CROBOT ‘Motherbrain’

(Mascot Records / Top Artist) He de confesar que mi acercamiento a Crobot ha sido desde un cierto escepticismo, esa desconfianza propia de alguien que lleva el suficiente tiempo en el mundillo como para saber cuándo le quieren dar gato por liebre y se la quieren colar por la tangente. Hubo un tiempo en que los hypes estaban más que justificados en un alto porcentaje de casos. Pero desde hace un buen puñado de años las decepciones, el humo y las tomaduras de pelo han sido una constante. Hay varios motivos que explican este fenómeno, algunos tan evidentes que da hasta vergüenza ajena explicarlo. Ahí está el caso de Greta Van Fleet, vendiendo la fórmula ganadora de Led Zep a un público millenial que, perdido en su mundo de selfies y likes, en su mayoría desconocen las bondades el producto original. Lo grave se da cuando es el público adulto y presuntamente conocedor, el que se entrega voluntariamente a las redes de la trama, y es que algo hay que hacer para tapar ese vacío taaan grande, aunque sea con clones deslavazados (lo de explorar otros paisajes sonoros queda totalmente excluido, ¡cómo se te ocurre ni siquiera mencionarlo!). Pues con estos recelos en mi ánimo he abordado este tercer trabajo de la banda y lo cierto es que han superado mis expectativas con un aprobado alto. Crobot es una banda en crecimiento, se les nota el esfuerzo en todos y cada uno de sus temas, se esmeran en los detalles y no dejan flecos sueltos, aunque a la vez no les importa dejar entrever sus influencias. Quizás la más obvia sea Rage Against The Machine (¡o Audioslave!), aunque también asoman en el horizonte ecos y reflejos de Soundgarden, Stone Temple Pilots, Pantera o Queens Of The Stone Age, por poner algún ejemplo reconocible. ‘Motherbrain’ es un producto cuidado con mimo, desde la portada hasta los once temas que lo conforman. Rock correoso, duro-pero-con-melodía, pero con la suficiente flexibilidad como para coquetear con ritmos funkies o abordar texturas bluesies sin complejos. Como unos RATM embrutecidos, sin la magia de Morello, pero con el aliciente de tener al señor Brandon Yeagley un cantante estupendo, la auténtica clave de la banda- en vez de un De La Rocha escupiendo sus venenosas diatribas. Crobot es el producto del esfuerzo en equipo, cada uno de sus miembros trabaja en beneficio del sonido global de la banda y el resultado es más que destacable. Lo cierto es que todo suena tan en su sitio, tan compacto que se antoja una labor complicada destacar un tema sobre otro, aunque tras repetidas escuchas podría señalar ‘Burn’, ‘Keep Me Down’ ‘Low Life’ ‘Stoning The Devil’ o ‘Destroyer’ como favoritas iniciales, aunque algo me dice que éste es uno de los discos que van cambiando en tu psique a medida que lo vas asimilando. Si uno fuera más malpensado de lo que es habitualmente, diría que un equipo de A&Rs se han compinchado para crear un producto para compilar lo mejor del rock y metal de los 90, ponerlo en una marmita mágica, destilar el resultado y ponerlo en el envase adecuado para venderlo –como algo nuevo- a las nuevas generaciones. Pero, vaya, vamos a pensar que todo es más sencillo y que la propuesta es el resultado natural de unos fans de la música que rinden homenaje a todo aquello que escucharon cuando crecían. De todas formas ‘Motherbrain’ es un buen trabajo que vendrá a cubrir un hueco que estaba por llenar. Seguiremos su evolución, pues si consiguen crecer trascender a la fórmula trazada podrían sorprendernos –y mucho- en el futuro.

YURI VARGAS






Your email address will not be published. Required fields are marked as *

*