DEVIN TOWNSEND ‘Order of Magnitude. Empath Live Volume 1’

(Inside Out) Los que hemos disfrutado del directo del majara de Devin Townsend sabemos que además de ser un compositor sorprendente, en todos los sentidos, es un showman capaz de entretener al público con espectáculo musical, monólogos y bromas ofreciendo un espectáculo compacto (incluso con adversidades técnicas como bien recuerdan los asistentes a su actuación en el memorable Be Prog My Friend de 2017, donde tuvo que entretener al público durante más de 10 minutos hasta solucionar problemas técnicos con samplers introductorios que no querían ser disparados). Quizás para evitar estas situaciones se planteó presentar su complejo ‘Empath’ sin ayudas “externas”, grabaciones ni apoyos sonoros, contando sólo con el buen hacer y profesionalidad de grandes músicos que le han acompañado en esta arriesgada gira: Los guitarristas Mike Kenneally (ex-Frank Zappa) y Markus Reuter (Stick Men, The Crimson Projekct), el baterista Morgen Agren (Kaipa, Mats and Morgan, Frank Zappa), el bajista Nathan Navarro, el teclista de Haken Diego Tejeida y la guitarrista/vocalista Ché Aimee Dorval con quien ha compartido el sensible proyecto ‘Casualties of Cool’, así como las vocalistas Samantha & Anne Preis & Arabella Packford.

El canadiense ha decidido dejar para la posteridad su apuesta en directo con esta espectacular primera entrega ‘Order of Magnitude – Empath Live Volume 1’. El resultado es arrollador desde el primer minuto y <ojo spoiler> se mantiene hasta el cierre, con sorpresas (como no podía ser de otra manera) divertidas y asombrosas en su interior.

El telón del circo improvisado en Roundhouse de Candem, al norte de Londres, se abre con el canto del gallo de la épica “Borderland”, con sus quiebros, cambios de ritmo y sonidos caleidoscópicos propios de sus producciones en estudio. Townsend conecta con la audiencia, juega con ella, y el público responde como si su excéntrico ídolo fuera ese amigo simpático que ha acabado triunfando haciendo las locuras que siempre soñó. Disfrutaremos de momentos sublimes como esa pseudo-improvisación a las percusiones de “Gigpig Jam”, la parte central de “Heavens End” con lucimiento instrumental de cada miembro de la banda, o la impresionante demostración de batería en “Ain’t Never Gonna Win”. Se puede pasar de la adrenalínica “Deadhead” a la ampulosa banda sonora de Disney “Why?” con lecciones de guturales death-metal y trinos incluidos sin decaer en intensidad ni solidez. Ver para creer.

Después de la épica “Genesis”, que podría ser el punto álgido del concierto, Townsend se atreve con el último salto mortal sin red del espectáculo: atacar, como cierre del set, la carismática “Spirits Will Collide” con un calmadísimo y sensible unplugged donde el peso del tema es sustentado por las maravillosas voces femeninas que lo acaompañan apoyadas, básicamente, por un elegante piano y, acto seguido, como bis, volarnos la cabeza con la versión más infernalmente disco de “Disco Inferno”… para cerrar con la cruda y salvaje “Kingdom”. Épico.

‘Order of Magnitude’ es la plasmación fidedigna de lo que puede ser asistir a un directo de Devin Townsend, impredecible, arriesgado, excesivo, desacomplejado, pero siempre entretenido. Quizás debamos esperar más de lo necesario para poder disfrutar de la planeada trilogía de directos, pero tratándose del testarudo Townsend no apostaría en contra y conservaría la esperanza de que las próximas entregas mantendrán el listón altísimo que siempre se marca el artista.

JOSEP Mª LLOVERA

Please follow and like us:





Your email address will not be published. Required fields are marked as *

*