ENTREVISTA 77

Punto uno. Hace ya un tiempo que ‘Bright Gloom’, el cuarto trabajo de los barceloneses 77, vio la calle, satisfaciendo las expectativas de la mayoría de sus seguidores y desconcertando, en el sentido más positivo del término, a unos pocos. La banda se liberaba de ciertos parámetros y se abría camino con autoridad, siempre mirando hacia adelante. Punto dos. A los hermanos Valetta no se les entrevista. Lo propio es sentarse con ellos, un buen puñado de cervezas mediante, y dejar que la charla fluya. Porque cualquiera que les conozca mínimamente sabe que Armand (voz y guitarra) y LG (guitarra) son unos amantes terminales del rock and roll en todas sus formas y encarnaciones. No hace mucho sorprendían a un servidor con sus conocimientos de metal extremo. Pon a un puñado de fans terminales en el marco adecuado y deja que corra el reloj… Punto tres. Como el tiempo y el espacio del que disponemos es limitado nos tuvimos que ceñir a la entrevista que podeis leer a continuación. La actualidad manda y, para el que no estuviera enterado, todo apunta a que el concierto que la banda ofrecerá este viernes 15 en la Apolo 2, que se encuadra en el marco de la programación de Curtcircuit 2019, junto a los emergentes y estupendos The Mothercrow, será uno de los acontecimientos rockeros de la temporada. Todo eso y algunas cuestiones más, en las líneas que vienen a continuación.

TRAGANDO MIERDA Y PICANDO PIEDRA

 ‘Bright Gloom’ sin duda definió un paso adelante en vuestra carrera. ¿Cómo lo veis ahora, que ya lleva unos meses en la calle?

LG: Pues bien, la verdad es que ha tenido muy bueno acogida tanto en los medios especializados como entre el público en general. Teníamos un poco de miedo por decirlo de algún modo, de que a nuestros fans no les gustase el giro que hemos dado en algunos temas

Armand: Si… A veces, desde dentro, da la sensación de que estás cambiando mucho y no sabes cómo reaccionará la gente a eso- Te crees que no les gustará que cambies tu estilo, pero la verdad es que al final a la gente le gusta que un grupo le sorprenda y le salga con algo que no se esperaban. Lo cierto es que estamos muy contentos, tanto con el resultado como con la acogida que ha tenido el disco.

Ciertamente es más oscuro, menos alegre que los predecesores. ¿A qué se debió ese cambio de matiz? ¿Influencias, cambios de formación…?

LG: La verdad es que teníamos ganas de mostrar al mundo que sabemos y podemos hacer mucho más de lo que veníamos haciendo en los últimos cuatro discos, que, ojo, no estoy diciendo que sean los cuatro iguales, yo veo los matices que hay en cada uno que los hace distintos al resto. Esto se ve más en nuestro anterior trabajo ‘Nothing’s gonna stop us’ y en este último, claro, pero en los otros, si se rasca un poco, salen detalles interesantes.

A grandes rasgos a mí me suena a una mezcla de Black Sabbath, AC/DC, ThinLizzy… y Beatles…
A: Pues por ahí anda, la verdad… ¡Muy bien pensado! Aunque bueno, desde mi punto de vista, en este disco hay menos Lizzy que en el anterior. Pero Sabbath si que está muy presente. Supongo que es a raíz de los conciertos que hicimos hace ya dos años en los que tocamos el ‘Paranoid’ entero. El hecho de tener que empaparte tanto de esos temas, de desgranar todos los detalles que hay en ellos, hace que te quede esa manera de hacer flotando por tu cabeza en un lado u otro.

LG: La parte menos obvia sería la de Beatles. Yo soy super mega fan de los Beatles, de todas sus épocas, y creo que hay algo de ellos en las melodías. Quería hacer melodías muy claras, cantables y fáciles de recordar y Refree, el productor, al ser muy fan también de los de Liverpool, estuvo más que de acuerdo. De hecho, tengo una anécdota un tanto rara a la par que graciosa. La melodía de ‘It’s near’ la compuso John Lennon por mí ¡como lo oyes! La historia es que en medio del proceso de creación de las letras y melodías, que normalmente es cuando ya tengo la música compuesta, una mañana me quedé en la cama haciendo el vago un poco entre medio dormido medio despierto y en un sueño de los que tuve, el mismisimo John me cantó la primera linea de la canción tal cual está grabada, con esa melodía y con esa letra, ‘Sleepy people, fully  crippled, still depending on the nipple’, me levanté de la cama de un salto y apunté la frase y me grabé con el móvil tocando y cantando… La letra la acabé bastante rápido, en dos o tres días la tuve lista, y todo gracias a que John me dio esa idea. ¡Gracias maestro!

En su momento comentasteis que éste iba a ser éste el disco que os iba a abrir el camino y liberar de esas ataduras con las que empezabais a estar incómodos… ¿Seguís pensando lo mismo?

A: Totalmente, como hemos dicho, queríamos, incluso necesitábamos, hacer un disco así, con un proceso compositivo totalmente libre, sin autocensuras ni nada y la verdad sea dicha, ha sido bastante terapéutico, un soplo de aire fresco internamente.
Lo único que nos preocupaba era cómo incorporar los temas nuevos al set list ya que los temas de la ‘gloom side’, de la cara más oscura de este álbum, difieren mucho del rock and roll festivo de temas como ‘Big smoker pig’ o ‘Stay away from water’ por ejemplo. Pero la verdad es que, ahora que ya hemos girado un poco con este disco, presentándolo por Europa y un poco por la península, los temas cuadran perfectamente dentro del set list que solemos tener y de hecho, mucha gente nos ha dicho que le da un dinamismo muy guapo al bolo.

¿Ya habéis empezado a componer material nuevo? Si es así, ¿en qué línea?

A: De momento no, la verdad es que por ahora queremos centrarnos en girar dentro y fuera de la península seguir trabajando en Europa e incluso intentar abrirnos a otros mercados como podría ser el americano, pero de momento eso está muy en el aire.

Sabemos que sois unos sibaritas del sonido ¿qué retos afrontasteis con este disco u os salió de forma natural?

LG: Teníamos claro que queríamos un sonido añejo, real, orgánico y por eso decidimos que, aparte de grabar en directo, que siempre lo hemos hecho así, teníamos que grabar y mezclar en cinta, sin el uso de ningún ordenador ni plugin y así fue.
La verdad es que a Refree le gustó nuestra manera de enfocar el disco y el hecho de hacerlo todo a la vieja usanza, todo 100% analógico, presentó un modus operandi con el que no estamos familiarizados por desgracia y creó problemas que tuvimos que afrontar in situ en el estudio. Piensa que ahí no hay trampa ni cartón, no puedes editar nada y tampoco puedes pinchar prácticamente nada, lo mejor es grabar una toma del tirón y si queda bien dejarla aunque tenga alguna cosa imperfecta, que es lo que al fin y al cabo hace que suene real.

A: Realmente lo emocionante fue la mezcla. Raúl y yo nos poníamos delante de la mesa y nos encargábamos de voces, coros, envíos y efectos y batería y bajo respectivamente. Mi hermano, LG, solía ocuparse de guitarras, aunque yo le echaba un cable también… Se encargaba de controlar los delays de cinta que usamos para las voces. La verdad es que es complicado y requiere de mucha concentración y coordinación para hacer la mezcla perfecta, pero es un proceso que te hace conectar aun más con tus canciones porque eres tú con tus manos el que le da forma al sonido de manera manual y esa sensación es increíble la verdad.

Más de una década en el candelero… ¿Qué queda de los objetivos e ilusiones de la banda después de este tiempo?

A: Cuando empezamos el grupo no nos imaginamos que llegaríamos a grabar un disco y editarlo en España y no sólo pasó eso si no que además se editó en Europa ¡y vinieron cuatro más! Lo mismo con los conciertos, empezamos pensando en tocar en Barcelona y quizás por el País Vasco donde sabíamos que había movida y no sólo lo conseguimos si no que hemos hecho giras Europeas tanto como headliners como con grandes nombres como Michael Schenker, Danko Jones, Airbourne, entre otros.
La verdad es que el empuje con el que empiezas va frenándose un poco a medida que vas haciéndote mayor y llevas años y años batallando y, como coloquialmente se dice, tragando mierda y picando piedra, pero el amor por el rock and roll sigue estando ahí y el objetivo de hacer de ’77 nuestro único modo de vida sigue presente, aunque eso es otro tema jajajaja

¿Cómo definiríais vuestra trayectoria?

LG: Aunque la historia de cada grupo sea diferente, al final todos los grupos de rock and roll han hecho lo mismo, juntarse unos colegas, sacar temas en el local y pillar una furgo y echarse a la carretera a tocar donde sea, como sea hasta que poco a poco se van haciendo conocidos y van cumpliendo sus objetivos a base de guitarrazos. Ésta ha sido nuestra trayectoria, la de un grupo de chavales de barrio que a base de duro trabajo y constancia se han ido haciendo un hueco por méritos propios dentro de este complicado mundo como es el de la industria musical.

Ahora un tema algo controvertido. ¿Qué os parece el auge de un grupo como Greta Van Fleet? Para unos, especialmente para la industria, son la gran esperanza del rock. Para otros, sólo son una mera copia de la fórmula de Led Zeppelin, manufacturada para un público que ignora a los originales. ¿Creéis que se está siendo injustos con ellos y que debemos darles tiempo para que desarrollen su carrera? Os lo comento porque a vosotros os han tachado de copia de AC/DC desde el principio…

LG: La verdad es que me gustan, aunque no creo que vaya a verlos en directo porque lo que he visto en vídeos no me llama para nada la atención. El caso Greta Van Fleet puede que sea  la excepción que confirma la regla como se dice coloquialmente. La verdad es que el rock and roll está de capa caída y su futuro es muy incierto y mucha gente puede pensar cuando digo esto, ‘¡Pero si AC/DC, Guns ‘n’ Roses, Stones, Kiss… llenan estadios!’. Sí, pero hay que ir a un nivel inferior, a los garitos que es donde empieza todo. No hay un relevo generacional. Cuando estos grupos no existan… Sí, algún día no quedará nadie vivo de ellos, por desgracia ¿entonces qué? Esto creo que puedo decirlo con total convicción porque lo vivo desde dentro. No hay una escena real y global de rock and roll, claro que hay grupos aquí y ahí pero no es algo global y general y, sobretodo, no es lo que se lleva ahora precisamente. Sólo hace falta echar un vistazo a los conciertos y festivales de rock de aquí, la media de edad ase acerca más al medio siglo que a los adolescentes y aunque no queramos verlo, sin relevo generacional las cosas mueren.

A: Sí, y tan sólo hace falta mirar al Top 50 de Spotify, por ejemplo, para darse cuenta de que cuarenta y pico de los cincuenta temas son reggaeton, jajajaja. A mí me gustan Greta Van Fleet y los iré a ver al Sant Jordi Club, pero opino como mi hermano, es un boom que tendrá detrás mucha pasta invertida y que se los ha puesto a girar con Guns ‘n’ Roses para exponerlos a un público variopinto, pero me temo que puede que cuando haya pasado el boom queden relegados a grupo de garito y quizás después de dos o tres discos más no sepamos casi nada más de ellos. Espero equivocarme, pero por ahora es lo que parece.

¿Qué esperáis del concierto del 15 de febrero?

A: ¡Petarlo a muerte! (risas). Barcelona es nuestra casa y la gente nos conoce y nos quiere, yo creo que irá bien y la gente disfrutará de los nuevos temas.

Tocáis con The Mothercrow, otra banda de sabor añejo o vintage… ¿creéis que es un buen momento para grupos de este tipo? Al fin y al cabo, es un sonido clásico, que no pasa de moda…

LG: Sí, desde más o menos el principio de esta década ha habido un auge de este vintage rock con grupos como Graveyard o Kadavar como exponentes del mismo. Pero creo que la cresta de la ola ya ha pasado y no está en el mismo punto que en 2012, 2013 o 2014, que era cuando estos grupos lo estaban petando muy fuerte. Pero la verdad es que aún queda público para este tipo de grupos.

Habéis hecho conciertos tocando repertorio íntegro de Black Sabbath y Sex Pistols con gran éxito… ¿Qué conclusión sacáis de la experiencia? ¿Por qué creéis que el público aprecia tanto este tipo de propuestas?

LG: Bueno, fue divertidísimo hacer tanto el ‘Paranoid’ como el ‘Never Mind The Bollocks’ dos discos que llevo escuchando desde pequeño. Pero el hecho de tener que diseccionarlos tan a conciencia te hace verlos y apreciarlos de otra manera, la verdad, y ahora me gustan aún más si cabe. Nuestra idea era recrear el sonido, la actitud, lo visceral y crudo que tenían las dos bandas, cada una a su manera. Creo que lo conseguimos y por eso gustó tanto. El público al final sabe cuando algo está bien hecho, cuidando todos los detalles, desde tempos, intensidades, sonido, estética, atmósfera, etc…

A: Sí, nos lo pasamos genial y lo de Sabbath funcionó tan bien que en Barcelona lo hicimos hasta tres veces y nos llamaron de Donosti y de Burgos para ir a hacerlo. Es lo que ha dicho mi hermano, cuidamos tanto todos los detalles que eso el público lo agradece. Además, el hecho de tocar un disco clásico de cabo a rabo es una propuesta poco vista, grupos de versiones hay a patadas, pero gente que toque un disco entero, poca…

Evidentemente no estáis en contra de las bandas tributo, pues tanto Armand como Gerard colaboráis activamente con alguna de ellas… ¿A qué creéis que es debido las quejas de algunas bandas?

LG: No es que esté en contra de las banda tributo pero si que creo que hay una oferta excesiva de este tipo de propuestas. Todo el mundo se suma al carro de las bandas tributo ahora porque suelen funcionar ya que la gente sigue queriendo escuchar las canciones que llevan escuchando toda su vida en lugar de descubrir nuevos grupos y apoyarlos. Pero como digo, hay demasiadas y la mayoría muy malas. Realmente cuesta encontrar tributos decentes, la mayoría se limitan a tocar las canciones de cualquier manera y no se paran a calcar todos los detalles de vestuario, sonido, puesta en escena, actitud…

A: Hay bandas que se quejan por que estos grupos están dando vueltas por ahí ‘robandoles público’, por decirlo de alguna manera, y hay gente que se queja de que haya grupos que cobren caches altos por hacer un show más bien mediocre tocando canciones que no son ni suyas. No sé, es un debate complicado y como bien has dicho, tanto mi hermano como yo estamos en un tributo, pero estamos en él porque creemos que vale la pena, que ofrecemos calidad y una experiencia de transportar al público a una época determinada para que tenga la sensación de estar viendo al grupo original, de eso trata un grupo tributo bajo nuestro punto de vista.

¿Objetivos a corto-medio plazo a partir de ahora?

A: seguir trabajando para llevar nuestra música a más gente y a nuevos países.

LG: sí, de momento no tenemos mucho más que añadir ¡Girar girar y girar!

¿Algún mensaje para los lectores de Rock On?

LG: Sí, que esperamos veros a todos el día 15 en la 2 de Apolo en Barcelona. ¡Será una noche y una fiesta de rock and roll de verdad! ¡No os lo perdáis!

A: Aparte, las entradas las hemos querido dejar a precios populares, al alcance de todos.

Muchas gracias por vuestro tiempo.

LG & Armand: Muchas gracias a vosotros ¡un placer!

TEXTO: YURI VARGAS

FOTOS: LECUMBERRY






Your email address will not be published. Required fields are marked as *

*