ENTREVISTA JOSÉ IGNACIO LAPIDO

Finiquitada ya la triunfante “Maniobra de Resurrección” de 091, a José Ignacio Lapido le tenemos de vuelta con su carrera en solitario. ‘El Alma Dormida’ es su nueva criatura; un álbum que nos muestra a un artista maduro, lleno de sabiduría y, como suele ser habitual, con mucha clase. Motivo pues más que suficiente para ponernos en contacto con el maestro, aunque en realidad cualquier excusa es buena para mantener una charla con un tipo tan interesante como él.

Y no os perdáis la gira de presentación de su nuevo disco, el que avisa no es traidor, y a buen seguro que serán veladas de lo más intensas e irrepetibles. Tomen nota:

Viernes 1 de Diciembre, Sala Custom, Sevilla.

Sábado 2 de Diciembre, Sala El Tren, Granada.

Viernes 2 de Febrero, Sala El Loco, Valencia.

Sábado 3 de Febrero, Sala Joy Eslava, Madrid.

Viernes 23 de Febrero, Sala Apolo 2, Barcelona.

Sábado 24 de Febrero, Sala Las Armas, Zaragoza.

Viernes 16 de Marzo, Sala Hangar, Córdoba.

Sábado 17 de Marzo, Sala Trinchera, Málaga.

LA CIRUGÍA DE LAS CANCIONES

En primer lugar, quiero felicitarte por tu nuevo trabajo discográfico. Imagino que habrás quedado plenamente satisfecho con el resultado.

Muchas gracias. Sí, el resultado, cuando lo escuchamos en las mezclas finales, hizo que se nos dibujara una sonrisa a todos los que participamos en la grabación. Estábamos convencidos de que habíamos hecho un buen trabajo.

¿Estas nuevas canciones llevaban tiempo compuestas, o han sido creadas más recientemente? Supongo que la Maniobra De Resurrección con los 091 te debió de dejar poco tiempo libre para trabajar con otras cosas.

La mayoría de las canciones estaban escritas antes de la resurrección. De hecho, el disco tendría que haberse editado un año antes, al menos, pero cuando decidimos volver pensé que era mejor dedicarme en exclusiva a los Cero durante 2016 y dejar lo mío aparcado hasta que terminara la gira. Así ha sido. Durante este año me ha dado tiempo de poco, tienes razón, pero he aprovechado y escrito dos o tres canciones más que no estaban en las primeras maquetas y que ahora sí están en ‘El Alma Dormida’.

¿Se han quedado otras canciones en el tintero?

Sí, siempre se quedan, es inevitable. Escribes muchas y tienes que elegir, a no ser que quieras sacar un disco doble. Las que se quedan fuera pueden tener una segunda vida más adelante, ya sea porque se te ocurre un arreglo genial que las revitaliza o porque utilizas una parte, ya sea de la letra o de la música para otra canción. Es una especie de cirugía: extirpas un estribillo a una canción y se lo implantas a otra que carece de él. No siempre sale bien pero si se puede intentar, se intenta. Por el bien de la ciencia.

Para este nuevo disco, de las labores a las cuatro cuerdas se ha hecho cargo un viejo amigo tuyo. ¿En qué ha beneficiado a la banda el estilo de Jacinto Ríos como bajista?

Jacinto ya colaboró conmigo hace cuatro años, pero lo hizo siendo el realizador del video de “Muy lejos de aquí”, el single de mi penúltimo álbum. Jacinto, aunque no había dejado de tocar, había dejado la música profesional hace muchos años y se había dedicado al mundo audiovisual. Lo llamé porque mi anterior bajista no podía estar en España en las fechas previstas para los ensayos de la grabación. Jacinto venía de hacer la gira de 091 y aceptó de inmediato y yo se lo agradezco. El tiene una gran escuela. La música que le gusta es prácticamente la música que me gusta a mí, así que por ahí no iba a haber problemas. Además ya era muy amigo de Popi desde hace años y conocía a los otros, así que su integración en la banda ha sido perfecta.

Como siempre, algo que destaca especialmente en tus canciones son las letras. ¿Para este nuevo álbum,  ha habido algo en particular que te haya inspirado especialmente a la hora de escribir?

Aunque parezca extraño, mi principal motivación para escribir es acabar de escribir. Es algo que me preocupa. No me pongo a ello pensando que quiero escribir sobre esto o lo otro, me pongo pensando que tengo que terminar esta canción como sea, aunque me cueste la vida. Debe haber algo en mi subconsciente que me guíe por el buen camino, porque esa motivación no debe ser sana. De día y de noche sólo pienso en quitarme de encima una canción que he empezado. Atesoro palabras, luego versos y después estrofas, como un ladrón en la oscuridad, y ya voy respirando tranquilo. Mientras tanto, la vida va pasando y supongo que algo de lo que pasa se ve reflejado en lo que escribo.

Siguiendo con el tema literario; ¿tienes algún referente del que se pueda decir que haya sido una influencia importante para ti?

Tengo muchos. Las lecturas juveniles, lo mismo que las músicas que escuchas cuando eres joven, son las que más te marcan. Luego, cuando ya tienes una personalidad hecha uno es más impermeable a las influencias. No quiere decir que no haya cosas que siga descubriendo y que me emocionen, pero no te marcan como las primeras. En mi caso fueron autores como Raymond Chandler, Kafka, Baudelaire, Sven Hassel, Chejov, San Juan de la Cruz…

¿Te has planteado alguna vez escribir un libro? Seguro que una gran parte de tus seguidores lo apreciarían mucho.

Planteármelo, sí, me lo he planteado, pero de la teoría a la práctica hay un paso complicado de dar, que consiste básicamente en ponerse a escribirlo. Y ese aún no lo he dado. Supongo que algún día, más pronto que tarde, tendré que ponerme a ello.

 ‘El Alma Dormida’ es un título que invita a la reflexión. ¿Alguna explicación sobre el porqué de ese título?

Está tomado de las “Coplas a la muerte de su padre” de Jorge Manrique. Algunas de mis canciones compartían temática con ese poema clásico del siglo XV, y me pareció lo suficientemente evocador como para ser el título genérico de estas nuevas canciones.

 Parece que el álbum está funcionando muy bien, de hecho, ya está en las listas de los más vendidos de la temporada. ¡Enhorabuena!

Gracias, pero el hecho de que mi disco haya entrado entre los 10 más vendidos sólo significa una cosa: que apenas se venden discos. Antes, los grandes superventas vendían medio millón de discos, ahora con suerte, apenas si llegan a 20.000. Eso da pie a que los que hemos mantenido una regularidad hayamos ascendido. Antes éramos los últimos y ni siquiera entrábamos en las listas y ahora mira…

 ¿Cómo ves el panorama musical actual en España? ¿Ha cambiado mucho desde los años 80?

Claro que ha cambiado, pero menos de lo que cambió el panorama entre los 70 y los 80. Ahora las cosas cambian menos radicalmente, todo va más despacio, incluso en las modas. Fíjate en los grupos de cabecera del indie: prácticamente  son los mismos que hace 15 años o más. La forma de consumir música sí que ha cambiado radicalmente. En los 80 escuchábamos música en un tocadiscos o en un radio-cassette, ahora la gente escucha música en un teléfono.

¿Hay alguna nueva banda nacional que te guste especialmente?

Dolorosa, aprecio mucho lo que hacen.

 La gira de reunión de 091 fue un éxito monumental, y para muchos de nosotros fue como un sueño hecho realidad. ¿Os esperabais tal recibimiento?

Cuando se planeó la gira no sabíamos exactamente qué nos íbamos a encontrar; llevábamos 20 años fuera de combate y nunca se sabe si tus seguidores siguen ahí o han emigrado. Cuando se pusieron a la venta las entradas de los primeros conciertos y se agotaron en pocos días, ya nos dimos cuenta de que la cosa iba a ir muy bien. Como así fue. Se ve que nuestros seguidores no sólo no habían emigrado y se habían quedado con ganas de más en el 96, sino que habían aumentado exponencialmente. ¡Asombroso!.

En esa gira os pude ver tres veces en directo y siempre estuvisteis fantásticos, pero hubo uno de esos conciertos que me impresionó especialmente, y el recuerdo me lo llevaré a la tumba. Me refiero a la espectacular lección de rock and roll que disteis en la Sala Oasis de Zaragoza. Pocas veces he presenciado tal comunión entre banda y público como esa.

Muchas gracias. En los meses previos al inicio de la gira tuvimos que ponernos a punto. Trabajamos mucho para conseguir el estado de forma como banda que teníamos en el 96. Hacer un repertorio de 2 horas con la energía que nosotros queríamos no es fácil, pero creo que lo conseguimos. La de Zaragoza fue una de esas noches en las que la electricidad se contagia al público.

¿Si te tuvieras que quedar con uno de los conciertos de la Maniobra de Resurrección, cual sería?

Hubo muchos muy buenos. En la plaza de toros de Granada, cuando tocamos La canción del Espantapájaros, tener a 10.000 personas coreando la canción como si fuera un himno fue muy emocionante. Y en el Azkena, que no es lo mismo tocar para tu público que en un festival, creo que nos salió un concierto muy potente. Vi que la gente estaba algo reticente al principio, cómo iban metiéndose en faena y al final los dejamos convencidos. Eso es muy satisfactorio para un músico. Si siempre tocas para los que se saben al dedillo tu repertorio puedes llegar a ensimismarte. Convencer a los descreídos es un reto muy apetecible.

Supongo que estarás un poco harto de que te lo pregunten pero… ¿los seguidores de 091 podremos volver a ver a la banda en directo, y algún día comprar un nuevo disco de estudio, que sería la continuación de aquel ya lejano ‘Todo Lo Que Vendrá Después’?

El futuro no está escrito. Quién sabe… nadie, ni nosotros mismos, habría apostado a por una reunión como la que tuvimos el años pasado. Todas las resurrecciones son milagrosas, y ya puestos a esperar, se puede esperar otro milagro, aunque Lázaro sólo resucitó una vez, que se sepa.

Para terminar, me gustaría que nos citaras tres de los discos que más te han marcado en tu vida.

Reducirlo a tres solamente es complicado, pero vamos allá… El Álbum Blanco de The Beatles, Cosmo´s Factory de los Creedence y Stupidity de Dr. Feelgood

Muchísimas gracias por atendernos, y por ofrecernos tantos años del mejor  rock and roll, ¡y que sean muchos más! Te esperamos con ganas en tus próximos conciertos en los que estarás presentando tu fantástico nuevo trabajo.

Muchas gracias a vosotros.

TEXTO: JUANVI PEDRO GILABERT

FOTOS: SALVADOR SERRANO

 

Deja un comentario

*