ENTREVISTA CARLOS TARQUE

Con M-Clan en barbecho su vocalista Carlos Tarque ha decidido dar rienda suelta a todo su poso más rockero en un disco de austero pero revelador título ‘Tarque’ (Warner). Guitarra, bajo, batería, voz y nada más. Un disco que reivindica sus raíces y que homenajea a sus ídolos de siempre. Se podría definir como sencillo y adictivo. Surgió la oportunidad de charlar con el carismático vocalista y no era custión de desaprovecharla. Su nuevo disco, sus influencias, rock en castellano son (entre otras) de algunas de las cosas de las que se hablaron. Sin más dilaciones  os dejamos con Carlos Tarque, el hombre con una cuchilla de afeitar en la garganta.

¿EL CONCEPTO? CRUDEZA, ENERGÍA Y SENCILLEZ

Primero de todo, felicidades por el disco. Me gustaría que me contaras un poco como se ha terciado su grabación.

Creo que con M-Clan llevábamos muchos años sin parar, y a nivel personal siempre tuve claro que en un momento u otro haría alguna cosa en solitario. Y pensé que ahora había llegado el momento, le dije a Ricardo (Ruipérez, guitarrista de M-Clan) que creía que nos deberíamos tomar un descanso para dejar pasar el aire y también tomar perspectiva de cara al siguiente disco de la banda. Volveremos en el 2020 y he aprovechado para trabajar estas canciones que has escuchado junto a Carlos Raya. Le conozco de hace muchos años y creo que es la persona adecuada para que me acompañe en este proyecto. Viene de una movida que a mí siempre me ha gustado; el hard rock y el heavy metal. Y creo que tenemos eso en común, el venir de algo que a los dos siempre nos ha llenado. Hay una conexión y creo que se nota en el disco. De hecho Carlos es una parte muy importante, es compositor, productor y guitarrista.

El título del disco me parece toda una declaración de intenciones, el llamarlo ‘Tarque’ sin más.

No soy el primero que lo ha hecho, pero vendría a ser eso, sí. Es mi apellido y creo que tiene fuerza, no como si me llamara López (risas).El título unido a la portada, esa radiografía mía creo que lo explica todo bastante. Y además llama mucho la atención.

Tampoco hubiera desentonado si el disco se hubiera llamado ‘Rock & Roll”.

No, para nada. Sin duda es un disco de rock & roll, aunque también hay hard rock. Tiene influencias de los clásicos; Black Sabbath, Free, Led Zeppelin, AC/DC…Diría que hay mucha influencia de la música que nos hizo meternos en esto. Cosas que forman parte de nuestro ADN. En M-Clan también está esta influencia, especialmente en los primeros discos, y personalmente es hacia donde prefiero tirar.

De hecho la producción me hace pensar en los discos clásicos de AC/DC, hasta en el sonido de la batería.

Y también hemos tenido muy presentes a Free. Esa manera de hacer en la que no hay recordings, me refiero a ese momento en el que hay un solo de guitarra y no hay nada debajo, como haría un trío en directo. Ese es el concepto de este disco; crudeza y energía.

Ahora me gustaría preguntarte por algunas de las canciones como por ejemplo “Heartbreaker”. ¿El título es un homenaje a Free, Led Zeppelin o Tom Petty?

No, lo cierto es que no pensé en eso. De hecho me parece la canción más AOR del álbum, que curiosamente reciclé el estribillo de una composición mucho más soul que tenía en la cabeza. Es muy pegadiza.

El estribillo es adictivo.

Me apetecía hacer algo tipo “Since You’ve Been Gone” de Rainbow, o al menos en esa onda. En cuanto al título sí que tengo que reconocer que quería hacer algún tipo de homenaje a Tom Petty. Empecé a trabajar en una letra pero no me convencía, y dejé sólo un par de frases, “Chica americana, enséñame a volar”, y la cosa empezó a derivar sobre la típica chica rompecorazones.

También me ha gustado mucho “Juicio Final”. Me parece un himno, ideal para el directo.

Esa es la idea, y grabarla fue muy divertido. Para que cogiera fuerza grabamos todo un desfile con diferentes tipos de zapatos y se grabó unas diez veces. Es que no hay nada como el ruido real de las cosas.

Imagino que la letra no es autobiográfica.

No, que va, para nada. Simplemente es una ficción, trata sobre una persona que es un montón de cosas, pero que en realidad son historias cogidas de la calle. Cierto es que tiene un aire sucio, como de gente que tiene cosas por esconder.

Musicalmente me ha traído a la cabeza el “Heartache Tonight” de The Eagles .

Van por ahí los tiros, será por ese componente hímnico que también tienen canciones como “We Will Rock You” o “I Love Rock’n Roll”. Incluso te diría que tiene hasta un punto glam.

También llama la atención la canción “Janis, Amy, Billie”, dedicada a tres artistas femeninas celebérrimas.

Son artistas que siempre me han gustado mucho y me apetecía reivindicar sus figuras en un mundo tan dominado por hombres. Además las tres tienen un lado muy romántico; han sufrido por amor, tenían éxito pero no eran felices. Es una canción que me gusta verla como un blues, que habla del dolor de alguien.

También es muy pegadiza.

Creo que tiene bastante que ver con las últimas cosas que habíamos hecho M-Clan.

Volviendo a la portada del disco, aparte de la radiografía llama la atención la cuchilla de afeitar que tienes en la garganta.

Como los Judas Priest ¿no? (risas). Lo cierto es que tiene un montón de lecturas, he recibido interpretaciones de todo tipo. Aparte de guiño a “British Steel” puede querer decir que mi voz es rota o que canto canciones arriesgadas.

Puede hacer pensar también en la portada de una banda de death metal técnico.

No vas desencaminado. Realmente la intención era salir un poco del rollo retro setentero al que siempre se nos asocia. Apetecía hacer algo atemporal, es una portada que podría ser de Kraftwerk, Judas Priest…

Bueno, creo que el disco logra eso. Aun siendo muy claros los referentes el sonido global es de atemporalidad.

Los clásicos están ahí y lo que hay que intentar hacer es reinventarlos, lograr que no se pierda la esencia, que suene igual de bien ahora que dentro de diez años.

Por ejemplo Deep Purple es una de mis bandas favoritas, pero tengo que reconocer que un disco como “In Rock” ha quedado muy anclado en una era.

Realmente es un disco muy de época, pero piensa que también hay gente que ha hecho de eso un estilo. En M-Clan también nos pasó, durante una época queríamos ser The Allman Brothers Band, hasta que decidimos que había que hacer otra cosa.

A ti y a M-Clan os ha ido bien, pero ¿piensas que España es un país de rock & roll?

(Se lo piensa bastante) ¿Crees que Francia es un país de rock & roll?

Un poco más que aquí quizás sí.

¿Italia?

Definitivamente no.

Quizás menos que España te diría. Es que el tipo de rockero que puede haber aquí o en Italia es diferente del rockero anglosajón. También pienso que Alemania es un país rockero.

También es cierto que el primer país europeo donde AC/DC se hicieron grandes fue en Francia.

Ahí tienes razón, pero básicamente fue en París, una ciudad que ahora mismo es mucho más hiphopera que rockera. Volviendo a España, no es un país donde los grupos de rock estén en primera plana. Bueno están Extremoduro…

Ese tipo de rock sí que es genuinamente autóctono español.

Muy cierto. Barricada, el rock urbano, en ese aspecto sí que España es un país rockero. Pero el tipo de rock que hago yo no es de mucha afición en este país, y al que le gusta Extremoduro no le acaba de convencer lo que hago yo. El rock urbano viene más del punk y del feísmo; Rosendo, Leño…y lo digo con cariño, no con ánimo de ser despectivo.

Algo más calimochero.

Exacto, esa sería la definición.

Como algo de extrarradio, de clase trabajadora.

Así sería, pero AC/DC cumplen con esas características callejeras también. Pero el concepto de rock siempre se asocia aquí con algo como rastrero y sucio.

Quería preguntarte por tus colaboraciones con Obús y tu aparición en el documental de Barón Rojo.

Yo es que vengo de ese mundo. Luego he evolucionado y he grabado canciones como “Carolina” de las que estoy súper orgulloso, pero vengo del heavy metal y hasta un poco del rollo calimochero. Aunque siempre me tiró más lo anglosajón que lo patrio. Pero he grabado y he tocado varias veces en directo con Obús y Fortu sabe que conozco ese mundo porqué vengo de ahí

También es cierto que hay una serie de prejuicios por parte del aficionado tipo al rock en este país hacia el heavy metal.

Por mi parte yo no los tengo. Reconozco que hay cosas del género que han envejecido mal. Los Judas por supuesto que no, pero me pongo a Saxon y ya no lo veo tan genial. Y también hay tics del heavy que a día de hoy son un poco parodia. El rock & roll en sí; Stones, Allman…no tiene esa conexión paródica.

Has nombrado a Judas Priest, y quizás su atemporalidad puede venir dada por todo el rock & roll que hay en su música.

Es que siempre he visto “British Steel” como un disco de rock & roll, incluso con sus toques glam. Y curiosamente a nivel estético fueron los más metálicos. Pero a día de hoy me sigo poniendo “Screaming For Vengeance” y me parece brutal, incluso lo veo un disco muy elegante.

Volviendo a tu proyecto me gustaría que me contarás como vas a enfocar los conciertos de presentación.

Lo que hay en el disco es lo que vas a escuchar; formato trío y voz. Tocaremos el disco entero y algunas versiones de clásicos de los setenta. También miraré si algún tema de M-Clan puede encajar. Pero quiero mantener la esencia de trío sobre el escenario.

Para finalizar te quería preguntar por las versiones que hiciste con M-Clan; “Maggie May” y “Serenade”. He estado en algún concierto vuestro y me ha dado la impresión de que una parte importante del público se pensaba que eran vuestras.

Bueno, yo lo veo normal. Tienes que pensar que el público no lo sabe todo, yo mismo creía que “Hard To Handle” era de The Black Crowes, hasta que me enteré de que era de Otis Redding. El público puede no tener la misma cultura musical que podemos tener tu y yo ahora mismo. A mí me parece bien que la gente pueda descubrir otras canciones a través nuestro, Beatles y Stones también hacían muchas versiones en sus principios. Aunque la crítica siempre tendrá algo que decir ¿Qué le vamos a hacer?

XAVI MARTÍNEZ

Deja un comentario

*