DEKE DICKERSON (Sidecar, Barcelona 21/02/19)

Como siempre Deke Dickerson –y dentro del ciclo Curtcircuit esta vez- no llegó en olor de multitudes, pero si arropado por un público entendido que le consideran desde hace tiempo como uno de los referentes de la escena Roots, Rockabilly o como se le quiera denominar. Pero antes del genuino y simpático guitarrista americano le tocaba abrir la velada los locales y ya icónicos de la escena Suzy & Los Quattro. Ofrecieron un recital, alegre, desenfadado y a tope de energía lleno de Rock & Roll y melodías Power Pop. La entrada aún no era fluida en la sala, pero el cuarteto no se amilanó y a base de muchas ganas y de su habitual reciclaje musical lograron insuflar energía a los presentes ya fuera dándolo todo en el escenario o mezclándose con el público si hacía falta. Treinta minutos de robusto Prozac musical y que sirvió de perfecto aperitivo para dejar el terreno allanado al protagonista de la velada.

Y con sombrero cowboy y acompañado de los robustos Sex-Phonics el bueno de Deke dio el pistoletazo de salida a uno de sus habituales conciertos. Donde la jarana y el buen saber hacer musical van siempre cogidos de la mano. Inicio a todo trapo con “Mexicali Rose” donde se demostró desde el minuto cero que la banda se lo estaba pasando tan bien como el público. Así, sin prisa pero sin pausa el concierto fue discurriendo entre canciones propias del repertorio de Deke, revisiones de material clásico y ajeno y mucha chanza con la inestimable ayuda del Sex Museum/Coronas Fernando Pardo. Y aunque daba la impresión de que el concierto iba a estar dominado por la vertiente más Surf de Deke lo cierto es que gran parte de todos los palos retro que el guitarrista domina estuvieron más o menos representados. Una fiesta roots en toda regla donde público y artista se fusionaron en uno y se disfrutó con la vitaminada versión del “Run Chicken Run” de Link Wray o la siempre efectiva “Misshapen Hillbilly Gal”. Sin duda Deke dejó claro que lo suyo es el remedio perfecto contra la depresión e idóneo para encarar el fin de semana finalizando el concierto con un medley que iba de un extremo a otro con revisiones de “It’s Now Or Never” o el siempre desmadrado “Surfin’ Bird’ de The Thrashmen para finalizar el recital. Otra velada en compañía de Mr. Entertainment, van unas cuantas y nunca ha defraudado. Como dato para cerrar esta crónica apuntar que entre el público presente no había especial abundancia de tupés, y realmente a purista retro pocos ganan a Deke. Misterios de la pose y de los tiempos que nos ha tocado vivir.

TEXTO: XAVI MARTÍNEZ

FOTOS: LECUMBERRY

Deja un comentario

*