ENTREVISTA JUSTO CONDE (PANCHO)

Mientras Justo y Los Pecadores siguen en Barbecho el infatigable Justo Conde se lanza de nuevo al ruedo del Rock & Roll con una nueva banda de poca ortodoxia rockera; Pancho. Una banda que aglutina componentes de Los Pecadores, Biscuit y Jokerman. Por supuesto el Rock & Roll sigue ahí pero quizás de forma (que no maneras) menos explícitas. Hay grabación de disco a la vista y fechas de directo, una de ellas en la fiesta que organiza esta casa en la sala Rocksound. Ocasión para que Justo Conde nos ponga al día sobre todo lo relacionado con Pancho y algunas otras cosas más.

SENSACIONES ESPONTÁNEAS

Ahora que Justo y Los Pecadores parecen estar en barbecho da la impresión de que has aprovechado para dar salida a este nuevo proyecto; Pancho ¿Podrías resumir un poco como ha sido esta transición que ha dado lugar a esta nueva banda?

Fueron dos los factores que me llevaron a emprender este proyecto: Por un lado, el intimismo. Quería escribir para mí y que los demás lo aceptasen como algo personal, como algo usual en su día a día, como si lo hubieran vivido o escrito ellos mismos en su diario de ruta. Quería escribir canciones de sensaciones espontáneas. Esa fue mi idea principal, desarrollar una colección de canciones muy al estilo del cantautor tradicional, pero con banda y, a poder ser, alejada de los patrones fiesteros que habíamos forjado como seña de identidad con Los Pecadores.

Por otro lado, la decisión de Miquel Montfort “Mix”, guitarrista de Los Pecadores, de cesar durante un tiempo indeterminado ensayos y bolos para poder llevar a cabo un proyecto personal importante.  Sin Montfort Los Pecadores no tienen sentido y, por tanto, la creación de un proyecto nuevo era la alternativa más adecuada.

Aparte de antiguos componentes de Los Pecadores también hay nuevos fichajes en Pancho ¿Qué me puedes contar de ellos? ¿Crees que aportan un hecho diferencial?

La decisión de montar Pancho la tomamos Francesc Estrada, Josep Faraboni y yo, los tres miembros de Los Pecadores que quedábamos. No queríamos sustituir a “Mix”, queríamos el mismo set de siempre y, sin alejarnos de nuestra forma de hacer música conjuntamente, matizarlo de forma diferente.

Para la guitarra llamamos a Xavi Cardona, guitarrista de Biscuit. Su estilo cuadra perfectamente con el tipo de temas que desarrollamos y su energía rítmica se compenetra perfectamente con el estilo de Cesc Estrada. Xavi es muy británico en sus formas y Cesc muy americano, se nota mucho en las aportaciones de cada uno:tormenta y pausa.

Para la batería contactamos con Hug Salvat, batería de Jokermen, la banda de tributo al Dylan eléctrico. Hug es un tipo muy jazzero, con un estilo de tocar muy alejado del patrón tradicional del rock and roll y con una concepción sobre los espacios y los ritmos que te sumerge en una constante evolución en la composición de los temas y, por consiguiente, del repertorio.  Cuesta cerrar los temas con él a los tambores porque siempre encuentra algo que mejorar, pero al cerrarlos van solos. Creo que acertamos con estos dos tipos. Ya lo verás.

LECUMBERRY

Imagino que el nuevo nombre también aporta novedades sonoras en tu concepción del rock & roll ¿Musicalmente que diferencia a Pancho de Justo y Los Pecadores?

Musicalmente los tiempos y el desarrollo de los temas. Pancho se aleja del rock and roll tradicional y busca en los medios tiempos la formula para que el texto de la canción sea el eje conductor a través del cual construir el ambiente, mientras que en Justo y los Pecadores la canción se construía en virtud de un motivo principal, llámese riff o estribillo molón. En Pancho, a excepción de uno o dos temas, no hay estribillos.

¿Qué artistas crees que pueden haber influenciado la concepción de Pancho y su línea musical?

No te puedo engañar, ni a ti ni a nadie: Dylan y Young en cuanto a estilo, Lou Reed en cuanto a actitud. Puedes llamarme clásico, lo soy.

De hecho, habéis estado grabando algunas canciones con la idea de un futuro disco ¿Cómo está el proyecto y que perspectivas tienes de cara a un disco de estudio?

En Julio nos metimos en el estudio, grabamos las bases de todas las canciones que hemos compuesto en Pancho y le pasamos el material a Miquel Montfort para que desde su tranquilidad nos ayude a producir el álbum. Nos ha enviado ya alguna de sus ideas con teclados y vientos y, la verdad, estamos encantados con su visión de los temas. Es lo bueno de Pancho y la música que hacemos, todo suma.  No se cuando acabará el proceso, no tenemos prisa, pero empezamos con los recordings en cuanto acabemos los conciertos que hemos programado para septiembre y octubre.

¿Crees que como Pancho puedes aportar algo a la escena local o sólo seguir gustando a la gente fiel al viejo rock & roll?

Desde el punto de vista comercial no hacemos nada nuevo, por lo que seguiremos anclados en la fidelidad de ese público roquero que disfruta del sonido guitarrero de válvula y las viejas fórmulas del folk, el country y el blues. Ahora bien, si aprendo a mantener las distancias entre mi pasado rockandrolero y mi pretendido presente de trovador sentimental quizá podamos, en un futuro no muy lejano, acceder a un circuito más abierto, más heterogéneo. Lo estoy trabajando, no sé si lo lograré, tengo cuatro conciertos por delante para darnos a conocer y ponerme a prueba.

Háblame un poco de los directos que tienes a la vista y como los vas a enfocar. Imagino que combinarás las nuevas canciones con clásicos de Justo y Los Pecadores.

De Justo y Los Pecadores tocamos tan sólo las canciones que mantienen ese vínculo de “intimismo” que me llevó a formar Pancho. Canciones que hablan de mi, “Una causa perdida” y sus oscuros vicios condicionantes, “Conduzco sin dirección” y la rabia contenida al tener que volver a empezar, “El futuro nos mintió” y el saber que nada sirve de nada sin dinero y, como no, “Arderás en mi copa” y el gustazo de zanjar viejos amores brindando al sol de atardecer.

Nos olvidamos de todo lo demás porque Los Pecadores siguen vivos y aunque son muy esporádicas las actuaciones, dejamos la adrenalina del Rock and Roll para esos momentos. Cuando nos juntamos somos Los Pecadores de los inicios, con Jordi de Vilalta a la batería y, por supuesto, Miquel Montfort a la guitarra solista.

Pancho ha de afrontar los conciertos de otra forma, sin condicionantes, es una nueva banda y, por lo tanto, ha de crecer sobre si misma, así lo planteamos.

El 20 de septiembre tocamos en el escenario de la Festa Major de Santa Tecla de Sitges, el 28 tocamos en Rock Sound, el 11 de octubre en La Petanca de Cerdanyola para la programación del festival de Blues y, por último, el 27 de octubre en el cierre del Festival de música irlandesa Creative-Conexions que se celebra en Sitges. Cada concierto es un mundo y se ha de plantear llegado el momento, tocar en un escenario órbit con 20.000 w. como el que tendremos en Sitges no será lo mismo que tocar en Rocksound. En uno no miras al público y en el otro sientes su respiración.

A nivel personal como ves la escena local actual ¿Crees que proyectos como este pueden encajar en ella?

Yo vivo alejado del día a día porque soy un poco vago a la hora de moverme y el hecho de residir en Sitges ralentiza mis inquietudes; pero se que la escena se mueve y eso quiere decir que hay entusiasmo y ganas de hacer cosas, Pancho es un claro ejemplo. La rueda de la escena local nunca ha dejado de girar y, aunque no tengo ni idea de cómo está en estos momentos, se que si quieres hacer algo te has de meter en ella porque en cualquier momento puedes encajar y salir adelante, siempre ha sido así, sea cual sea el estilo.

A nivel personal veo una escena saludable y con buenas bandas si hablamos de rock en todas sus ramas. Pero pienso que lo que empieza a fallar es el público, no hay relevo generacional y a la gente le cuesta moverse para ver a las bandas ¿Estarías de acuerdo?

Completamente, pero no podemos hacer nada, es lo que hay. La cultura de club se perdió hace tiempo y no es un país el nuestro con mentalidad de circuitos musicales en pequeñas salas. Hay demasiadas batallas abiertas en un solo frente y, para colmo, la concentración estival de escenarios festivaleros colma la cuota de decibelios que el público en general necesita.

Por eso, para empezar, sin buscar escusas, peros y porqués, a nivel banda no queda más que asentarse en la zona de confort y gozar de ella, sin molestar demasiado y creciendo lentamente, haya quien haya en la sala o en el bar.

El día 28 de septiembre tienes un concierto programado en la sala Rocksound de Barcelona ¿Qué se siente al volver a ella? ¿Crees que si hablamos de rock & roll a nivel underground es la sala por antonomasia de Barcelona?

Lo es, es la única que no engaña. Es una rara avis que aguanta porque la dirección cree en el rock&roll, porque los que allí programan creen en el rock&roll y porque la gente que allí se acerca sabe que va a encontrar rock&roll.

Tocamos unas cuantas veces con Los pecadores, siempre a lo grande. Espero que con Pancho suceda lo mismo.

TEXTO: XAVI MARTÍNEZ

FOTO PÁGINA PRINCIPAL: JOSEP Mª LLOVERA

Evento en Facebook de la fiesta Rock On Magazine con la actuación de Pancho






Your email address will not be published. Required fields are marked as *

*