmura algo para sus adentros, respira hondo y continúa) La verdad es que nos encerramos en un sótano de Ciudad Meridiana durante un mes, fundimos en una bañera llena de ácido el cadáver de un amigo mío, y después de follar y llorar todos juntos durante tres semanas, decidimos desaprovechar los últimos días y nos pusimos a re-grabar todo el disco, pista por pista. Desde cero. Sin ducharnos. AIDS vomitaba todo el tiempo. War no paraba de quejarse, porque no teníamos cobertura. Vero estaba con anginas. Yo llorando. Al final lo masterizó Teto, de Les Olé, en Valencia… y ya está. (Suspirando) Mejor así, ¿no?

Mucho mejor, desde luego.

(En ese momento, aparece WorldWideWar, que se sienta junto a nosotros sin saludar, móvil en la oreja)

the LIP Bob Veronica

En ‘Decadence!’ combináis brutales himnos de corrupción y decadencia con piezas realmente introspectivas, aunque igualmente feroces. ¿Cuáles serían los temas que más significan para vosotros?

AIDS: A mí me gustan todas, menos “3/4 for the bla-bla-bla” (“3/4 For the Death of Bob No”, NDR) que me parece de relleno.

Bob No: ¡Total! De todos modos…

WWWar: (Interrumpiendo) Es una puta mierda de canción. Mis guitarras quedaron fantásticas, por eso. Bob, llamo a Vero con el Skype, ¿OK?

Bob No: Dale. Pues eso, lo que decía, que…

AIDS: A nadie le importa lo que vas a decir, Bob.

Bob No: (Perdiendo los nervios) ¡Callad, coño! Siempre estáis igual. ¡Ahora hablo yo, que por algo soy el Papa de Roma! (Respira hondo) A ver… a mi me duelen todas mis canciones por igual. Por ejemplo, “Decadence” sonó en una pesadilla que tuve hace unos años: me desperté de madrugada, cogí mi móvil y me grabé cantando esa melodía… No sé de dónde coño salió, pero ahí está. Luego, “Shemale Supremacy” apareció jugando con un Casio cutre que tiene Vero en casa. Entre los dos, estuvo terminada en una tarde. (Dirigiéndose a Veronica, a través de Skype) Vero, di algo, niña…

Veronica: (Cara de circunstancias y silencio absoluto)

WWWar: A mí me gusta “BCN Underfuck”, porque es tan facilona y repetitiva que casi puedo sacarme selfies mientras la toco.

Bob No: (Risas) Eres gilipollas, War.

AIDS: ¡Mi favorita es “Beta Uprising”!

WWWar: AIDS, esa ni está en el disco, por favor…

¿Y qué me decís de las dos versiones que habéis incluido? ¿Por qué Miley Cyrus y Bronski Beat?

WWWar: Porque estamos enamorados de Miley, ¿no? ¡Y de Justin!

Bob No: Yo de Miley, ya no tanto. De Justin, sí. Justin Bieber, ¿sabes? ¿Has visto lo guapo que está? No he escuchado ni una canción suya, pero es tan guapo… Lo de Bronski Beat fue idea de Vero. ¿Quieres decir algo, cariño?

Veronica: (Silencio)

Bob No: Fuimos una tarde a casa de Vero con La Barca Sektet, una vieja amiga mía, a hacer unas ouijas, y a Vero se le ocurrió que deberíamos hacer una cover del “Smalltown Boy” con La Barca Sektet cantando; una versión que sonara como si te estuvieras ahogando en un pantano. Sektet es una bruja blanca que te lee el futuro en las cartas y canta y toca el piano como si fuera de otro planeta, así que me pareció buena idea.

AIDS: (Golpeando la mesa) ¡Sektet es la bomba!

Sobre el clip de “Decadence!”, la canción… es toda una declaración de principios y una carta de presentación apabullante. ¿Qué queríais reflejar con ese aluvión de imágenes chocantes?

Bob No: Bueno, joder… gracias otra vez, Alberto. “Decadence!” habla de Barcelona. De las criaturas que viven en esta ciudad. Del sábado por la noche. De ciertas actitudes que, por ser habituales, parecen normales, pero que a nosotros nos resultan asquerosas y abominables. También de ciertas actitudes que nos parecen de lo más normal y que luego están mal vistas, o sorprenden, a la gran mayoría adormecida. Hablamos de drogas, sexo, hipocresía, adicciones, corrupción, mentiras. Los clichés habituales, vamos. Estamos hartos de oír hablar a todo dios sobre cambiar el mundo, sobre ser mejores, sobre lo mal que van las cosas, sobre ser diferentes, pero luego llega el fin de semana y esos mismos se comportan como todo el resto. Beben, se drogan y salen en busca de un poco de sexo fácil o de yo que sé. Porque la realidad es fea y duele, y necesitamos olvidar.

AIDS: (Poniendo las botas sobre la mesa) Ojo, que se pone serio…

Bob No: Todo eso, lo entendemos, absolutamente, pero esa forma de hacer, tan habitual, nos entristece un montón porque no ayuda a mejorar las cosas y tan solo nos sitúa en esa decadencia permanente que nos conduce indudablemente hacia el final del mundo. Quien dice final del mundo, dice enfermedad, soledad, adicción, rutina o tan solo una existencia aburrida sin nada que aportar en ningún ámbito. Nosotros somos los primeros culpables. Si juntas toda esa mierda y la comprimes como en un desguace de imágenes, te sale el clip de “Decadence!”.

WWWar: (Bostezando) Por suerte, mi cara aporta glamour al clip y lo salva de ser una vulgaridad total, sin ningún tipo de calidad artística.

Imagino que lo que se ve al final del video no son efectos especiales, ¿verdad?

AIDS: (Carcajada mientras simula hacerse una paja. El dueño de la cafetería le llama la atención al batería, quien parece no inmutarse)

Bob No: War y yo montamos el clip y no tenemos ni idea de programas de edición de vídeo. Nos encantaría tener efectos especiales, pero por desgracia o por suerte, todo lo que se ve es real.

WWWar: Lo decís por lo mío con el pintalabios, ¿no? ¡Claro que es real!

AIDS: ¡Mi pintalabios y un par de bombas H en tu boca, War! (Risas)

WWWar: ¡Ya te gustaría!

Lo de las rayas de coca sobre el ‘World Coming Down’ de Type O Negative, ¿es a propósito o mera casualidad? Lo digo porque en ese disco, precisamente, hay mucho canto a la muerte y a las adicciones.

Bob: Por desgracia para mi salud, al final nada es casualidad en The L.I.P. Siempre hay que tener el ‘World Coming Down’ a mano, por si acaso. Yo echo mucho de menos a Peter Steele. Paso de creerme que está muerto. Es otra de sus bromas, solo que esta vez se está pasando.

Hablando de Peter Steele y de Type O, ¿quiénes serían vuestras otras mayores influencias?

AIDS: ¡ETA! (Risas)

WWWar: Shaye Saint John, supongo

Bob No: Dí algo, Vero.

Veronica: (No dice nada)

Bob No: Yo, mmmm… ¿Rei Toei?

(WorldWideWar recibe una llamada y éste desconecta a Veronica, abandonando la cafetería sin despedirse. Bob se disculpa por sus malos modales)

The LIP inedita

The L.I.P. sois uno de los secretos mejor guardados de la escena musical underground de Barcelona. ¿Cómo encajáis junto al resto de bandas de la ciudad?

Bob No: No lo sé. No sé ni si hay escena en Barcelona. Ni si encajamos en algún lugar…

AIDS: (Interrumpiendo) ¿Quieres que te diga cómo acabar con una fiesta? ¡Mira esto!

(De repente, AIDS se mete los dedos en la boca y se provoca un vómito que cae sobre nuestra mesa. La clientela, principalmente señoras mayores, se muestra escandalizada y el encargado de la cafetería discute con AIDS hasta que este, entre carcajadas, abandona el local. Bob No se disculpa por el comportamiento del batería mientras limpia con su camiseta mi grabadora cubierta de rastros de vómito y pide que continuemos la entrevista sentándonos en otra mesa. La situación es surrealista, pero continúo grabando)

Bob No: En serio, te pido disculpas. ¿Dónde estábamos?

Hablábamos de la escena en Barcelona…

Bob No: Ah, sí. Pues eso, que no sé si encajamos, aquí o en cualquier otra escena. Tampoco sé si somos un secreto… (Muy serio) No me gustan los secretos. Tampoco me preocupa mucho todo eso, ¿no? Personalmente, me siento igual de cercano, o de alejado, a un DJ de electrónica que a una banda de punk destartalado. Lo único que detecto dentro de los camerinos, entre concierto y concierto y desde hace muchos años, es envidia, mala educación y aislamiento. Al menos en esta ciudad. Estoy harto de prejuicios y de oír hablar mal a unas bandas de las otras, y viceversa. Sería mucho más sencillo dejar de criticarnos y hacer fuerza todos juntos para que nazca una verdadera escena alternativa, pero eso nunca funcionaría por aquí. No somos así. No va con nuestra cultura, si es que aún existe la cultura en algún lugar. (Indignado) Es más fácil y mucho más reconfortante no ir a conciertos de otros grupos de tu ciudad, gastarte diez euros en un puto cubata y luego dedicarte a criticar a cualquier otro ser viviente que toque en una banda que no sea la tuya. Como si tú fueras mejor. Aún así, tengo amigos en multitud de bandas de todos los estilos aquí en Barcelona, así que no puedo quejarme. Me encantan Stop Stop, New Entity, Belgrado, The Rip Kids, Blau Ø, Los Madalenas, Lipstick, River Kyler, Mürfila, Virium, Skinofcecile… incluso los olvidados Nice Price. La lista es interminable, y yo creo que encajamos perfectamente con cualquiera de ellos, aunque ellos no quieran vernos ni en pintura. Es más un tema de actitudes que de sonoridad.

Interesante. ¿Y cuáles serían vuestros próximos proyectos?

Bob No: En general, vamos un poco sobre la marcha sin planear mucho cuál es el siguiente paso. No me apetece nada hacer las cosas bien hechas, o como se supone que se deben hacer. Por ahora estamos grabando nuevas canciones y, con un poco de suerte, tendréis un nuevo clip para “Shemale Supremacy” a finales de año… a ver si conseguimos arruinaros un poco la Navidad (Risas). Imagino que AIDS seguirá perfeccionando la bomba casera perfecta, que War seguirá intentado ligarse a todos los tipos y tipas de Tinder, y que Vero y yo seguiremos luchando contra nuestras respectivas depresiones. Que todo siga igual, por favor. Los cambios siempre suponen una nueva desilusión.

A fecha de hoy, sois una banda que todavía no ha subido a los escenarios. ¿Entra en vuestros planes presentar en directo los temas de ‘Decadence!’?

Bob No: Sí. El año que viene, en 2016. Yo tengo ganas, y ellos aún más. Hasta ahora, yo no quería hacerlo: estaba hasta el coño después de media vida de malos tratos a cargo de promotores, salas, público, bandas, discográficas e incluso compañeros de banda. Aún lo estoy, pero ahora con AIDS, War y Vero veo las cosas más claras. En cuanto consigamos una silla de ruedas, un sampler nuevo, dos máquinas de humo, un buen juego de martillos y una caja grande de cartón de color rojo, estaremos preparados. Eso sí, cuanto más nos lo preguntéis, más tardaremos en subirnos, o más bien, a bajarnos a por vosotros…

(El encargado del local interrumpe a todos los presentes, anunciando que han recibido una llamada sobre una supuesta amenaza de bomba en la cafetería. La clientela abandona el lugar entre empujones y murmullos nerviosos, mientras escucho a Bob maldecir a AIDS “y sus bromas”. Cuando salimos a la calle, le he perdido de vista. Ni siquiera voy a preocuparme en buscarle: tengo rastros de vómito en las uñas de las manos y una entrevista de lo más estrambótica por transcribir. Tampoco voy a quejarme: al menos, el café me ha salido gratis)

ALBERTO DIAZ

 

…un par de días más tarde, Bob me pasa un link con una nueva entrega del cuaderno de bitácora de la banda, ‘Kunst und Revolution’; un agradecido detalle de The L.I.P., en exclusiva para ROCK ON. Que ustedes lo disfruten…

Please follow and like us:





Your email address will not be published. Required fields are marked as *

*