ENTREVISTA JAMES WILLIAMSON (PARTE 2)

Segunda parte de nuestra charla con James Williamson, totémico as de las seis cuerdas que, a la espera de un potencial retorno junto a su viejo colega Iggy, ha estado ocupado grabando uno de los trabajos del año, ‘Re-Licked’, una obra no exenta del habitual salvajismo de su mítica Les Paul, con riffs de aullido de nitrato sobre cristal cortado. En un punto muerto, tras la desaparición de Scott Asheton, Williamson ha regrabado con diversos vocalistas temas de Stooges que solo están documentados en ese eterno atolladero low-fi que son los bootlegs: una revisión, o puesta al día, cargada de entusiasmo y energía, con unos riffs que continúan haciendo añicos a los átomos y barren el suelo con tus expectativas. Pasan los años, pero la esencia –imbatible y corrosiva- sigue siendo la misma. Aunque, pasión de fan obliga, tampoco pudimos dejar de recordar junto al guitarrista, uno de los discos más grandes que jamás existirán: ‘Raw Power’, un plástico que forma parte de esas altas y creativas esferas de ingenio maximalista, junto a títulos como ‘White Light/White Heat’ o ‘Electric Ladyland’. Disfruten del viaje.

 Quisiera volver a ‘Re-Licked’, un proyecto que encuentro muy atractivo. Durante más de treinta años estuviste fuera de la música: no estabas conectado a un mundo en el cual has sido muy influyente, pero al regresar decides autoversionarte con un disco lleno de colaboradores importantes, aunque no comercialmente exitosos a nivel masivo. Algo que considero realmente integro y puro. Ahí está, por ejemplo, J.G Thirwell, que ha personificado el underground durante mucho tiempo. ¿Querías evitar bajos denominadores comunes con ‘Re-Licked’, apostando por la integridad del artista?

Ciertamente, esa ha sido mi intención. El objetivo, o propósito, era ese. Hubiera odiado el disco si hubiese escogido a cantantes, como dices, de bajo denominador común: eso hubiese sido algo inaceptable para mí. Yo compuse el material junto con Iggy, por lo que no quiero devaluarlo con gente que realmente solo están para enviar sus pistas de voz vía teléfono o vete a saber qué. Quise a gente que, en principio, fueran fans gigantescos de los Stooges. Que ellos fueran esos fans por propio derecho, y se sintieran excitados por cantar estos temas. Y lo conseguí (Risas). J.G. Thirwell tiene un increíble talento: él contribuyó y trajo una visión alternativa a la canción. Cuando la grabamos pensé: “¡wow, es increíble!” Sí, quería ese calibre de gente… y, como te comento, lo logré. Alison Mosshart, de The Kills, tomó un avión desde Londres hasta California exclusivamente para grabar sus voces en un solo tema, ¿sabes? Y ella estaba increíblemente emocionada con ello; se involucró completamente y fue increíblemente cool.

James Williamson

Yo también soy un admirador total de tu banda, así que me gustaría apuntar uno de mis momentos favoritos en la carrera de Stooges, ese que consistía en el ataque doblemente apocalíptico que suponía teneros a Ron Asheton y a ti como guitarristas, conjuntamente. Fue algo que duró poco tiempo, pero… ¿qué recuerdas de aquella unión de fuerzas?

Ron y yo teníamos lazos que nos retrotraían hacia The Chosen Few. Ahí, en cierta manera, había un vínculo común, y así fue como originalmente conocí a Ronnie. Y claro, conocí a Ronnie como bajista. ¡Y era jodidamente bueno al bajo! Nuestra relación se extendía hacia el pasado de manera robusta entonces. Fue bastante natural para mí cuando quisieron que me uniese a la banda. Sentía algo así como: “hey, hasta ahora estaba saliendo por ahí con vosotros, ¡y ahora tocamos juntos!”. Fue en ese punto, durante un tiempo muy, muy breve, cuando tuvimos la formación de dos guitarras. Tocábamos en directo, todo el material desarrollado desde ‘Funhouse’… por consiguiente, mi trabaj era tocar esos temas junto con Ronnie. Obviamente, tú estás muy familiarizado con el material de Stooges y esos temas son, digamos, del tipo Ronnie. Son temas que contienen mucha amplitud y espacio dentro de sí mismos, si me permites que te lo describa así. Él podía realizar esas electrificaciones positivas dentro de espacios, el estilo de su solos… había mucho espacio en todo ello. Mi trabajo era seguirle, añadiendo algún matiz. Pero la realidad de todo aquello, de mi estilo como guitarrista en sí, no te deja ningún espacio: yo toco por todas partes, no dejo huecos, y en aquel momento había empezado a escribir material nuevo con Iggy. Lo llevábamos haciendo desde que me uní a la banda, pero no habíamos tocado nada de ello en vivo hasta este punto, sino ante los ejecutivos de Elektra, ya que ellos estaban sopesando la posibilidad de hacer otro disco con nosotros. En esa época, el material era demasiado insólito y extraño para ellos. Por supuesto, tras escucharlos decidieron no hacer nada con nosotros (Risas). Pero eso es lo que luego escuchas en ‘Raw Power’ y, posteriormente, en los temas de ‘Re-Licked’.

Cuándo viste a los Asheton con Pop cuando aún se llamaban Psychedelic Stooges, junto a los MC5, ¿qué te parecieron?

Bueno, me importaban bien poco los MC5. Realmente, no me importaban nada (Risas). Estaban bien, tenían algunos buenos temas, pero… tío, los Stooges tío eran impresionantes. Y, para empezar, yo tenía algunas conexiones con ellos, y les había visto mientras ellos se desarrollaban como banda: solían ensayar en el sótano, y ahí es donde por primera vez pude ver a Scott Asheton tocar esos gigantescos barriles de petróleo con extrañas insignias y todo. Y te diré… ¡aquello era tan poderoso! Iggy también era batería, por lo que su música estaba dotada de un enorme componente rítmico. Realmente, los Psychedelic Stooges eran algo así como una formación de música experimental, un grupo de vanguardia tipo John Cage o algo así, ¿sabes? Iggy tocaba una batidora amplificada, la Osterizer, más una aspiradora con micrófonos a lo largo de sus tubos, por dentro y por fuera. El bajista, Dave Alexander, no tenía ni idea de tocar, y se dedicaba a hacer algunos ruidos. Ronnie lo hacia lo mejor que podía a la guitarra: en ese punto, era lo más parecido a un músico que tenían. Pero tío, Iggy siempre fue un intérprete. Él tiene una necesidad profundamente arraigada respecto a conseguir la aprobación de la audiencia: siempre irá a cualquier extremo, y lo ha probado durante una carrera de cuarenta años. Tiene ese deseo de introducirse entre el público, unirse a él y ser completamente aceptado por su audiencia.

¿Crees que comportarse de ese modo es algo así como una necesidad existencial por su parte?

Creo que sí, aunque Iggy siempre trata de distanciarse de dar explicaciones cuando se toca este tema. Pero, realmente, lo he podido ver y comprobar: para él, su arte es una manifestación puramente existencial.

Stooges James Iggy UTILIZAD ESTA FIJO DUDES......

Hace años, tuve la suerte de entrevistar Ron Asheton, quien me comentaba que, para mentalizarse al grabar de noche ‘Raw Power’, solía cantar bien alto el “Midnight To Six” de los Pretty Things. Quería saber si recordabas este aspecto más anecdótico del comienzo de esas sesiones nocturnas.

Mmmm… No lo recuerdo. Pero si lo dijo seguro que era así, no tengo problema en creerle. Le creo (Risas). Seguro que es cierto, aunque no pueda confirmártelo en primera persona.

Mientras grababais ‘Raw Power’, ¿erais conscientes de que estabais gestando un disco de rock trascendental y, por supuesto, clave para la historia del rock ‘n’ roll?

Eso es lo que queríamos, era nuestra esperanza. Pero nunca pensamos que estuviéramos realizando algo trascendente, ya me entiendes. Ciertamente, esperábamos crear un disco que fuese un éxito, ya que en aquellos días eso era todo a lo que había que aspirar. Estábamos en Londres, mirando, viendo, yendo a ver a T-Rex… era y conllevaba todo lo que sentíamos y experimentábamos. Para nosotros, aquello era como ver a los Beatles, allí, en esa época. Era increíble, no podíamos creerlo. Pensábamos: “hey, esto es lo que queremos ser” y, por supuesto, nos lo creíamos (Risas). Y nadie sabía qué coño estábamos haciendo. Como enfatizabas antes, el paso del tiempo convirtió a ‘Raw Power’ en un disco muy importante… nosotros teníamos la firme creencia de que siempre lo fue, aunque no lo fuera a un nivel comercial.

Quisiera preguntarte por tu relación, y hasta qué punto la hubo, con Johnny Thunders. Él es un importante pionero junto a ti, Ron Asheton o Sylvain Sylvain: guitarristas emblemáticos de bestiales y lujuriosos altos octanajes.

Johnny Thunders era un igual. Yo le tenía en la más alta estima en lo relativo a su habilidad para escribir. Aparte, tenía un gran talento para conseguir crear unos riffs muy, muy pegadizos y saber cómo tocarlos con exactitud. Como bien dices, también era uno de esos guitarristas de altas energía: tenía un mayor grado de energía que, por ejemplo, Ronnie (Asheton), de quien obvia decirse lo gran guitarrista que era. No quiero en absoluto quitarle méritos, solo quiero decir que en los términos que hablas de hi-energy, Johnny Thunders era todo eso y mucho más. Me llevaba bien con él, pero no éramos íntimos, apenas le conocía. Pero nos cruzábamos constantemente, en la carretera, tocando en los mismos lugares, o divirtiéndonos en Hollywood juntos… En esa época, su banda, los imbatibles New York Dolls, empezaban a ascender hacia la cumbre, o algo así, a la vez que la nuestra estaba algo en decaimiento en ese periodo. Coexistimos con los Dolls durante siete u ocho meses. Thunders era un tío muy cool. Siempre me gustó.

Stooges Iggy James Maxñs Kansas City 1970

Iggy me comentó una vez que sus grabaciones representaban una inmortalidad dentro de lo espurio. ¿Compartes su opinión respecto a tus importantes logros en el rock?

¿Sabes qué…? (Risas) Pienso que sería extremadamente pomposo por mi parte si yo hiciese tal declaración. Sólo te diré eso.

Creo que acabas de contestar a mi pregunta.

(Risas) Vamos a dejar ahí el tema si te parece. Para mí, solo me gusta sentir… no sé, que conocí a algunas personas y pude llegar a comunicarles algo a otras. Realmente, creo que eso es lo máximo a lo que puedes aspirar con la música.

¿Qué ha cambiado en ti para que, tras estar tanto tiempo apartado de la música, te decidieras a volver y te encuentres en un estado artístico tan prolífico? Ahora que Iggy descansa, tú vas imponiéndote con un nuevo trabajo que, aparte de ser un proyecto de lo más lícito e interesante, está gustando mucho y cosecha un merecido éxito.

Esa es una buena pregunta. Pienso que, cuando se me propuso el realizar todo ello… para empezar, yo no estaba seguro de poder llevarlo a cabo. Luego, no solo estaba ocupado con un trabajo, en Sony, sino que además no había tocado la guitarra en treinta y cinco años. Así que, realmente, no estaba absolutamente seguro de poder hacerlo. Tenía mis dudas. Tú conoces mucho el material: la coincidencia fue que el trabajo me permitió poder dejarlo en ese punto, aunque yo no lo deje hasta que Sony me ofreció un puesto de consejero y estuve haciendo ambas cosas durante dos años y medio. Aunque esa es otra historia. Una vez que retomé mi puesto con los Stooges, todo sucedió muy rápidamente. Cosas como el ingreso en el Rock’n’Roll Hall Of Fame, las adulaciones del público, allá donde tocábamos… yo jamás había experimentado nada que se pareciese a eso, ya me entiendes. De pronto… aquí estoy de nuevo: básicamente, este hombre mayor, y todos lo somos ahora, ante un público formado por fans de siempre y una nueva generación, chicos veinteañeros… esto hizo trascender cualquier duda que yo pudiese tener sobre cualquier cosa en relación a mi vuelta. Y entonces, ahora que he hecho esto durante más o menos cinco años, sentí que ‘Re-Licked’ tenía que llevarse a cabo. No lo he hecho para ganar dinero, y Dios sabe que no estoy intentando conseguir éxito comercial. Lo que me importa es el legado, y específicamente me interesa esto en relación a las composiciones, y como componíamos. Esa es la razón por lo que lo he hecho.

TONY SANDERS

Deja un comentario

*