ENTREVISTA SKUNK ANANSIE

In ENTREVISTAS

Como tantos otros los británicos Skunk Anansie desparecieron por la puerta de atrás finalizados los exuberantes y frenéticos años noventa. Como tantos otros decidieron retomarlo cuando las cosas se calmaron. Un tanto por ciento muy elevado se ha quedado a medias o por el camino. No es el caso de Skunk Anansie, lo suyo era y sigue siendo muy especial. Al carisma y personalidad de una vocalista como Skin se sumaba una música de alto octanaje en la que metal, rock alternativo y funk musculoso confluián en perfecta y agresiva armonía. De hecho eran tan validos que en pleno 2017 siguen siendo una fuerza a tener en cuenta, tanto por sus agotadores directos como por sus recomendables y actuales obras de estudio. Por eso cuando surgió la oportunidad de juntarnos con Skin y el guitarrista Richard ‘Cass’ Lewis no lo dudamos ni un momento. Esto es lo que dio de sí la charla con los siempre afables componentes de Skunk Anansie.

TODO SIGUE SIENDO ‘JODIDAMENTE’ POLÍTICO

Hablemos un poco de la gira europea que estáis realizando. Creo que está funcionando muy bien, con unas cuantas fechas que han colgado el cartel de agotadas las localidades.

Cass: Efectivamente, así está siendo. Creo que podemos sentirnos afortunados, de que la gente tenga interés en nosotros y que quiera escuchar nuestras canciones. Además todo está siendo muy variado, hemos tocado desde pequeños clubs a sitios muy grandes.

La última vez que os vi en directo fue en el marco del Festival Cruïlla en Barcelona, en el que tocasteis de madrugada.

Skin: Lo recuerdo perfectamente, Robert Plant estaba en el cartel, fue increíble. Hasta tuvimos la oportunidad de irnos por ahí con él, no me lo podía creer. ¿Sabes lo que me gusta de él? Que su nueva música me parece tan buena como todo lo que ha hecho en el pasado. Para él lo fácil sería tirar hacia adelante basándose en el repertorio de Led Zeppelin, pero no le gusta mirar hacia atrás. Es un ejemplo a seguir.

Una muestra de esta manera de hacer sería vuestro último disco; ‘Anarchytecture’, donde parece que habéis encontrado un buen equilibrio entre el rock y las influencias electrónicas.

Skin: El tema electrónico tampoco es que sea una novedad en nuestro sonido. Desde nuestro segundo álbum ‘Stoosh’ (1996) ya empezamos a coquetear con el tema, y en ‘Post Orgasmic Chill’ (1999) ya apostamos muy fuerte por ello. Ya cuando volvimos y publicamos ‘Black Traffic’ en 2012 esa influencia ya se había convertido en algo natural para la banda. Creo que una banda ha de aprender de sus errores, y para hacer las cosas bien decidimos esta vez trabajar con un productor especializado en música electrónica, ya que su punto de vista ha sido bueno para nuestro lado más rock y ha sabido canalizar las diversas influencias en un conjunto homogéneo.

La cosa se podría resumir en que primero hacemos un montón de demos nosotros como banda, sin ayuda del exterior. Una vez finalizado este proceso en el que el sonido es Skunk Anansie en estado puro se empieza a trabajar con un productor que lanza al aire muchas ideas, muchas de ellas no serán válidas para nosotros, pero otras sí, y es ahí donde damos con el sonido y la idea que buscamos, como por ejemplo la canción “Love Someone Else”. Es todo tan sencillo como experimentar, cometer muchos errores y de las cenizas de esos errores desenterrar algo bueno para la banda. La única manera de progresar es cometiendo muchos errores.

Entonces tenéis lo mejor de ambos mundo, del rock y de la electrónica.

Skin: (Risas) Bueno, yo diría que estamos ofreciendo lo mejor de Skunk Anansie. A nivel personal yo estoy muy metida en el mundo electrónico y dance, en cambio Cass no para de escuchar rock y de buscar nuevas bandas dentro del estilo. Ace (bajista) en cambio le gusta mucho el hip hop y encontrar grandes textos e historias. Lo que quiero decir con esto es que cuando un grupo de gente está tan metida en diversas historias y con buen conocimiento de causa sólo puede dar lugar a algo muy sólido.

¿Y cómo lo hacéis para mantener semejante pasión durante tantos años?

Cass: Creo que es porqué amamos la música, amamos crear canciones, amamos tocar en directo…Esto no es un trabajo mecánico que te cansas de hacer, para nosotros hacer nueva música es siempre un reto muy excitante. De hecho muchas veces nos dicen: “Sois estrellas del rock, eso debe ser el mejor trabajo del mundo”, por supuesto para mí lo es (risas), y te puedo asegurar que es algo muy inspirador.

Skin: Para mí lo más importante es que creo que dejamos un legado, que hemos hecho algo válido todo el tiempo que hemos estado juntos, y eso quien lo valora es el público, no las compañías discográficas que por ejemplo en América nos meten en el saco de la música negra. Así que en Skunk Anansie nos interesa rodearnos de gente que ame su trabajo, es la única manera de mantener la motivación. Puedo asegurar que cada vez que me viene una persona y me dice lo mucho que le ha gustado un disco nuestro es una auténtico subidón.

Igual no estoy usando la palabra correcta, pero ¿Se podría afirmar que ‘Anarchytecture’ es vuestro álbum más “maduro”?

Cass: Eso sería decir que nos estamos haciendo viejos ¿no? (risas). Si hablamos de un disco bien producido, bien hecho, bien ensamblado, que tiene buenas melodías y en el que todo cuadra entonces te diría que sí. Pero no en el aspecto de gente ya mayor haciendo música de su edad, porqué creo que ‘Anarchytecture’ suena fresco y joven, y de hecho hay gente joven a la que le gusta mucho. Es maduro en el aspecto de las cosas bien hechas.

Skin: A nivel personal no me gusta la nostalgia, los noventa ya quedan muy lejos. ¿Qué sentido tiene mirar siempre hacia atrás? Para mí Skunk Anansie es una banda que siempre mira hacia adelante, sin renegar de nuestro pasado por supuesto.

¿Qué diferencias hay entre ser una estrella del rock en los noventa y serlo ahora?

Cass: Las cifras de los cheques (risas) En los noventa cuando no había redes sociales la gente que se quería dedicar a esto se lo tomaba muy en serio, practicaban mucho. Hoy en día no, se creen que todo es muy fácil. Se piensan que con un ordenador y el auto tune ya está todo hecho a la hora de hacer una canción. Antes los aspirantes a estrellas pasaban por una fase de desarrollo que ahora se quieren saltar.

Skin: Honestamente, ser un buen músico necesita un aprendizaje de al menos diez años. Hoy en día la gente puede acelerar ese bagaje con la informática disponible, pero por otro lado eso también te convierte en un músico perezoso y así tenemos la música que tenemos hoy en día. Ponte un rato Radio One y fliparás de lo malo que es todo lo que suena. Necesitamos más músicos a día de hoy.

Es la cultura de lo quiero todo, y lo quiero ahora.

Skin: Lo quieren ahora, pero no tienen visión de futuro, son incapaces de pensar en una carrera a diez años vista. Skunk Anansie nos hemos mantenido porqué somos músicos de verdad.

La idea de la cultura desechable.

Skin: Tampoco es que sea una idea nueva, piensa que en los sesenta aparecían un montón de bandas y artistas y que a los seis meses nadie se acordaba de ellos. El problema es que parece que toda la música es desechable, sin excepción alguna. De hecho creo que Skunk Anansie hemos influenciado a un puñado de artista de usar y tirar.

¿Se podría afirmar que los Skunk Anansie actuales sois mejor banda que en los noventa?

Cass: Creo que diferente. Por ejemplo cuando toco en directo algunas de las viejas canciones a veces las encuentro un pelín enrevesadas, me sorprende que compusiéramos de esa manera.

Skin: En los noventa podías escribir una canción que tuviera cuatro cambios de ritmo y podías sonar en la radio, a día de hoy eso es una utopía. “Charlie Big Potato” ni de coña sonaría hoy en una radio comercial. Esa podría ser una de las razones que sin quererlo te llevan a componer de una manera diferente. Pero sí que creo que la Skin de ahora es diferente. Antes era mucho más agresiva a la hora de escribir, ahora lo más probable es que te dedique una sonrisa mientras te clave un puñal (risas). Creo que me he vuelto más oscura y retorcida a la hora de escribir melodías.

Tengo algunas amigas que te consideran a tí Skin como un modelo de mujer a seguir ¿Te sientes como un patrón modélico a seguir? ¿Crees que tienes algún tipo de responsabilidad hacia tu público?

Skin: Por supuesto que no, siempre he detestado los modelos de comportamiento. Como mucho me gusta inspirar a la gente a hacer lo que realmente desean, a que sean ellos mismos. Los patrones de comportamiento no son buenos, me parece ridículo decirle a alguien como se tiene que comportar, y por supuesto las estrellas del rock no son modelos a seguir. Si con nuestra música he inspirado a mujeres a coger una guitarra o a chicas negras a expresarse a través del rock ya me doy por satisfecha.

Skin, cuando Skunk Anansie estuvisteis de hiato te dedicaste entre otras cosas a hacer de modelo y de DJ de música electrónica, cosas muy alejadas del mundo del rock. ¿Has aprendido cosas que luego hayas podido aplicar en la nueva etapa de Skunk Anansie?

Skin: No en el aspecto musical, sino más bien en otros temas que rodean a una banda y que también son importantes. Hablo a nivel estético, de cómo promocionarse, la relación con los medios y la televisión…

Cambiando de tema, recientemente habéis tocado en Le Bataclan de París. Todos sabemos lo que sucedió ahí, ¿Cómo ha sido tocar ahí a nivel personal?

Cass: Muy, muy extraño. Resultaba muy extraño estar en el backstage y pensar que un sitio a donde la gente viene a pasárselo bien pasara lo que pasó. En cambio al salir a escena todo resultó muy diferente, la gente estaba entusiasmada pero a la vez no puedes evitar que ciertas cosas te vengan a la cabeza.

Skin: Fue todo muy emocional. Era difícil pensar que en ese backstage hubiera gente escondiéndose para evitar la muerte, pero la idea principal es que veníamos a ofrecer un concierto de rock y eso era lo que teníamos que hacer, era nuestra obligación y la mejor manera de celebrar la vida de los que murieron ahí.

Le Bataclan, Donald Trump… ¿Aún pensáis que es todo jodidamente político? (“Yes, It’s Fucking Political” canción de su segundo disco)

(Risas generales) Skin: En los noventa protestábamos por muchas cosas, que desafortunadamente se han acentuado, y ahí podrías incluir el Brexit. Quieren que mis amigos y yo nos vistamos con la bandera británica y nos vayamos, no quieren que vengan inmigrantes, los fascistas quieren que los negros abandonen Inglaterra. Lo jodido es que muchos medios han estado en contra de Skunk Anansie por nuestro posicionamiento político, la gente que nos sigue no, pero quieren influir en ellos. Pero para mí la base de la política es preocuparse y cuidar de la gente, cosa que el establishment no cumple. Es que parece que hayamos vuelto a los años treinta del siglo pasado, y creo que los artistas nos tendríamos que unir para luchar contra todo esto.

TEXTO: XAVI MARTÍNEZ / YURI VARGAS

FOTOS: LECUMBERRY

You may also read!

KARL OVE KNAUSGARD ‘Tiene Que Llover’

(Anagrama / L’Altra Editorial) La prosa de Knausgard (Oslo, 1968) parece sencilla, pero es realmente elaborada y magnética; no

Read More...

BLACKFIELD ‘V’

(KScope / Top Artist) Paralelamente a Porcupine Tree, el guitarrista y cantante Steven Wilson formó junto al israelí Aviv

Read More...

STEVEN WILSON ‘To The Bone’

(Caroline) Ya queda atrás su etapa con Porcupine Tree y también sus dos primeros discos en solitarios (más instrumentales

Read More...

Leave a reply:

Your email address will not be published.

Mobile Sliding Menu