ENDLESS BOOGIE (Rocksound, Barcelona 13/11/18)

Podría iniciar esta crónica con unos cuantos tópicos tan en boga hoy en día como bolazo, directazo…Todos ellos muy ciertos para el concierto que nos ocupa, pero aparte de ofrecer un recital impecable hay muchas cosas a rascar en un recital de los de Nueva York. En los ochenta minutos que duró el concierto sólo interpretaron cinco canciones y la atención del público en vez de dispersarse se mantenía más que centrada en el escenario, casi en un silencio litúrgico. Lo que da una idea de la conexión que el cuarteto consigue con su audiencia. Cuatro tipos sin el más mínimo aspaviento sobre las tablas dando rienda suelta a la música sin más. Canciones o ¿jams? como «Vibe Killer» o «The Savagist» se estiraron hasta el infinito y más allá, pero sin forzar la máquina, manteniendo el flow constante y sin abruptos cambios de ritmo. Música para dejarse llevar, para dejar volar la imaginación como podían hacer Canned Heat, Allman Brothers o algunos combos Kraut en su momento. Pero no todo fue seriedad y música, la banda se mostró comunicativa y cercana, especialmente su vocalista y guitarrista Paul “Top Dollar” Major, que no tuvo reparos en bromear cuando acometió «Back in 74» sobre su primer concierto de KISS, que a la fin y a la postre es de lo que trata la canción. Sin ningún tipo de duda Endless Boogie ofrecieron un concierto al que sólo se le puede otorgar la calificación de pureza. Lisergia sin fin y canciones que son una simple excusa para llenar el escenario simplemente de vibraciones musicales, lo demás no cuenta.

XAVI MARTÍNEZ

Deja un comentario

*