ENTREVISTA LOS BRAZOS

Quizás el nombre, así a bote pronto, no os resulte familiar, pero cuando se le da una oportunidad a su más reciente obra de estudio ‘Gas’ (Rock Estatal Records), el muy ladino se queda acomodado en tu reproductor sin que te des cuenta. Los Brazos; blues rock musculoso y muchas cosas más desde Vizcaya. Un power trio de raíces clásicas que emana sudor, decibelios, carretera y polvo del desierto americano por todo su minutaje, tanto que los mismos habitantes de la tierra del Tío Sam ya han podido catar su directo. Una inmaculada muestra de que, a pesar de los tiempos difíciles para la cultura música en España, las ideas y el talento fluyen a borbotones más que nunca. Presten ustedes atención a sus respuestas, que contestaron como Fuenteovejuna (todos a una) y luego sigan su hoja de ruta de directos.

Los brazos 1

BLUES, ORÍGEN, BARRO Y PANTANOS

 Antes de nada, ¿podríais presentaros y hacer un pequeño resumen de la trayectoria de la banda?

Los Brazos somos tres vizcaínos de los alrededores de Bilbao: Koki, William y Txemi. Koki y Txemi se conocieron hace ya casi veinte años por un anuncio en el periódico (de ésos de “se busca bajista”) y, desde entonces, han tocado juntos en mil lugares y bandas, y grabado un montón de discos. Son de esos amigos inseparables que da gusto ver juntos: se mueven a la par. Coincidieron con Will en un par de conciertos antes de empezar a acudir a los bolos que William ofrecía los jueves con su banda en un bar de Getxo. Esto ocurrió en 2011, y desde entonces hemos forjado una amistad y un espíritu de banda especialmente unida y constante que nos ha llevado a muchos sitios y a compartir muchos momentos peculiares que se ven poco ya en la música. Tres discos y trescientos conciertos en cuatro años, muchas historias espectaculares y muchos grandes momentos vividos con la gente, en un proyecto pequeñito que ha ido creciendo poco a poco, pero sin parar.

Contadnos un poco vuestras impresiones sobre el nuevo disco y cómo habéis enfocado su grabación.

‘Gas’ es un disco variado, energético y con mensaje; y creemos que es lo mejor que podemos ofrecer en este momento a todo el que quiera escucharlo. Un disco que intenta mostrar, como nosotros, la cara amable y cercana del rock, la divertida, que suponía el origen y el fin de todo esto cuando empezó en los primeros años del siglo XX.

Pocas diferencias percibo entre vuestros dos trabajos de estudio con canciones propias. ¿Quizás una búsqueda de más crudeza que os acerque al sonido del directo?

Exactamente: buscábamos enseñar un poquito más de raíces musicales, algunos estilos nuevos, ideas más concretas. Y en cuanto al sonido hacer un disco que acercara aún más la sensación que tenemos nosotros cuando el sonido sale del escenario.

Musicalmente, ¿cómo os definiríais? ¿Estaríais de acuerdo si os dijera que sois un trío de blues rock enérgico que no le hace ascos a otros espectros de las raíces americanas?

Somos una banda de rock, blues rock también vale… pero, en general, somos tres personas que toman ideas de cualquier música, no necesariamente americana y no necesariamente rock. Lo que pasa es que ya casi todo es evolución del rock y viene más o menos del mismo lugar, y nosotros hemos investigado bastante en sus orígenes.

¿Se podría afirmar que para vosotros las grabaciones en estudio son un pretexto para salir a la carretera?

(Risas) Cómo decirlo: la banda es un pretexto para salir a la carretera, pero el público es el motor de esto. Es lo único que nos mueve, no hemos parado de tocar en vivo… más que para disimular diez días o así entre disco y disco. Nos encanta tocar conciertos y liarla con la gente que venga, y no nos hacen falta muchas excusas, (Risas), es una gozada, y hay que hacerlo si quieres darte a conocer.

Los brazos 2

ZZ Top, Johnny Winter, Stevie Ray Vaughan… ¿Se podrían afirmar que son algunas de vuestras principales influencias? Imagino que la lista debe ser bastante más larga.

Sí que son influencias, pero como casi todo lo que llega a nuestros oídos: somos muy analíticos con la música, por eso enredamos tanto en los orígenes y desarrollos de la música rock: nos gusta saber qué oían los Zeppelin, y hubiera estado bien saber qué oían también aquéllos a los que escuchaban los Zeppelin. De todo sacas ideas y a casi todo le sacas algún “pero”, así que buscamos en todos lados y procuramos quedarnos con lo bueno.

Lo que está claro es que en vuestra música no se percibe nada que os pueda delatar como una banda originaria de España. ¿Os resulta difícil abstraeros de las influencias inherentes del rock de este país?

Uhm, no creemos que estemos haciendo un esfuerzo particular en ese sentido, así que siendo sinceros habría que responder que no. Pero es bastante probable que bandas españolas nos influyan, porque las pinchamos en la “furgo” cuando vamos de viaje y porque las escuchaban nuestros hermanos mayores, que son quienes influyeron en lo que escuchamos al principio.

Tengo entendido que habéis girado por los Estados Unidos. Contadnos un poco cómo os ha ido por allí y cómo surgió la posibilidad de hacerlo.

Fue una iniciativa de un amigo, Jon Franco, profesor de universidad y loco de la música que vivió en Chicago un tiempo. Es un cabezón e insistía tanto que hubo que ir. Siete ciudades en cuatro estados del labio inferior del lago Michigan: mucha carretera, muchos amigos y risas, conociendo familias de allí y compartiendo el tiempo con profesionales de la música y bandas de mucha calidad. Se sorprendían de nuestra filosofía y estilo y la verdad: ninguno tocaba lo que nosotros: quizá tocaban algún palo, pero poco. El rock primigenio allí parece estar reservado a los dinosaurios, prácticamente como aquí. Las bandas allí están quizá más mentalizadas de que la música es para el público y para compartir, y también mentalizadas de que hay que espabilar y construir industria, no quejarse de la situación.

Está surgiendo en España una escena de bandas que, al igual que vosotros, están plenamente marcadas por la música americana (Dixie Town, Soul Jacket…). ¿Os sentís parte de alguna escena determinada?

Bueno, hemos sido bastante independientes siempre, no nos hemos empapado especialmente de lo que nos rodea, pero sí estamos en una escena, la vizcaína en particular y la del rock original emergente en general, que está saliendo con fuerza y parece que va a tener un futuro. Quizá, al fin viene para quedarse como una opción más de entretenimiento y transmisión de información, quién sabe.

Imagino que la grabación de un doble en directo al uso estará entre vuestros planes. ¿No creéis que daría a comprender a Los Brazos en toda su extensión y elemento natural?

Visto desde casa, sí que ayudaría mucho, tienes toda la razón. Pero queremos compartir el directo con la gente, si empezamos a hacer eso os alejaremos de los locales: de momento soltaremos cositas en directo porque, si no, no hay manera de viajar a determinados países. Pero creemos que tenemos que conocernos en persona y no está en nuestros planes inmediatos. No nos cerramos a nada, que conste… pero de momento, en primer lugar, queremos veros la cara a todos los que podamos.

Ya para finalizar, me gustaría preguntaros por vuestro nombre. ¿Tiene que ver con el río The Brazos, nombre muy arraigado en la idiosincrasia americana?

Claramente. El río Brazos ha dado pie a muchas historias y canciones desde hace mucho tiempo, representa en parte la frontera, el blues, el origen del rock, el barro y el pantano, el caudal descontrolado y la belleza de la fuerza natural de las cosas.

La canción “Broke Down on the Brazos” de Gov’t Mule nos dio a conocer todo esto y al final se ha quedado de nombre, que nos hacía gracia por la pronunciación de “Brazos” por los americanos y por todo lo que conlleva un río caudaloso y muy peligroso. Habla un poco de lo mismo que nosotros y supone un reto, algo que nos encanta.

XAVI MARTÍNEZ

Para más información, música y futuros eventos; Web Oficial , Facebook y Canal YouTube.

Deja un comentario

*