EMILY DUFF ‘Hallelujah Hello’

(Autoeditado) El tercer disco en estudio de la neoyorquina Emily Duff es una maravilla que no puede pasar desapercibida para los amantes de la música de raíces norteamericana. Amiga íntima de nuestro querido Willie Nile, este no duda en declarar que “Emily es una gran artista. Cada vez que la veo tocar en vivo no puedo evitar pensar en lo mucho que a Keith Richards le gustaría si estuviera allí. “Ella es verdadera”, unas declaraciones que no sorprenden una vez escuchados los doce cortes de este álbum que huele a góspel y a ese sonido de los legendarios Muscle Shoals Studios por todas partes. La honestidad se respira, pero también esa huida de la perfección en busca de la verdad que, como asegura Willie, encantaría a gente como nuestro amigo Kiz. Magnífica en cuanto a su capacidad lírica, con textos que van desde el propio evangelio a lo más cafre de nuestra existencia que nos llevan a la necesidad de redención, aunque siempre cargados de elegancia, Duff revolotea entre el swing y el honky tonk, entre el rockabilly y el soul, entre el country y el rock and roll, entre la solemnidad de Mahalia Jackson y el macarreo de los Rolling Stones de Sticky Fingers. Y lo hace con el apoyo de unos músicos de aúpa, todos miembros de la banda de los citados Muscle Shoals. Así nos encontramos con Will McFarlane (Bonnie Raitt) y Kelvin Holly (Little Richard) a las guitarras, con Bob Wray (Ray Charles, George Jones) al bajo o con Clayton Ivey (Aretha Franklin) a los teclados. Aunque todo eso serviría de bien poco si las canciones no tuvieran la calidad que atesoran piezas como «You, You, You», «Get In The Water» o «Trust The Lord». Una auténtica joya.

EDUARDO IZQUIERDO






Your email address will not be published. Required fields are marked as *

*