DEEP PURPLE MK III (1973-1975) (3ª PARTE)

Y finalizamos hoy nuestro tributo a la tercera formación de la Púrpura Profunda rememorando su antológico recital en el festival California Jam de 1974, donde un irado Blackmore se decidió a liarla parda. En definitva; uno de los grandes momentos no ya sólo de la historia de Deep Purple, sino del rock.

DEEP PURPLE: CALIFORNIA JAM ‘74

Si se entrevista a cualquier banda y se le pregunta por algún momento álgido de su trayectoria, lo más probable es que rememoren un concierto muy determinado. En el caso de Deep Purple, ese recital ancorado en el tiempo sería el mitológico California Jam de 1974, en el circuito de carreras de Ontario; ya no sólo por el momento álgido de la formación, sino por todo lo sucedido sobre esas tablas. Estamos hablando de un macro festival acontecido el 6 de abril del susodicho año, por cuyo escenario iban a desfilar combos de la talla de Eagles, Black Oak Arkansas o Black Sabbath, entre otros, ante una audiencia estimada en 200.000 personas. Para cerrar semejante bacanal pantagruélica setentera, se contó con los reyes progresivos Emerson, Lake & Palmer y Deep Purple como penúltimo plato. Hasta aquí, todo correcto; los inconvenientes surgieron cuando le tocó asaltar las tablas a la Púrpura Profunda. Curiosamente, en un  certamen de estas dimensiones, los horarios fueron respetados al máximo e incluso se adelantó la hora de salida de las huestes de Blackmore, y por ahí si que no transigió el malcarado guitarrista, que dijo que la banda saldría a tocar a la hora pactada ya que coincidía con el atardecer y querían aprovechar la luz del crepúsculo para desgranar su repertorio. Los organizadores no iban a aguantar esta frivolidad y fueron a buscar al Hombre de Negro a su camerino, comprobando que se había cerrado a cal canto para no salir hasta la hora deseada. Tras muchos tiras y aflojas, se envió a unos gorilas que acojonaron al mismísimo guitarrista: tenía que salir a tocar o la misma televisión que retransmitía el evento (ABC) no le permitiría hacerlo.

deep-purple-1Con esta pataleta, Blackmore había logrado la demora necesaria y ya estaba oscureciendo cuando pisaron las tablas, pero la cosa no iba a acabar ahí: semejante afrenta no iba a quedar sin su correspondiente vendetta y el tipo de la strato blanca decidió unilateralmente que su banda iba a ser la última en tocar. El recital transcurrió con normalidad, mostrando porqué no tenían rival sobre un escenario y con un David Coverdale exponiendo que por aquel entonces sus cuerdas vocales no eran de este planeta. Pero cuando llegó la hora del último tema (la larguísima revisión de «Space Truckin’») Blackmore empezó a tejer su maquiavélico plan: sin previo aviso, empezó a desvencijar una guitarra tras otra, para acto seguido continuar con parte del equipamiento sonoro que acabo siendo lanzado al público. Por detrás, sus pipas con órdenes muy concisas estaban echando gasolina sobre el escenario esperando la orden del ofuscado músico de dejar caer la cerilla. Mientras tanto, en un lateral del escenario, Blackomore estaba destrozando a guitarrazo limpio una de las cámaras que filmaba el evento. Finalmente, la ansiada orden llegó y parte del escenario estalló en llamas, la misma onda expansiva hizo al zozobrar al guitarra en su posición. Por suerte, la organización (viendo la ida de olla del actual rapsoda) estuvo al quite y consiguió sofocar rápidamente las llamas. Sobra decir que tras semejante desaguisado, Blackmore tuvo que salir escopeteado del recinto y dejar el estado ya que se había dictado por parte de organizadores y de la cadena ABC una orden de detención por destrozos de la propiedad privada. Finalmente, el guitarrista consiguió su objetivo a medias, ya que el trío sinfónico salió a tocar tras Deep Purple, pero… ¿alguien recuerda su recital? Afortunadamente para nosotros, este fulminante concierto se filmó profusamente y está editado en disco versátil digital desde el 2005, con el epígrafe de Live In California 74. Coverdale, Blackmore, Hughes, Lord y Paice  en plena lozanía y potestad.

XAVI MARTÍNEZ






Your email address will not be published. Required fields are marked as *

*