A DEGÜELLO: GHOST (II)

In A DEGÜELLO, OPINIÓN

En nuestra anterior entrega nuestro colaborador Yuri Vargas nos argumentaba la grandeza de Ghost, ahora le toca el turno a alguien que considera que ya ha vivido mucho y que a él este singular combo no se la da con queso.

POR SUPUESTO QUE NO: NADA NUEVO BAJO EL SOL

No es nada nuevo que la historia se repite a sí misma, y menos nuevo es que los movimientos artísticos, tendencias o modas se retroalimentan y se van repitiendo con cierta periodicidad. Lo que a día de hoy nos venden como nuevo no deja de ser un remake de algo que ya tuvo lugar, pero maquillado y engalanado para la nueva ocasión. Por eso uno no puede evitar sonreír de soslayo cuando una banda como Ghost llega a las cotas de popularidad que ostentan en la actualidad.

Reconozco que son resultones a la vista y oído, pero poca cosa más. Y tampoco nos ofrecen nada especialmente novedoso y que no hayamos vivido antes. La iconografía religiosa y el tono anticristiano de sus textos ya lo han usado otros antes que ellos; Coven, Venom, Celtic Frost o incluso el ahora defenestrado Marilyn Manson le supo dar mucha más enjundia al tema con el imbatible ‘Antichrist Superstar’ de 1996. El aura de misterio alrededor de sus componentes tampoco es nuevo, KISS ya jugaron esa baza con bastante habilidad hace cuatro décadas y durante diez años lograron una mística alrededor de sus personajes que permitió que se generaran ingente cantidad de leyendas sobre ellos. La verdad es que Ghost con sus ¿sucesiones? Papales y sus enigmáticos componentes –sin mucha personalidad, la verdad- no es que me provoquen mucho intríngulis, aunque reconozco que a algunos medios les viene bien para rellenar espacios.

Y si a nivel estético lo suyo ya está visto, tampoco es que la música sea un nuevo mundo de sabores. Cogen un poco de aquí y de allá para gustar a un público amplio; tienen influencias metálicas pero sin pasarse, las adornan con melodías pop, con pasajes psicodélicos y con frecuentes recordatorios al “Ave Satani” que Jerry Goldsmith ideó para la sublime “La Profecía”. Este potaje sonoro ha logrado cautivar a un público de distinto pelaje; desde heavies con ínfulas o roqueros de toda la vida que ven en la música de Ghost una excusa para escuchar algo de metal pero sin tener que reconocerlo abiertamente. Y es que esta música que picotea un poco de todos lados pero sin llegar nunca a definirse, es aquello que justifica lo de mucho ruido y pocas nueces. Es decir, una imagen que impacte, que llegue a donde la música no alcanza.

En resumidas cuentas, Ghost no deja de ser un producto de estos tiempos que nos ha tocado vivir; algo ya utilizado, que ha dado buenos réditos en el pasado y que se le vende a un público falto de referentes y que lo ven como la llegada del anticristo en forma de banda de rock a sus vidas. De hecho, si lo pensamos fríamente el nombre de la banda les viene que ni pintado al Papa Emeritus y los suyos…fantasmas, y además sin cadena.

FRANCISCO FUENTES

Share

You may also read!

EL HOMBRE QUE IBA A CASA DEL DENTISTA Y OTROS CUENTOS INÉDITOS (Enrique Jardiel Poncela)

(Biblioteca Nueva) De vez en cuando, como quien no quiere la cosa, uno se tropieza con tesoros escondidos, joyas

Read More...

MOONLOOP + PERENNIAL ISOLATION + FACE THE MAYBE (Bóveda, Barcelona 12-05-2017)

El pasado viernes 12 de mayo asistimos a la presentación de ‘Devocean’, el último trabajo de Moonloop, en la

Read More...

5 CONTRA 1: NACHO PARA (BANTASTIC FAND)

Hablar de Bantastic Fand es hablar de uno de los mejores grupos de Americana de este país, si no

Read More...

Leave a reply:

Your email address will not be published.

Mobile Sliding Menu