ENTREVISTA AARON FEDER (BURNING SHORE)

Aaron Feder es un músico americano afincado en Barcelona. Su currículum es extenso y siempre jugando en ligas superiores. Y entre sus diversos proyectos está el que nos ocupa para esta entrevista; Burning Shore, un homenaje de postín a Grateful Dead. Aaron, Deadhead desde hace muchos años, recrea en conciertos seleccionados el espíritu de la banda de Jerry García, haciendo de Burning Shore una experiencia donde las canciones de Grateful Dead son interpretadas desde la improvisación libre. Este próximo 28 de noviembre estará en la sala Rocksound de Barcelona y le hemos contactado para que nos explique todo lo relacionado con Burning Shore.

DE GRATEFUL DEAD COMO LA BANDA MÁS AMERICANA

Llevar la experiencia Grateful Dead es una apuesta arriesgada, y más en nuestro país donde no somos muchos los Deadheads, ¿Qué te lleva a iniciar esta aventura?

Pues la verdad es que creo que un músico antes de nada debería tocar algo que le de placer a él mismo. Es muy difícil hacer que un público disfrute de algo de lo cual no está disfrutando el músico mismo. Y yo disfruto enormemente de esta música y esta banda. Por otra parte, como músico me encanta tocar todo tipo de estilos. Tengo muchos proyectos diferentes de diversos estilos. El proyecto más conocido es Alma Afrobeat Ensemble, una banda que fundé hace más de quince años que gira a nivel internacional, con cuatro discos editados. También toco música soukous y highlife (estilos del oeste de África) en la banda Afrikemet, tengo un proyecto nuevo de hip hop experimental/improvisacional que se llama False Flag (toco guitarra y sintetizadores y hago loops), toco la guitarra en una banda de neo-soul Hip-Hop que se llama Circles and Squares, toco pedal Steel, guitarra, banjo, lap Steel y dobro en una banda de música de raíces americana, Blueroomess. Estoy empezando a hacer bolos en dúo acústico con el fenomenal Lluis Gómez (mandolina y banjo), toco a veces con la cantante de Afrobeat basada en París, Sia Tolno, y también cuando viene la banda Kokolo Afrobeat Orchestra a Europa, giro con ellos también.

Todo esto es para decir que me encanta tocar música en general. Con respecto a la pregunta sobre el hecho de que esta banda es una apuesta arriesgada- todas las bandas en Barcelona son propuestas arriesgadas. Además, mirando los varios estilos de música que toco, ninguno es realmente una música “mayoritaria”- he podido arreglar mi carrera profesional como música para poder tocar lo que yo quiero tocar, y no tener que hacer música que no me guste.

¿Dónde empieza la pasión por Grateful Dead?

La primera vez que escuché los Dead fue cuando era joven (creo que tendría quince años) y mis padres tenían el álbum “Europe 72”. Ellos no son Deadheads pero sí que son melómanos, y tienen una colección de vinilos bastante amplia, pero son más fans de Bob Dylan y Crosby, Stills and Nash.

Luego cuando estaba en el instituto tenía entradas para un concierto de Pearl Jam el año que sacaron su primer disco “Ten” (un disco que todavía me parece de los mejores discos de la historia de la música). De alguna manera pude cambiar mis entradas de Pearl Jam para entradas para los Dead en el Rosemont Horizon al que fui con un amigo. Los dos hemos seguido siendo deadheads y de hecho, mi amigo Matt invitó a Bob Weir (guitarrista de los Dead) a tocar en su fiesta de cumpleaños cuando cumplió 40 años.

Desde ese día que fui a ver a los Dead fui siempre que pude, lo cual sería unas quince veces más o menos, todo por el medio oeste de los EEUU. (Soy de Chicago, la ciudad en medio del medio oeste).

Para conseguir que el público entre de lleno en el mundo Dead, te has rodeado de conocidísimos y excelentes músicos de la escena catalana y con la misma formación de los Dead, incluyendo las dos baterías. ¿Es difícil llevar a cabo este tipo de conciertos con formaciones tan amplias en nuestros escenarios?

Es difícil llevar a cabo cualquier formación de músicos aquí que tenga batería, ya que no hay tantas salas donde puedas tocar música eléctrica de verdad. Tengo mucha suerte de estar con este grupo de músicos de primerísimo nivel- aún mejor es el hecho de que realmente ellos no conocían la música de los Dead antes de estar en The Burning Shore, así que muchas veces tienen ideas muy interesantes con respecto a las listas de temas a tocar y cómo arreglarlos.

La carrera de Grateful Dead Fue amplia y dilatada en el tiempo, ¿vuestro repertorio se centra en alguna etapa en particular?

La verdad es que no. Hacemos los temas que nos gustan, y no repetimos nunca un concierto. En los dos años de la banda ya habremos tocado unos cuarenta  temas me parece, de casi todas las épocas.

¿Cómo consigues reproducir los larguísimos pasajes instrumentales llenos de improvisación marca de la casa?

Pues, ahí es justamente donde podemos dejar nuestra propia marca- la improvisación no es algo para reproducir- se produce en el momento. Una noche un tema puede durar cinco minutos, otra noche diez. Los solos y los jams varían de una noche a otra, igual que las canciones y el orden de los temas. Las improvisaciones es donde se puede apreciar al aspecto único de esta formación.

Has compartido escenario con músicos de primer nivel del entorno Grateful Dead, ¿Qué nos puedes contar de esa experiencia?

Pues, tengo la suerte de trabajar para IGE, un organismo sin ánimo de lucro empezado por Matt Butler (batería y músico de primer nivel) y Michael Becker. Matt es el líder de la banda Everyone Orchestra, y hace dos años vinieron a Barcelona a hacer uno de sus programas de inmersión donde traen a unos cien participantes y una quincena de músicos de varias bandas americanas de la escena moderna “jamband” (por ejemplo miembros de String Cheese Incident, la cantautora Nicki Bluhm, los guitarristas Scott Law, Ross James y Lebo, Grahame Lesh- hijo de Phil Lesh, bajista de los Grateful Dead). Durante una semana montamos conciertos para los participantes y también algunos abiertos al público. En 2018 montamos una noche de la música de los Dead en el Apolo el 11 de octubre. Ahora formo parte del comité ejecutivo de esta organización y trabajo con el backline, temas logísticos y además tengo la oportunidad de tocar con ellos también. En 2018 Alma Afrobeat Ensemble también hizo un concierto privado para ellos (donde tuve la suerte de intercambiar “riffs” de guitarra con Eric Krasno, ganador de múltiples Grammys), y este año en Lisboa pude tocar con Ross James (guitarrista para Phil Lesh), Grahame Lesh, Matt Butler, Lebo (de la banda ALO) y otros. Estar rodeado no solo de músicos con tanto nivel sino también gente con tan buena onda y una actitud tan positiva realmente te cambia la vida.

Tus otros proyectos, parecen distar mucho del Country psicodélico, a primera vista, ¿Hay algún tipo de conexión con el afrobeat o el Funk?

Yo definiría a los Grateful Dead como la banda más americana que ha habido nunca. Tocan blues, country, jazz, algo de funk también. De hecho, los mejores temas de ellos son funky, como “Shakedown Street”. Así que yo no veo realmente mucha distancia entre todos estos tipos de música. Con respecto al Afrobeat, musicalmente se pueden ver bastantes similitudes- en conceptos como la llamada y la respuesta (que un instrumento presenta una idea y otro le contesta), en los poliritmos, en el hecho de que ningún instrumento está tocando exactamente lo mismo que está haciendo otro.

¿Cómo tenéis la agenda de conciertos? ¿Hasta dónde quieres llevar este proyecto?

Pues, para acabar este año volvemos el día 24 de noviembre a la Traviesa Bar en Torredembarra, mítica sala de música, el 28 de noviembre en Rocksound. Luego en enero y febrero tenemos unos conciertos en formato acústico, algo que es muy divertido también. Eso el día once de enero en Café RockandRoll en Gracia, y luego el 22 de febrero en el Black Lab en Barceloneta.

Para el futuro más inmediato creo que la banda merece estar en festivales y fiestas populares, porque en el fondo es música para bailar. Esperamos estar en ellos el próximo verano.. Tenemos muchos fans de la banda que no conocían los Grateful Dead pero disfrutan igualmente. No tienes que ser Deadhead para disfrutar de esta música, y queremos llevarla al mayor público posible.

¿Qué podemos esperar de vuestro inminente concierto el próximo 28 de noviembre en Rocksound?

Pues, unas dos horas de música para bailar y disfrutar de un ambiente positivo en un mundo que es cada vez más negativo. Creamos un ambiente que te hará olvidar todos los problemas que existen en el mundo “real”. Cuando le preguntaban a Jerry Garcia  si quería hacer este bolo o esa gira o lo que fuese, él preguntaba “¿Será divertido? Si la respuesta es que sí, me apunto”. En eso estamos nosotros.

DAVID CASTELLÀ






Your email address will not be published. Required fields are marked as *

*