ENTREVISTA ROB TOGNONI

Rob Tognoni, el guitarrista australiano estará de gira por España este mes de noviembre. Quizás su nombre no sea especialmente conocido por estos lares, pero más de veinte años de carrera le avalan con discos y giras más allá de nuestras fronteras. Ahora que se ha decidido a cruzar los Pirineos y vista su buena reputación dentro del blues rock más musculoso tuvimos una charla con él para conocer mejor su carrera y filosofía musical.

A LA MANERA AUSTRALIANA

Hola Rob ¿Podrías hacer un resumen de tu carrera para presentarte a nuestros lectores?

Básicamente se podría decir que me dedico a tocar rock & roll (risas). Lo cierto es que llevo treinta y cinco años girando por casi todo el planeta y tocando donde me dejan; festivales, clubs, bares, cárceles, bodas…di cualquier sitio que se te ocurra y seguramente ahí habré estado (risas). Me encanta y soy lo suficientemente afortunado para decir que amo mi trabajo. Crecí en la isla de Tasmania y durante los sesenta y setenta aprendí a apreciar todo tipo de música gracias a mi hermana mayor. Entonces empecé a tocar el piano, pero no me acababa de llenar, hasta que descubrí la guitarra eléctrica y ahí empezó todo. La primera vez que toqué en Europa fue en 1996, y desde entonces aquí sigo.

Lo normal es que se etiquete tu música como blues rock ¿Estás de acuerdo o crees que tienes más facetas?

Desafortunadamente, uno necesita estar etiquetado, y la etiqueta blues rock quizás es la que mejor se ajusta a mi estilo. Pero en mi música hay otras influencias que deberían apreciarse con facilidad una vez escuchados mis discos.

¿Qué opinión tienes sobre la actual escena blues rock? En mi opinión encuentro pocas cosas excitantes. ¿Crees que aportas algún hecho diferencial?

Siempre he considerado que he estado en los límites de la escena. Nunca he mirado hacia dentro para ver si había cosas que me pudieran motivar, creo que en esa escena hay demasiadas reglas, y a mí siempre me ha gustado romperlas, hacer lo que me apetece. Pero sí, la escena me parece un poco estéril y ‘correcta’. ¿Si mi música marca alguna diferencia? Realmente no lo sé, pero me gustaría. Sólo intento ser sincero conmigo mismo.

Tu nuevo disco en directo ‘The Village. Alive!’ me ha gustado mucho ¿Puedes hablarme un poco sobre él?

Se grabó en un pequeño pero muy famoso club en Bavaria, The Village. Está en la frontera sur con Austria, y desde la ventana de mi hotel podía ver los Alpes, unas vistas increíbles. Fue idea del propietario de la sala grabar esas dos noches ahí, y así lo hicimos, con la ayuda de un gran público y mucho vino tinto, mi debilidad pero también lo que me da fuerza (risas). Este disco es lo más honesto que vas a conseguir de mí, hay algunos errores; desafinaciones, la mesa de mezclas pasando su límite, y un par de personas del público un poco excitadas muy cerca del micro de ambiente (risas). Fue todo muy divertido incluidas todas las imperfecciones, pero ¿el verdadero arte no es imperfecto?

¿Crees que este doble álbum es idóneo para iniciarse en tu música?

Sin ninguna duda. Porqué escuchas tres instrumentos reducidos a los huesos, a lo básico. En los discos de estudio me gusta ser más creativo, usar más instrumentos y arreglos diferentes. Pero en directo, se trata de buscar la máxima crudeza, y además improviso durante gran parte de los conciertos.

Tu biografía cuenta que empezaste a tocar la guitarra después de asistir a un concierto de AC/DC, pero aparte de ellos ¿Cuáles serían tus principales influencias como músico?

Es que hay tantas; Hendrix, The Beatles, The Rolling Stones, Alex Harvey, Tony Joe White (que recientemente nos ha dejado), Deep Purple, los tres Kings (BB, Albert y Freddie), Slade, Elton John, Cream, Grand Funk Railroad, Led Zeppelin….Digamos que para mí es perfecto todo lo que va de mediados de los sesenta a mediados de los setenta.

Parece que tu carrera ha estado enfocado en Centroeuropa. ¿Es un público más receptivo a tu propuesta?

No creo, las audiencias son receptivas en cualquier lugar del mundo. Si uno les da el ciento cincuenta por ciento de sí mismo y hace un buen concierto el resultado es siempre el mismo. Te hablo por experiencia propia, ya sea el público muy numeroso o no.

Háblame un poco de tus inicios en Australia. La escena de rock & roll y high energy tiene mucha reputación.

Empecé tocando en bandas de colegio a mediados de los setenta, pero nada serio hasta principios de los ochenta. Fue una época muy buena; muchos conciertos, mucho público, todo el mundo iba a ver a las bandas. No existía la MTV, los teléfonos móviles, home cinemas…la gente salía a descubrir bandas y a descubrir nueva música. Y es que Australia tiene fama por sus bandas high energy, sin trampa ni cartón; AC/DC, The Angels, Rose Tattoo, Buffalo, The Aztecs…Las audiencias eran implacables, no te perdonaban si hacías una música de mierda y te lo hacían saber (risas). Eso hizo que las bandas fueran genuinas, músicos con los pies en la tierra pasándoselo de muerte. Creo que AC/DC aún tienen ese punto terrenal, es la manera australiana.

¿Cómo describirías tus conciertos? ¿Qué es lo que vamos a ver en España?

Mucha improvisación a la guitarra, poderío, un poco de mucho (en castellano en el original NdR), algo también sexy (Risas)….Todo hecho para que os lo paséis de puta madre, nos veréis haciendo lo que amamos. Os daremos el doscientos por cien de nosotros mismos.

XAVI MARTÍNEZ

Deja un comentario

*