ELVIS PRESLEY ‘Recorded Live On Stage In Memphis’

No podemos olvidarnos de que este sábado -31 de enero- la banda de Elvis, la TCB Band volverá a la ciudad condal (Sala Luz De Gas) para ofrecer un único concierto en la piel de toro. Nueva oportunidad (y quizás, última) de poder ver a colosos de la música americana como James Burton, Glenn D. Hardin o The Imperials. Por este motivo, vamos a recordar la reedición del pasado 2014 de este directo del Rey y la TCB Band, que brillan ambos como el sol en una mañana de verano.

Elvismemphisweb (800x720)

(Sony Legacy)

Cierto es que Aloha From Hawaii se puede considerar el último instante de grandeza del Rey, pero cierto también es que, a pesar de su evidente decadencia, a partir de entonces aún nos legó grandes momentos. Y esta reedición que nos ocupa es uno de ellos. Elvis no había actuado –curiosamente- en su ciudad desde 1961 y, trece años después, lo hizo en olor de multitudes. Cinco noches con entradas agotadas, y este concierto recoge la última de ellas, un show donde el de Memphis prescindió de gran parte de su repertorio contemporáneo y se volcó en reinterpretar sus raíces, dando lugar a un recital donde primó el rock & roll primigenio que le hizo una estrella, ahondando también en el blues, soul y góspel. Este puntual retorno a sus orígenes, aunado con un público que se percibe absolutamente extasiado y volcado con el ídolo local, hacen que el monarca Presley se sienta totalmente agasajado y nos ofrezca un concierto absolutamente memorable, con una entrega y fuerza vocal digna de los tocados por la gracia divina. Además, en esta reedición se encuentra el concierto íntegro (mutilado en su edición original), aunque RCA ya hace unos cuantos años que nos lo puso disponible en su sello para coleccionistas de Elvis, y otro compacto de extras recomendables, pero sólo para los más cafeteros. Un concierto entero de ensayo con público, a lo Aloha, grabado en mono, y unas tomas de estudio de un poquito después que poco aportan al fan no compulsivo. Aún así, un bolo imprescindible para comprender del todo la relación entre Elvis y su ciudad adoptiva. Una grabación que prueba que, hasta entrando en horas bajas, el de Tupelo era capaz de lo mejor.

XAVI MARTÍNEZ

Deja un comentario

*