ENTREVISTA DOYLE WOLFGANG VON FRANKENSTEIN

In ENTREVISTAS

La reciente visita a nuestro país del icónico Doyle Wolfgang Von Frankenstein nos ha brindado momentos realmente especiales: aparte de revisitar el inmortal catálogo Misfits, el musculado guitarrista ha presentado en directo su álbum de debut, ‘Abominator’ (2013), del cual nos brindará su secuela en breve. Metal contundente y trepidante, con mil y una referencias al cine de terror y guiños a todo tipo de artistas clásicos del género. La amenazadora imagen del monstruo contrasta con el carácter afable y práctico de un músico entregado a un proyecto tan personal como deudor de un universo estético por el que no pasan los años. Horas antes de su concierto en Badalona, Doyle nos recibía para ponernos al día de lo que se trae entre manos.


 
NACIDO PARA ABOMINAR

¿Cómo está yendo la gira europea?
¡Muy bien! Cada noche estamos encontrando muy buena gente, viviendo grandes momentos. Está siendo muy divertido.

En breve, verá la luz tu nuevo álbum de estudio, ‘As We Die’, pero creo que no estáis tocando nada todavía de él.

Exacto. No quiero que lo primero que escuchéis de este disco sea un audio de mala calidad a través del teléfono de alguien (Risas). Quiero que la primera impresión os deje noqueados.

Si va en la línea de ‘Abominator’, probablemente lo haga.

¡Gracias! Las canciones de ambos discos fueron escritas y grabadas a la vez, pero las partimos en dos… y ahora es el momento de esa segunda tanda. Cuando el disco salga, probablemente lo tocaremos entero. Nos morimos de ganas de hacerlo.

¿Qué puedes contarnos del nuevo álbum?

Saldrá a principios de mayo. El día 5, creo… o al menos, eso es lo que me han dicho, porque todavía estoy escuchando los masters (Risas). Se publicará a través de mi sello, Monsterman Records, en asociación con EMP, que es el sello de Dave Ellefson, de Megadeth. ‘As We Die’ tendrá un enfoque ligeramente distinto al anterior trabajo… no sabría decirte más. Supongo que cuando lo escuchéis, os daréis cuenta. Ahora contamos con un nuevo batería, Brandon Pertz-Born, al que apodamos The Crusher, que aporta sangre nueva y muy heavy… y también tendremos varios invitados, como Randy Blythe, de Lamb of God, en una canción llamada “Virgin Sacrifice”, y a Alyssa y Michael de Arch Enemy en el tema “Kiss Me As We Die”.

Es el segundo disco que grabas con Alex Story como vocalista. He de decirte que soy un gran fan suyo y de su banda, Cancerslug.

¡Cancerslug es una banda fantástica! Cada una de sus canciones es genial. Alex tiene un talento enorme.

¿Cómo es trabajar con él?

Bueno, el tío está loco de remate (Risas), pero es genial. Me encanta cómo escribe. Yo le mando la música y él se encarga de los textos… y, cuando me los pasa, convierte mi idea original en una canción completamente nueva.

Junto a Glenn Danzig, Alex sería el otro cantante definitivo en tu carrera como músico. ¿Cuál dirías que es la principal diferencia entre ambos?

¡Sus cuentas corrientes! (Risas) Por lo demás, Glenn y Alex son muy parecidos: ambos están locos de atar, pero son grandes tipos… artistas con un grandísimo talento.

En todos tus proyectos, siempre has ahondado en un universo con temática de horror. Está claro que te sientes confortable haciendo ese tipo de canciones, pero… ¿alguna vez has pensado en explorar otros temas?

No… no sería lo mío. Me gusta el horror porque es oscuro. No quiero hacer canciones en plan: “oh, he roto con mi novia”, o mierdas estúpidas como esa. No quiero hacer canciones políticas o hablar de temas que no pueda soportar o sobre los que quejarme, ya sabes. Me gusta el terror. Cuando éramos pequeños, nos encantaban series como The Munsters, The Addams Family, Chiller Theatre, The Twilight Zone… también shows como Star Trek. Teníamos aquellos libros de terror infantil, la revista Famous Monsters… Adorábamos esas cosas. A Glenn le obsesionaba todo eso, pasábamos muchas horas consumiendo ese tipo de material… y eso se refleja en mi música. Mis canciones son historias.

Y van más allá del horror punk, en mi opinión. Tu música es más metal que punk.

¡No me gusta el horror punk! Sinceramente, creo que apesta, se ha convertido en algo lleno de clichés y tonterías ridículas. Como dices, lo mío ni siquiera es punk, sino algo más metálico… no sé, es algo diferente. Lo cual es guay. Tiene elementos de los Misfits, también de bandas clásicas de metal. Es un rollo distinto, y…yo solo hago la música, ¿sabes? No me encargo de los textos. Alex es mejor que yo para esas cosas, así que dejo que lo haga él. Nos complementamos muy bien en ese sentido. Es importante confiar en la gente con la que tocas, eso se refleja en la música que hacemos. Por ejemplo, a Michael, que aparece en el nuevo álbum, le pedí que escribiera música aterradora para una canción, pero fui bastante claro: “hazla fácil, porque he de tocarla yo. ¡Que no pase del traste número doce!” (Risas). Soy un tipo muy limitado.

De acuerdo. No serás Tony Iommi, pero tu estilo es ciertamente reconocible. ¿Cómo definirías tu forma de tocar?

¡Equivocada! (Risas) Ya sabes… no puedo tocar como todos esos grandes músicos, así que he de hacer que vuestra cabeza explote recurriendo a otras habilidades. Aunque sean las equivocadas.

¿Cuáles serían tus mayores influencias a la guitarra?

Oh, ¡la lista es infinita! Cuando empecé, me fijaba mucho en Johnny Ramone y Johnny Thunders, por ejemplo. También alucinaba con Jimmy Page, Joe Perry, Mick Ronson, Eddie Van Halen, el tándem de guitarras de la banda de Alice Cooper, Iron Maiden y Judas Priest. Hay tantos guitarristas increíbles… ¡como Dimebag Darrell! Todos son importantes para mí… y no es que trate de aprender de ellos, ni de nadie, porque yo realmente solo se tocar dos o tres acordes, veinticuatro notas y para de contar (Risas).

Lo tuyo sale de las tripas.

Yo simplemente toco lo que me resulte más fácil, realmente. Si es bueno, pero es demasiado complicado, no va conmigo. Si no es cómodo, no lo toco.

Lo que está claro es que tu guitarra, Annihilator, define tu estilo a la hora de tocar. ¿Cómo se te ocurrió crear tu propio instrumento?

Fue algo natural. No me gustaban las guitarras que se podían encontrar en las tiendas, ¿sabes? Todo el mundo tiene una Stratocaster, o una Les Paul… son guitarras bonitas, pero odio que nadie se atreva a ser diferente. Yo no quiero conformarme con eso. No me gusta. Para mí, es importante dar un buen espectáculo, tanto visualmente como a través de la música que tocas… y por aquel entonces, mi padre, mi hermano y yo teníamos un taller, y yo no dejaba de darle vueltas a la idea de fabricarme mi propia guitarra. Miraba aquellas máquinas que teníamos y me convencí de que podía hacerlo. Al fin y al cabo, todo tiene que ver con medidas y estabilidades, ¡no podía ser tan difícil! (Risas) Yo conservaba un dibujo de un guitarra asesina que había hecho en el instituto: lo había guardado, porque me parecía muy molón. Y una cosa llevó a la otra. Llevé aquel dibujo a escala real y… ¡funcionó! Pude hacer la guitarra que quería, una que me representara totalmente. Y ahí la tienes, es una guitarra genial. Muy impactante.

Y no solo en la forma… el sonido de tu Annihilator es único.

¡Pero el sonido sale de tus propias manos, no de la guitarra! En serio, así es. Johnny Thunders podía tocar la guitarra de otro, con el amplificador de bajo de mi hermano, y seguía sonando a Johnny Thunders. Si Eddie Van Halen toca con mi guitarra y mi ampli… ¡sonará a Eddie Van Halen! Todo está en las manos, cómo tocas tu instrumento.

 O cómo lo golpeas, como es tu caso.

¡Ahí está el sonido! (Risas) Mi sonido se apoya en la distorsión de las cuerdas, apenas utilizo el overdrive.

Quería preguntarte por la reciente reunión de los Misfits, algo que parecía imposible. ¿Cómo recuerdas esos dos conciertos?
El primer show, en Denver, fue uno de los peores conciertos de mi vida, porque el equipo no funcionaba correctamente. Tuvimos grandes problemas técnicos… si me hubieran dado un banjo, creo que lo hubiera hecho mucho mejor (Risas). El segundo show en Chicago fue mucho mejor, ya que el problema se había arreglado.

Vale, pero… ¿cómo te sentiste?

No sé, tío. Era otro día más en la oficina. Subes ahí y haces tu trabajo. Voy a lo mío. Realmente, no presto mucha atención a lo que están haciendo los demás. Estoy ocupado tocando, ya sabes.

¿Hubo tensión entre Glenn y Jerry, tras tantos años de peleas?

No, para nada. Los dos son tíos muy simpáticos. Si los metes en la misma habitación, acabarán riendo juntos a carcajada limpia. Todo lo demás… son negocios. Ojalá podamos volver a tocar juntos de nuevo.

¿Cómo fue contar con Dave Lombardo a la batería?

Fue duro (Risas). Dave conocía el material, pero creo que no conectaba con ello. No era su rollo. Dave podría estar tocando Slayer todo el día, pero… si has de tocar Misfits, creo que nadie puede hacerlo como nosotros. Y mira que lo que yo hago es súper simple… pero es algo natural.

¿Sabes una cosa? Estaba convencido de que vuestro batería iba a ser Lars Ulrich…

Oh, ¡dudo que él pudiera tocar esas canciones como se merecen! (Risas) Necesitas a alguien joven y entregado para tocar ese tipo de mierda, tío. Alguien como nuestro batería, Brandon. La música de Misfits puede ser técnicamente sencilla, pero físicamente es dura de cojones.

¿Quién sería tu batería favorito de toda la historia Misfits?

Mmmm… diría que Arthur Googy. Era muy sólido y versátil. Lo tenía todo.

Supongo que si aún no tenéis nuevos conciertos de Misfits en mente, el tema de escribir nuevas canciones los tres juntos es todavía más incierto.

Sería genial, la verdad. Me encantaría que eso se llevara a cabo, pero no hemos discutido aún la posibilidad. ¿Quién sabe? Me dedicaré a mis cosas hasta que Glenn y Jerry me llamen, y entonces les pediré mucho dinero (Risas). Sería una pasada que hubiera un nuevo disco de Misfits, pero… mientras tanto, solo puedo pensar en lo bien que va a sonar ‘As We Die’.

Gracias por todo, Doyle. ¿Algún mensaje para tus fans?

Oh, soy terrible para este tipo de cosas, pero… allá va. ¡Haceos veganos y no dejéis de escuchar buena música!

ALBERTO DIAZ

You may also read!

KARL OVE KNAUSGARD ‘Tiene Que Llover’

(Anagrama / L’Altra Editorial) La prosa de Knausgard (Oslo, 1968) parece sencilla, pero es realmente elaborada y magnética; no

Read More...

BLACKFIELD ‘V’

(KScope / Top Artist) Paralelamente a Porcupine Tree, el guitarrista y cantante Steven Wilson formó junto al israelí Aviv

Read More...

STEVEN WILSON ‘To The Bone’

(Caroline) Ya queda atrás su etapa con Porcupine Tree y también sus dos primeros discos en solitarios (más instrumentales

Read More...

Leave a reply:

Your email address will not be published.

Mobile Sliding Menu