DEATH ALLEY / HONEYMOON DISEASE (Upload, Barcelona 11-05-18)

Atractivo doble cartel para iniciar el fin de semana con buen pie. Dos bandas europeas de rock & roll pero con concepciones diferentes del estilo.

Los primeros en salir puntualmente al escenario fueron el cuarteto mixto sueco Honeymoon Disease. Y aunque servidor no ha conseguido entrar del todo en su música hay que reconocer que en directo son un valor seguro. Con su estética cien por cien retro setentas, y su rock & roll sin sutilezas basado en los postulados de los KISS más setentas y con cierta influencia de Hellacopters salieron a piñón al escenario y enseguida entusiasmaron a una audiencia que ya era abundante por lo pronto de la hora. Sin prisa pero sin pausa fueron cayendo canciones de sus dos discos de estudio. “Higuer” fue la encargada de abrir la fiesta de rock & roll sin aditivos y otras tonadas como “Doin’ It Again”, “Tail Twister” o la muy Hellacopter “Imperial Mind” mantuvieron alto el pabellón y la fiesta. Tampoco se puede objetar nada a la entrega escénica y a su puesta en escena que era el contrapunto perfecto a la quizás un pelín lineal propuesta musical. Un par de revisiones de Elton John (“Saturday Night’s Alright (For Fighting)”) y de Motörhead (“Stay Clean”) fueron el colofón perfecto para rematar un recital de rock & roll lleno de viejas enseñanzas pero que por supuesto aún funcionan a la perfección.

Y de la efectiva sencillez de Honeymoon Disease tocaba cambio de tercio hacia la onda más punk, oscura y enrevesada de los neerlandeses Death Alley. Al no haberlos visto nunca tengo que reconocer que su salida a escena me chocó. Uno no espera de un combo que en su último disco tira más hacia lo difícil que a lo manido que tengan un vocalista con cierta pose amanerada setentera. Pero una vez superado el shock inicial el combo al completo consigue introducirte en su propuesta. Empezaron de manera muy directa, con reminiscencias más rockeras de su primer trabajo, pero fue cuando empezaron a caer canciones de su reciente y muy recomendable ‘Superbia’ que la cosa comenzó a coger bastante tono. Canciones como “Feeding The Lions”, “The Chain” y la luenga “Pilgrim” lograron captar la atención de los asistentes, derivando alguna de ellas en extensas jams que les sitúan en la esfera del rock progresivo más inteligente. La entrega por parte del cuarteto y algún que otro sencillo truco escénico como ese cencerro en llamas convencieron hasta a los que sólo habían venido por el rock & roll conciso de Honeymoon Disease. Lo cierto es que tras comprobar las buenas maneras del combo tanto en disco como en directo se antojan como algo a tener en cuenta.  Recomendable velada que certifica que aunque el rock ya no volverá a interesar a las masas en los espacios pequeños se percibe vida y esperanza para el género.

TEXTO: XAVI MARTÍNEZ

FOTOS: LECUMBERRY

Deja un comentario

*