ENTREVISTA SCHIZOPHRENIC SPACERS

Este viernes 15 de junio Schizophrenic Spacers estarán en la sala Salamandra de Hospitalet de Llobregat junto a Los Deltonos. Un doble cartel de bandas nacionales con mucha solera. Lon Spitfire es un viejo conocido de esta casa y con motivo de este doble cartel y del buen momento que vive la banda con su doble ‘It Better Be Good’ nos volvimos a poner en contacto con él para que nos hablara de este concierto, del presente y del futuro del combo que sigue apuntando muy buenas maneras.

TRABAJO, LUCHA Y NADA DE QUEJARSE

Ya ha pasado un tiempo desde la publicación de ‘It Better Be Good’ ¿Cómo lo ves con la perspectiva del tiempo?

No puedo más que sentirme orgulloso de un disco de esta envergadura. Tuvimos un sueño y lo cumplimos. Aunque en tal caso serían dos: el álbum doble y haber trabajado con Hendrik Röver. En los discos anteriores tenía un montón de resentemientos sobre el sonido, la tocada, algunas de las portadas… Pero esta vez no. Pregúntame de aquí a diez años. (Risas)

Los medios han estado de acuerdo en aclamarlo como vuestro mejor trabajo ¿Podríamos decir que es la obra de madurez de los Spacers?

No sabría decirte. Es la obra de los Spacers ahora. Entramos a grabar de nuevo a finales de año. Si no funciona tan bien, ¿qué dirán los medios y los que lo compren? Cada disco es un ciclo, un momento determinado. Pero nunca es el definitivo. ¿Madurez? Esa palabra tiene muchas lecturas. Dejémoslo aquí.

¿Por qué un disco doble? ¿Incontinencia creativa?

Era algo que nos rondaba ya en la época de Riot. Siendo honesto, siempre me entusiasmó esa idea. El caso es que las canciones empezaron a rodar y decidimos no parar. Podíamos haber hecho criba y elegir las mejores o las más directas para un álbum sencillo. Al fin y al cabo es lo que muchas bandas hacen: eligen el material entre quince o dieciséis temas. Pero cuando llevábamos ya un buen número, nos mirábamos  y decíamos, “¿Porqué parar?” Nos parecía que todas eran importantes por un motivo u otro. Quizás podíamos haber guardado para el siguiente, pero nunca sabes si habrá un siguiente. Lo hicimos. Punto. Quiero decir, no hay un plan maestro detrás excepto el mero hecho de ver que sentíamos que esta vez era posible.

Cuéntame un poco como fue la grabación del disco.

Todo muy rodado. Llegamos con 22 canciones y las hicimos en directo, de forma natural y en el mejor ambiente posible. Hendrik hizo que todo fuese muy fácil. Un dato importante: de todos los estudios de grabación que he pisado, es solo el segundo en el que he podido disfrutar de luz natural.  Añádele a ello el ambiente tranquilo y sosegado del lugar, los parajes naturales de Cantabria y la exquisita comida. El plan era perfecto.

¿Cómo están yendo las presentaciones en directo del disco? ¿Es difícil encontrar salas que apuesten por un proyecto como Schizophrenic Spacers?

Es realmente complicado. Saliendo de Barcelona y alrededores nos cuesta horrores encontrar condiciones decentes. Pero este no es un problema único y exclusivamente nuestro. Respecto a los conciertos, me encanta como las canciones han crecido en nuestro interior, hasta el punto de poder improvisar con ellas y cambiar matices aquí y allá.

Vuestra referencia discográfica previa es el directo ‘Macumba: Live At last’. Tuve la suerte de poder asistir al concierto que se grabó y el disco aparte de sonar como un cañón creo que es reflejo fidedigno de lo que fue aquella noche. Imagino que te debes sentir orgulloso del resultado.

Sí, la verdad. Aunque de nuevo, ojalá podamos volver a repetir el experimento para mejorar aspectos de sonido. Nunca sabes si tendrás esa magia sobre el escenario, pero mira, estamos editando una serie de bootleg series en nuestro bandcamp (de momento solo disponibles en descarga digital) y la mayoría de ellos me parecen tan buenos como Macumba. ¿Quién sabe? A lo mejor seguimos dando leña para el 25 aniversario y toca volver a celebrar con otro doble en vivo. Por cierto, el año que viene cumplimos 20 años de existencia. No soy amigo de estas celebraciones, pero cuando te ves inmerso en algo así da vértigo mirar atrás y pensar en todos los años que han pasado. Has dejado atrás un puñado de personas, otras siguen aquí (Manolo, Alberto, David…) y luego quedan un puñado de conciertos y canciones que por algún motivo u otro son relevantes en tu vida.

Ahora vais a tocar junto a Los Deltonos, también vuestro último disco fue grabado en los estudios Guitar Town de Hendrik Röver. ¿Se ha creado una especie de complicidad entre las dos bandas?

En cierto modo, algo hay. Pero hay que esperar a ver el concierto conjunto para ver que tal funcionan las dos bandas sobre el escenario. Sobre el papel es un doble cartel cojonudo.

Hoy en día hay el debate estéril sobre las bandas de tributo. Pero creo que vosotros habéis encontrado el equilibrio ideal entre crear vuestra música y hacer noches concretas para tributar a vuestros héroes ¿Es complicado andar por esa fina línea?

Nosotros nunca nos hemos acercado a las bandas tributos, ni de broma. Además, cuando empezamos a rendir tributo a grupos que nos habían marcado, nadie, ¡¡¡¡absolutamente nadie lo hacía!!!! Empezamos a hacer conciertos tributo que eran noches únicas, pues era algo que solo podías vivir en el momento, pues al día siguiente habíamos vuelto a lo nuestro. Siempre nos decían que era un curro inútil para una sola noche, por ello empezamos a hacer más de un show cuando interpretábamos un repertorio ajeno, para no tirar a la basura el trabajo de meses. Pero el motivo del porqué hacíamos esto era para pasarlo en grande, tal y como Phish lo hacían en las noches de Halloween o Cheap Trick, que bien interpretaban Sgt Peppers que uno de sus discos clásicos. Nosotros nunca hemos sido una banda de versiones, sino una banda que interpreta material ajeno. Que quede claro. Ahora estamos presentando It Better Be Good, preparando nuevo material, reeditando Second Round y pensando en preparar algo para el 20 aniversario. Y aún así podríamos enfrascarnos en rendir tributo una noche a Charlie Parker. ¡¡Por puro placer!! Fuimos los primeros, los únicos, lo mismo que con las ediciones en vinilo, cosa entonces que era absolutamente propiedad de los grupos rockabilly y punk. Que no me jodan, al Cesar lo que es del Cesar.

¿Os gustaría tocar en algún festival? A mí me gustaría veros en alguno, pero a nivel personal os veo como banda de club, que donde mejor funciona es en las distancias cortas.

Nos encantaría. Y a dios pongo por testigo que este año hemos estado a punto de caer en uno bien gordo. Bad luck! Yo creo que esta banda puede funcionar bien en cualquier tipo de escenario. Si es demasiado grande y la gente se distrae, bajaré y haré que empiecen a tomar conciencia de lo que tienen enfrente. (risas)

Para finalizar y como banda de Barcelona ¿Crees que esta ciudad es buena plaza para el rock?

La verdad, no tengo ni idea. A nosotros no nos va mal aquí, pero muchísima gente te dirá que Barcelona ha desaparecido de la escena. Hay que trabajar más, luchar y dejar de quejarse. Hay mucha gente que le gusta vivir en un lamento constante. Quizás si algunos de ellos mirasen más allá de sus colegas y de su círculo de redes sociales, verían que hay que mejorar muchos aspectos para llegar a más público. Derribemos el ayuntamiento, derribemos al gobierno. El futuro es nuestro, qué cojones.

TEXTO: XAVI MARTÍNEZ

FOTOS: CRISTIAN BERTOLO

Deja un comentario

*