ENTREVISTA HELLSINGLAND UNDERGROUND

Esta misma semana Hellsingland Underground empiezan una gira por España que les llevará por bastantes ciudades de nuestro territorio. El combo sueco se encuentra ahora mismo en un momento dulce como así prueba su último trabajo ‘Understanding Gravity’. Ahondando en sus influencias del rock americano pero dando también su perspectiva europea. Un buen presente del que teníamos ganas de hablar con ellos. Dicho y hecho, el vocalista de la banda Charlie Grandberg atendió amablemente nuestra petición y aquí tenéis el resultado de la distendida charla.

DEL NORTE DE SUECIA, NO DE ALABAMA.

Primero de todo me gustaría felicitaros por vuestro último trabajo ‘Understanding Gravity’. He leído unas cuantas cosas sobre él, pero mi opinión es que tocáis southern rock pero con sentimiento europeo ¿Estarías de acuerdo?

Muchas gracias por el cumplido. Lo que comentas creo que podría dar una idea de cómo sonamos, lo cual es curioso, porqué a día de hoy ninguno de nosotros estamos escuchando southern rock. Personalmente prefiero llamar a lo nuestro ‘Northern rock’, más que nada porqué somos del norte de Suecia, no de Alabama (risas).

La manera en que están tratados los teclados y algunas guitarras me ha hecho pensar en The Allman Brothers Band ¿Han sido una influencia consciente en la grabación de este disco?

No, realmente no. Bandas como Allman Brothers, Marshall Tucker Band o The Outlaws fueron grandes influencias en los inicios de Hellsingland Underground, pero creo que nuestro sonido tomó otra dirección en nuestro anterior y tercer álbum ‘Evil Will Prevail’. Cosa que se ha acentuado en este último trabajo, pero aun así siempre quedan rastros de nuestros inicios. Nos encanta el piano, el órgano Hammond y los sonidos de raíces, pero pienso que nuestras canciones son diferentes a todo eso, no sonamos tan bluesies como Allman Brothers. Y si hablamos del sonido de guitarras dobladas de hecho estamos más influenciados por Thin Lizzy que por cualquier banda de southern rock.

Cuéntame un poco sobre la grabación de este último trabajo ¿Ha sido un disco difícil de hacer?

Alquilamos un viejo castillo del siglo XVI, y nos trasladamos ahí para grabarlo. Lo cierto es que fue un proceso sencillo, fue a la hora de mezclarlo cuando las cosas se fueron un poco de madre entre el productor y nosotros. Todos (incluido el productor) somos personas muy intensas, para lo bueno y para lo malo y él no parecía encontrarse cómodo en ese lugar. Puedes leer toda la historia en nuestra web. Afortunadamente al final las cosas se solucionaron, le seguimos queriendo y estamos muy contentos con el resultado final.

Háblame de la canción “Reincarnated The Same As I Ever Was”. Parece más un tema de rock progresivo que cualquier otra cosa.

En cierta manera sí. De hecho creo que me gusta más el concepto de rock progresivo que la música en sí misma. Esta canción  fue un intento por parte de Matts (Olsson, guitarrista) y mío de escribir una canción con un montón de cambios de ritmo y muchas partes diferentes. Y creo que hemos salido indemnes del intento, me encanta esa canción y la tocamos en directo en casi cada concierto.

¿Qué me puedes contar de la canción “When The Music Ruled The World” (Cuando la música gobernaba el mundo)? ¿Echáis de menos esos tiempos cuando la música tenía la capacidad de cambiar vidas?

Algo de eso hay, pero tampoco es que quisiera revivir esa era. Son tiempos que definitivamente no volverán. Tampoco es que la música no signifique nada a día de hoy, todavía es importante para mucha gente, pero echo de menos el sentimiento de hermandad. Antes veías un vídeo de una nueva banda en la MTV y al día siguiente todos estábamos hablando de ello. Eso ya no sucede más, es todo un rollo como mucho más solitario.

He leído que ‘Understanding Gravity’ ha logrado el número uno en vuestro país, pero en las ventas en vinilo. ¿Tenéis listas diferentes para cada formato?

Efectivamente, así es. Las de vinilo desaparecieron durante un par de años, cuando el formato parecía pasar de moda. Afortunadamente la gente vuelve a comprarlo y parece que ha vuelto para quedarse.

Hellsingland Underground os formasteis en una región de Suecia que es muy boscosa. Pero vuestra música siempre me ha transmitido calidez, cosa que es lo último que espero que me produzca vuestro entorno natal.

Te puedo asegurar que hace mucho frío (risas), al menos en invierno. Sin ir más lejos ahora mismo si miro por mi ventana tengo dos metros de nieve, pero creo que nuestra música funciona como una cálida manta para ponerte encima. Honestamente, soy un tipo al que le gusta el verano, odio los inviernos. Esta es una de las razones por las que España me gusta tanto, hasta tengo en mente mudarme a vuestro país algún día.

Ahora mismo Suecia está exportando una gran cantidad de bandas de rock’n’roll. ¿Crees que tu país se ha convertido en el epicentro europeo del rock?

Sin duda ahora mismo tenemos un montón de bandas de rock’n’roll, pero también hay mucho pop, house, y hip hop. Y en la radio lo ponen mucho, y también esas fábricas de componer canciones al estilo de Max Martin (compositor y productor musical sueco, reconocido por catapultar a la cima a artistas pop, como Backstreet Boys o Britney Spears), ya sabes (risas).

La última vez que estuvisteis de gira por España fue en 2016 ¿Vamos a encontrar diferencias con estos nuevos conciertos?

Bueno, de gira no, pero nuestra última vez en tu país fue en el Azkena de este pasado 2017. Aunque un concierto de festival es diferente a girar solo. Los de 2016 fueron un poco más comprimidos ya que tuvimos que llamar a nuestro teclista original Mathias como sustituto para Thomas que acababa de ser padre, con lo cual nos tuvimos que centrar en nuestro primer material que es el que controlaba. Esta vez tocaremos más canciones nuevas y alargaremos el repertorio. Y por supuesto cuenta con que somos un año más viejos y gordos (risas). Aunque espero que más sabios también.

Vuestro primer y homónimo álbum tiene algunas referencias satánicas en la portada. ¿Es una influencia de la escena metálica extrema de Escandinavia?

No, que va. Tiene que ver con la tradición musical folclórica de la región de donde provenimos. Unas canciones que hablan de Satán llegando a los pueblos tocando el violín, y lo hace tan bien que vuelve loca a la gente joven y no pueden para de bailar hasta morir. Hace unos doscientos años la iglesia sueca y el rey prohibieron todos esos semi tonos en la música folk porqué se consideraban malignos, algo que era obra del diablo. Todas las regiones obedecieron menos Dalarna y Hellsingland, lo cual acabó con la iglesia quemando los violines de los músicos que lo tocaban. Pero creo que en nuestra música aún quedan restos de ello.

¿Alguna cosa más que quieras añadir?

Muchas gracias por todo. Tengo muchas ganas de volver a encontrarme con nuestros seguidores en España. Sois adorables.

TEXTO: XAVI MARTÍNEZ

FOTOS: ANDREAS SANDER

Deja un comentario

*