ENTREVISTA THE DEAD-END ALLEY BAND

Desde el otro lado del charco, y desde una tierra; Perú, donde (a priori) no la relacionamos excesivamente con esto que llamamos rock llegan a España The Dead-End Alley band. Psicodélicos, con mucho blues pesado y creadores de atmósferas llegan ya mismo a España para presentar su oscura y excitante propuesta. Sebastián Sánchez-Botta teclista y vocalista del combo se presta para atender nuestras preguntas y presentarse en sociedad para el público español.

TEATRALIZANDO LAS CANCIONES

En España todavía no sois muy populares aunque ya lleváis un tiempo ¿Podríais resumir un poco vuestra trayectoria para nuestros lectores?

La idea la creamos junto con Javier Kou, quien es bajista y voces de la banda, allá por 2011, aunque iniciamos las grabaciones y la actividad en marzo de 2012. Habíamos creado unos cinco temas que automáticamente subimos a Soundcloud y vimos que empezaron a tener buena respuesta. Eso nos animó a seguir creando, y a finales de ese año, ya teníamos el primer disco, al que titulamos ‘Whispers of the Night’, y que fue el que nos dio la oportunidad de poder firmar con un sello extranjero (Nasoni Records, de Alemania) para su reedición en vinilo. Eso nos abrió bastantes puertas, y con ellos sacamos también el segundo álbum ‘Odd Stories’, lo que nos llevó a visitar Europa por primera vez en 2015. Esa vez no pasamos por España, y posterior a esa gira, nos metimos a grabar ‘Storms’, que salió, finalmente, en 2017. La idea era llevarlo de gira en 2018, pero ese año, el baterista se retira de la banda, y ello nos dio pie a que, con el ingreso del nuevo baterista, adoptemos un sonido más pesado y conciso, y aquí estamos, preparándonos para una nueva aventura al otro lado del mar.

Habladme un poco de vuestro último álbum ‘Storms’ Creo que es vuestro mejor trabajo, pero también veo un viraje más hacia el doom ¿Estaríais de acuerdo?

Es posible. Durante la época en la que grabamos ‘Storms’, la escena doom y stoner de Perú se hacía más latente, y muchos sonidos pesados fueron apareciendo, lo que sumó a que veíamos que lo que nos estaba faltando en los dos álbumes previos, era eso: Más peso, más agresividad. Hicimos unas quince maquetas y demos, pero nos quedamos con lo que era distintos a los dos álbumes previos. Es decir, los más pesados.

¿Ha habido alguna banda que haya sido una influencia consciente en la grabación de este último disco?

Creo que no en conjunto. Una de las cosas que me encanta de la banda, es el hecho de que cada uno aporta sus propias referencias e influencias, y las matiza con las de los demás.

Escuchando vuestra música me da la impresión de que estáis más interesados en crear ambientes que canciones ¿Es así?

¡Así es! Curiosamente, hay una especie de “teatralización” de las canciones. Si bien, no hacemos álbumes conceptuales per sé, cada canción podría ser un pequeño corto de cine oscuro independiente.

Si me tuvierais que definir vuestro estilo con pocas palabras ¿Cuáles serían?

Psicodelia oscura y pesada con toques de blues.

He leído que empezasteis intentando grabar un disco a tributo a The Doors ¿Cómo acabo eso siendo una realidad como The Dead-End Alley Band?

Javier (el bajista y co-fundador) y yo, veníamos tocando en otra banda, pero no era una en la que podamos plasmar nuestros gustos en igual medida. A ambos nos gusta The Doors, entre otros, y vimos la idea de grabar unas versiones más psicodélicas de ellos, como capricho. Nada serio. Era un escape o respiro de esa otra banda. Después de estar de acuerdo con el nombre (que ésa es otra historia), nos pusimos a ello, pero en el transcurso Javier me enseña la música de una banda perdida, llamada Phantom’s Divine Comedy, que se creía que era una banda oculta de Jim Morrison, en caso de que este hubiera fingido su muerte. La música de Phantom era así, más oscura, más teatral, y orientamos el proyecto hacia ese norte. Atrás quedó el tributo a The Doors, y dimos rienda suelta a la creatividad.

Parece que en vuestro país Perú hay una potente escena psicodélica ¿Qué me puedes contar sobre ello?

Perú es un país interesante en muchos sentidos. Si uno hace un recuento sobre la música que más se escucha, no coincide con escenas relacionadas al rock pesado o psicodélico. Prácticamente, la psicodelia y surf rock que calaron a finales de los 60’s con bandas como Traffic Sound o Laghonía, pasaron a ser netamente música de culto. La psicodelia tenía mucho más peso y presencia en los sonidos tropicales, con la llamada música chicha, que hasta hoy es escuchada.
La psicodelia o los sonidos trippy, parecen ser algo innato en el ADN de los peruanos, y en el rock no es la excepción. Aunque las primeras bandas que lo expusieron, lo hicieron porque era los sonidos que venían del extranjero, esto prevaleció y fue llevado incluso hacia lo pesado, con bandas como Tarkus, Mazo, La Ira de Dios, Serpentina Satélite, y esa herencia se topó con la era digital, que aportó muchísimo a que la exposición fuese mayor, y viéramos que no estábamos tan locos para seguir pujando con la psicodelia y el rock pesado. A eso, solo faltaba ordenarlo o ponerlo todo en un único gran paquete, y sellos como Necio Records, actualmente, se han encargado de consolidarla y exponerla internacionalmente.

Siendo peruanos ¿Los Saicos son un referente en vuestra educación musical? 

Creo que nadie puede negar la trayectoria de los Saicos. Aunque, es verdad que, a raíz de esa noticia que afirmaba que ellos habían “inventado el punk”, se creó una sobrevaloración de dicha banda, lo cual no fue algo que los propios peruanos adoptaran como cierto. Los Saicos, gracias a ello, suelen parecer como un referente de la música rock peruana en el exterior, y para algunos puede que lo sea, pero creo que, si nosotros tuviéramos algún referente local para el rock psicodélico, serían Traffic Sound o Laghonía.

¿Cómo son vuestros directos? Imagino que no debe haber reglas ni estáis ceñidos a los patrones que marca una canción.

Personalmente, me gusta mucho la interacción que tiene la banda con la gente. La forma de crear esa sinergia, con sonidos que, para ellos, no son ajenos, a pesar de que nuestras canciones sean propias o no nos hayan escuchado antes, los sonidos que tenemos, les recuerdan a tal o cuál banda de los 70’s que pudieron haber consumido alguna vez, y eso ayuda bastante a ser un poco más “amigables” al oído. Y de ahí, la energía que le ponemos sobre las tablas, ayuda a crear esa atmósfera donde todo fluye. Nos lo pasamos bien.

Poti de Viaje a 800 os recomienda y habla muy bien de vosotros. Imagino que debéis ser fans de todo lo que ha hecho.

Poti es un gran sujeto, al que todavía no he tenido la suerte de conocer en persona. He escuchado su trabajo en Viaje a 800, y aunque no lo he escuchado a fondo, lo que he percibido es realmente una pasada.

¿Qué expectativas tenéis con esta próxima gira por España?

Que nos hagamos un espacio en los oídos y corazones de la gente, y sea ese kick off que defina toda la gira por Europa. ¡Presiento que será así!

XAVI MARTÍNEZ

Please follow and like us:
error0
Tweet 20
fb-share-icon20





Your email address will not be published. Required fields are marked as *

*