ENTREVISTA SCHIZOPHRENIC SPACERS

Infatigables e inasequibles al desaliento, así siguen Schizophrenic Spacers. Quizás no estén en boca de todo el mundo, pero si en la boca de los que saben de qué va el rock en la península ibérica. Su propuesta y apuesta para este 2019 lleva el nombre de ‘Now’, el cual llevan presentando desde su publicación por diversos puntos de la geografía española. Este viernes 22 de noviembre estarán dentro del ciclo Curtcircuit junto a los también recomendables Saturna. Por este motivo volvemos a invitar a Sergio Martos (aka Lon Spitfire) a este rincón virtual para que nos ponga al día de todo lo que rodea a la banda y de este concierto del viernes 23, que además promete ser muy especial ya que celebra sus veinte años de resistencia rockera en territorio hostil.

CONTRA LA DECADENCIA TECNOLÓGICA Y DESHUMANIZADORA

Ya han pasado algunos meses desde la publicación de ‘Now’ ¿Cuál ha sido la respuesta de crítica y público y como lo ves ahora con la perspectiva que da el paso del tiempo?

Está funcionando realmente bien (dentro de la modestia de una banda que no es el hype del momento) y parece que los temas funcionan de fábula en directo, que es el área de test. Pero no tendré una visión global de los acontecimientos hasta que no pase más tiempo. Seguimos disfrutando de la salida del disco, que aún está reciente. Esperaré al uno de enero de 2020 para hacer un balance.

Personalmente ‘Now’ me parece mucho más urgente y directo que su predecesor ‘It Better Be Good’ en el que quizás os recreasteis más como banda ¿Estarías de acuerdo?

Sí a medias. “It Better Be Good” era un disco más amplio, teníamos el concepto claro al ser un álbum doble. Pero si agarras “Night’s Squirrels”, “Montpellier”, “From Here”, “Gonna Be Good”, “Exhausted”, “Physio”, “After The Grapes”, “Space Balloon”, “Boot That Lady” y “Mediocre People”, el resultado es el de otro disco urgente y directo.

¿Por qué el título de ‘Now’? ¿Ha sido 2019 el momento y el ahora de Schizophrenic Spacers?

Es el momento de dar un puñetazo en la mesa. Ahora o muere. Pero… ¿a quién quiero engañar?, seguiremos mientras haya fuerza. Ya estoy pensando en el siguiente álbum y en los siguientes proyectos. Eso sí, cada vez atisbo más que se acerca el final. La energía mengua y también la condición física. No somos niños, de ahí que celebremos veinte años en activo (aunque algunos años estuvimos desactivados como banda).

Lo que si tiene el disco son algunos textos muy explícitos como “Dealing With Idiots” ¿Quiénes son esos idiotas con los que tienes que tratar?

Es una generalización del concepto. Nadie en concreto. Principalmente, es una crítica a lo que estamos construyendo como sociedad. No quiero pensar en lo que vendrá de aquí a una década. La gente es cada vez más egoísta, despreocupada por el mal ajeno, maleducada…. En algo estamos fallando. Cuando oigo decir al cantante de Primal Scream que el rock está caduco y perdió el peligro, me pregunto si no fue ese el cisma de la crisis de identidad generalizada en la sociedad media. El rock ha dejado de ser peligroso porque ya no es un arma para la gente joven. Y eso les interesaba a todos. Un chaval podía expresarse con su garganta, con su instrumento y con sus canciones. Eso ya no va a ser posible. Alguien quería tener a esta generación idiotizada y lo ha conseguido. 

Imagino que “Obsolete Man” y “Sexual Blackmail” no son autobiográficas.

“Obsolete Man” soy yo en tercera persona. La letra de “Sexual Blackmail” es de Javier Ayensa, así que tendrás que preguntarle a él. (Risas)

Uno de los temas que más me gustan del disco es “What About Detroit”. Imagino que debes sentir tristeza al ver lo que fue esa ciudad y en lo que se ha convertido ¿Un signo quizás de los tiempos actuales?

Sí, es el modelo de la decadencia tecnológica y deshumanizada que vive esta sociedad imperante. Siempre he sentido afinidad con esa ciudad, ya desde chico. Oía a las bandas hablar del público de esa ciudad y me excitaba. Luego profundizas y empiezas a ver todo lo que ha salido no solo de la ciudad, sino de Michigan. Y claro, tu banda favorita tiene una canción que se llama Detroit Rock City, y es tu canción predilecta. Y te preguntas… ¿Por qué han dejado que esa ciudad se caiga a trozos? ¿Por qué dejaron que la industria marchara? Detroit le ha dado muchas cosas al mundo. Devuélvanle una parte de lo que se merece.

El próximo 22 de noviembre tocáis junto a Saturna dentro del ciclo Curtcircuit. Parece una tradición de los Spacers hacer robustos carteles con otras bandas de la escena nacional ¿Es esa vuestra intención?

Sí, siempre que haya oportunidad. El nivel hoy día es apabullante, así que no nos lo pensamos si tenemos que compartir con bandas que admiramos y amamos. No exagero si digo que no hay un solo país en toda Europa con la cantidad de buenas bandas que hay aquí hoy día.

Además creo que en este concierto junto a Saturna celebráis vuestro veinte aniversario como banda y que tenéis preparadas algunas sorpresas ¿Qué nos puedes adelantar sobre todo ello?

Lo que has leído por ahí… Tendremos de vuelta a viejos camaradas, a colaboradores habituales y a dos amigos muy especiales: Hendrik Röver y Pere Gené. Lone Star se juntaron por primera vez hace sesenta años y me pareció una buena idea, que nosotros, celebrando veinte años, les rindiésemos homenaje en nuestro cumpleaños. Sesenta  y veinte, buenas cifras. Creo que tanto ellos como nosotros, somos las bandas más longevas de Rock de Barcelona. La Banda Trapera Del Río estuvo un puñado de años en el limbo, así que los descartamos. En cualquier caso, se lo comenté a Pere y me dijo: «Buena idea. Ahora bien, procura que la banda esté a la altura, porque si no te corto los huevos». Glups… (Risas)

He visto que algunas veces jocosamente usáis el término ‘Gordo rock’ para definiros. Por supuesto lo veo como una broma o guiño, pero personalmente no me gusta, creo que le quita importancia o rebaja a una propuesta sólida como la vuestra ¿Estarías de acuerdo?

Si y no, es una forma de decir que es algo tuyo, un distintivo. Al final es lo que hay. Tienes a Meat Loaf y aquí un servidor. No vale contar con otros cantantes que antaño fueron modelos y ahora se han desestabilizado físicamente, caso de Vince Neil.

Para finalizar ¿Tenemos Schizophrenic Spacers para veinte años más?

Ufff… ¿Me lo preguntas en 2039? Coño, creo que para entonces casi estaré jubilado. Así que quizás ya nos hayamos separado, previa gira de despedida, y entonces, sí, volveremos de nuevo.

XAVI MARTÍNEZ






Your email address will not be published. Required fields are marked as *

*