ENTREVISTA AMFEST

Aloud music és la promotora que está detrás de AMFest, uno de los festivales de música alternativa con más pedigrí del territorio, que este año presenta muchas novedades, a la vez que un ambicioso cartel con grupos como los belgas Amenra, los japoneses Mono, o Toundra de Madrid. A pocos días mantuvimos esta charla con Mau uno de los organizadores del festival para que nos informara de primera mano de todo lo que vamos a poder disfrutar.

A pocos días de la séptima edición ¿Cómo os encontráis? ¿Qué expectativas tenéis puestas en el festival?

El insomnio ya se ha apoderado de buena parte del equipo, así que todo en orden. Las expectativas son muchas y de diverso tipo, desde el deseo que salga todo bien a nivel logístico y de producción, como de afluencia de público. Si bien será la septima edición del AMFest, al ser este año en un sitio nuevo hay una serie de variables con las que tenemos que lidiar y que, lo dicho, nos mantienen bien despiertos por las noches.

La primera pregunta que me viene a la cabeza viendo los carteles de cada edición es… ¿Cómo se gestiona el eclecticismo, la variedad de estilos y tendencias, de forma que el público lo acepte como una sola propuesta coherente y atractiva?

El AMFest (Aloud Music festival en sus primeras dos ediciones) nació como “festival instrumental” pero nos dimos cuenta pronto de que ir abriendo a estilos afines era no solo necesario a nivel no solo de programación (¿cuántas ediciones antes de empezar a repetir bandas?) sino que también nos apetecía y acompañaba la evolución del gusto musical de los integrantes de la organización. Ya desde la tercera edición la presencia de bandas con voz empezó a ser importante. Y ya no solo es un tema de voz VS instrumental, sino que hemos incluido a bandas que se salen de lo que muchos conocemos como “post-rock” o “math-rock” (los estilos dominantes del comienzo) y hemos contado con bandas de rock electrónico, progresivo, post-hardcore, stoner o contemporánea. Hasta llegar a la presencia, este año, de varios artistas de música experimental hecha a partir de equipos modulares.

Como comentas, AMFest ha ido evolucionando, incorporando nuevos elementos, hasta parecer que ahora ya no hay ningún tipo de requisito que encorsete el cartel. ¿Qué sigue quedando fuera?

Aunque quizá cada año lo parezca menos, sigue habiendo mucha lógica artística detrás del trabajo del departamento de booking: en las bandas contratadas, en la repartición por días, en hacer que todo tenga un sentido aún dentro de una programación más ecléctica.
Barreras hay pocas, sin duda una es de la calidad del artista, siempre según nuestro punto de vista. Ah, y que el diseñador del festival, Víctor, que ya ha tocado con 3 grupos a lo largo de estos años, no vuelva a pisar el escenario del AMFest (Risas)

Personalmente, este tipo de festivales me atraen por unos pocos nombres del cartel (a veces sólo uno o dos) que me obliga a investigar sobre las otras bandas que intuyo similares. Descubro nuevas cosas, nuevos gustos y sabores que, en el directo, la mayoría de ellos me enganchan y me ganan como seguidor. ¿Cómo se vive desde el otro lado de la barrera?

Es la idea desde el primer día de festival. Hay unos artistas de más renombre que tienen que ser el gancho para atraer a un determinado público que, una vez allí, estamos seguros de que se enamorarán de otras bandas del cartel.
¿Sería guay hacer un festival solo de bandas emergentes o solo “marcianadas” que nos gustan al equipo? Sí, por supuesto, y el festival aguantaría medio día.
Hay que ser realistas y, a partir de esa realidad, dar forma a nuestra idea, intentar construir algo que parta de esas bases y crezca. Ejemplos este año hay muchos: ¿Vas al AMFest por 65daysofstatic? Fliparás con Playback Maracas o Mutiny on the Bounty. ¿Vas por MONO o Toundra? Alucinarás con My Sleeping Karma. Y así.

Veo que este año, a parte de Aloud Music, como siempre, aparece como colaborador un nombre conocido y apreciado en Barcelona como es Be Prog! My Friend. ¿Qué papel desenvuelven los colaboradores en este evento? ¿Qué factores son competencia y cuáles cooperativos? ¿Cómo se trabaja para no pisarse ante el abanico de propuestas?

La relación que une a Aloud Music/AMFest y Madness Live!/BeProg! Viene desde hace muchos años. A menudo trabajamos, hablamos sobre el mundillo, la industria y las propuestas artísticas. Nos echamos un cable allá donde podemos, sea en el booking o en la cesión de toallas para los artistas. La colaboración con ellos para esta edición del AMFest se refiere a la contratación de Caligula’s Horse y Soup, dos bandas del mundo “prog” que esperamos puedan a traer a parte del público que acude al BeProg! cada año.

Un elemento nuevo del festival de este año es el cambio de recinto. ¿A qué se ha debido? ¿Qué características cambian y cuales se mantendrán respecto a anteriores ediciones?

El cambio de recinto es algo que hacía años que teníamos en la cabeza y se ha ido convirtiendo desde una idea a una necesidad. El trabajo con el equipo de la sala Apolo a lo largo de las primeras seis ediciones ha sido genial y es cierto que se echará de menos la comodidad de hacer el festival en una sala con esa ubicación, ese equipo y, sobre todo te das cuenta de ello cuando te vas a organizar tu propio festival a otro lado, el llegar y que esté el escenario montado, no tenerte que preocupar por seguridad, limpieza, accesos, etc…
Llegamos a la Fabra i Coats con mucha ilusión y mucho por hacer. Tenemos 3 escenarios por levantar, barras por colocar, accesos por organizar, baños y ambulancias por contratar… en fin, otra película. Pero con muchas, muchas ganas de hacerlo bien y de que salga genial. Lo que desde luego no cambiará serán dos de nuestras prioridades desde siempre: cariño hacía el público y la calidad y potencia del sonido.
Esperamos también contar con la colaboración de nuestro público, muchos son fieles y que repiten cada año y seguro sabrán apreciar el esfuerzo que, este año más que nunca, hay detrás del festival.

Respecto a ediciones anteriores parece que este año la electrónica tiene peso específico. La experiencia me dice que los directos tendrán cuerpo y que la sensación final será la de haber absorbido un poco más de amplitud musical. ¿Es una percepción personal o es un resultado buscado?

Es un resultado buscado, si nos dices eso es que… ¡vamos en la dirección adecuada!

Una de las propuestas organizativas más sorprendentes de vuestros conciertos es que los menores de 23 años no pagan. ¿Se sigue manteniendo en el festival? ¿Cómo funciona?

Más allá de la anécdota, una de las características extra musicales que sorprende al público que acude por primera vez al Festival es la calidad y buen precio del catering. Los asiduos esperamos que se mantenga. ¿Nos podéis desvelar si seguiremos contando con tal lujo?

Debido a la envergadura del festival de este año, la necesidad de abastecer a más público que otros años y de tener a parte del equipo involucrados en otras tareas, contaremos con el apoyo de foodtrucks. Pero sí te garantizo que calidad y variedad en la comida y precios asequibles van a seguir siendo marca de la casa.

Ansioso por disfrutar del “nuevo” AMFest os agradecería que me subrayarais una banda diaria por la que aposteis que me va a volar la cabeza.
Aquí es muy personal y lo bonito es que cada una y uno de las 12 personas que forman el equipo te darían una respuesta diferente. Yo (Mau) te voy a decir Mutiny on the Bounty el viernes, My Sleeping Karma el sábado y The Notwist el domingo. Ya me dirás si he acertado.

Muchas gracias por tu tiempo y dedicación.
A ti por tu tiempo y por interesarte por el AMFest de este año, ¡esperamos verte allí!

JOSEP Mª LLOVERA

Podeis ver crónica del pasado año en los siguientes enlaces:
http://rockonmagazine.es/amfest-2017-dia-1-jueves-26-10/
http://rockonmagazine.es/amfest-2017-dia-2-viernes-27-10/
http://rockonmagazine.es/amfest-2017-dia-3-sabado-28-10/

Este año, el festival se celebra el 12,13 y 14 de octubre en Fabra i Coats – Fàbrica de Creació de Barcelona, en pleno barrio de Sant Andreu.
Podeis encontrar entradas en la página del AMfest o en Entradium.

Los botones de muestra:

Josep M. Llovera

Deja un comentario

*